_
_
_
_

Burriana sale a la calle para protestar por el veto de Vox a cinco revistas en catalán en la biblioteca municipal

La Plataforma per la Llengua afirma que buscará espacios alternativos para “esquivar la censura, ofreciendo gratuitamente la lectura de las publicaciones”, dos de ellas infantiles

Burriana Vox
Protesta en Burriana contra la retirada de cinco publicaciones en catalán.Plataforma per la Llengua

Ciento de personas, convocadas por la Plataforma per la Llengua, se concentraron ayer lunes por la tarde ante la biblioteca municipal de Burriana (Castellón) para protestar por la orden lanzada por el concejal de Cultura de la localidad, Jesús Albiol, de Vox, de retirar las suscripciones contratadas por el ayuntamiento a cinco revistas en catalán, dos de ellas infantiles, Cavall Fort y Camacuc, junto a la musical Enderrock, además de las publicaciones de información general Llengua Nacional y El Temps.

Los manifestantes, que tildan de “censura” lo ocurrido, han pedido también que se restablezca la suscripción por parte del “concejal de incultura”, en alusión a Albiol. La Plataforma per la Llengua busca ya “otro espacio” en Burriana para “poder esquivar la censura ofreciendo gratuitamente la lectura de las revistas censuradas”, ha explicado su delegado, Toni Royo.

La entidad también dará apoyo a la estrategia de la Associació de Publicacions Periòdiques en Català (APPEC) que va a responder por una triple vía: “la judicial, la institucional y la de la movilización ciudadana”. A la concentración se han sumado también representantes de la Agrupació Borrianenca de Cultura, Acció Cultural del País Valencià (ACPV) y Escola Valenciana (FEV).

Albiol anunció el pasado 8 de julio en Twitter que el ayuntamiento de Burriana, gobernado por PP y Vox tras ocho años de coalición PSPV-Compromís, “no seguirá promoviendo al separatismo catalán con el dinero de los burrianenses”, comunicando así el fin a la suscripción de la biblioteca a las revistas Camacuc, Fort, El Temps, Enderrock y Llengua Nacional bajo el título “misión cumplida”.

El delegado de la Plataforma, Toni Royo, ha explicado a EFE que la protesta pretende reivindicar que se “vuelva a la situación anterior”, cuando “las revistas estaban a disposición de la gente y quien quería libremente las leía y quien no quería, no”.

Desde la plataforma sostienen que las publicaciones cuya suscripción ha sido anulada, “no tienen nada en común, solo que están en valenciano”, algo que “no toleran”, y pueden “interesar a públicos muy distintos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Aunque aceptamos el hecho de que la ciudadanía de Burriana haya votado esa combinación de fuerzas políticas -en alusión al pacto PP-Vox- una cosa diferente es que aceptemos lo que hagan”, indican.

El pasado enero y en sesión plenaria Vox, entonces en la oposición, ya pidió la cancelación de la suscripción para dos de las revistas ahora censuradas (El Temps y Llengua Nacional) y una tercera, Sàpiens. Al parecer, el actual concejal de Cultura, promotor de esta retirada encadenada de suscripciones, ya había visitado en múltiples ocasiones la biblioteca municipal para estudiar el contenido de las cinco publicaciones en cuestión, según relatan fuentes consultadas por EL PAÍS.

También era habitual, confirman desde la anterior concejalía de Cultura, en manos de Compromís hasta el pasado mes de mayo, que Albiol pidiera el listado de los libros adquiridos por este departamento para revisar los títulos.

Desde la biblioteca municipal confirman que los ejemplares de las cinco revistas siguen en las estanterías. Se ha ordenado anular la suscripción, aunque ésta seguirá vigente hasta diciembre porque es de tipo anual. Según han explicado desde Compromís per Burriana, la intención del concejal es que las revistas sujetas a esa suscripción que ya no pueden anular en 2023 y que por tanto sigan llegando al ayuntamiento “se metan en un cajón y ya está”.

Fuentes municipales aseguran a este respecto que de momento ninguno de los ejemplares de las cinco revistas han sido inacautados en el consistorio: “Aquí no hay ninguna; lo que se va a hacer es que no se va renovar esa suscripción a partir de enero de 2024, pero en el ayuntamiento no están”, señalan, al tiempo que inciden en que la decisión “la ha tomado Vox, porque lo temas de cultura los lleva Vox”.

Cabe recordar que las citadas suscripciones a las revistas se iniciaron varios años atrás, con gobiernos del PP.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_