La tasa turística se abre paso en la Comunidad Valenciana con el apoyo de los socialistas

Los tres partidos del Botánico votan a favor del tributo que comienza su tramitación pero no se podrá empezar a cobrar hasta 2024

Varias turistas con maletas por el centro de Valencia este jueves.
Varias turistas con maletas por el centro de Valencia este jueves.Ana Escobar (EFE)

La decisión de los socialistas valencianos de apoyar la tramitación de la tasa turística ha posibilitado que las Cortes aprueben, por 51 votos a favor y 45 en contra, la proposición de ley que posibilidad la imposición de entre 50 céntimos y dos euros a las pernoctaciones que realicen los turistas a partir de 2024. La tasa será voluntaria ya que nace con una bonificación del 100% y solo será aplicada por los ayuntamientos que así lo acuerden.

El PSPV se había manifestado, en los últimos meses, contrario a la aprobación de la tasa al considerar que el momento de crisis actual no era el adecuado para su implantación. La patronal hotelera se ha mostrado tajantemente en contra pero los socialistas han decidido confiar en que la tramitación abra una nueva etapa de diálogo “para alcanzar el máximo acuerdo tanto con el sector como con los ayuntamientos”, tal como adelantó este miércoles la portavoz del grupo socialista Ana Barceló.

La diputada socialista Trini Castellón ha sido la encargada de defender la postura del PSPV y ha justificado el retraso en su posición por su intención de disipar las dudas que existían sobre el tributo y en el hecho de que “para nosotros, en estos momentos, no era nuestra prioridad”, según ha dicho. Aun así, ha mostrado el convencimiento de los socialistas de que los turistas deben contribuir al mantenimiento de los lugares de los que disfrutan y ha reprochado, sobre todo al PP, que se opongan a la medida en la Comunidad Valenciana mientras que en ciudades como Málaga, gobernada por los populares, se ha instado a la Junta de Andalucía para que adopte una medida como esta.

La proposición ha sido presentada finalmente por los tres partidos del Botánico, PSPV, Compromís y Unides Podem. Los dos últimos han señalado que no es texto que ellos hubieran querido aprobar pero han señalado que surge del diálogo con los sectores implicados. “Moderadita” ha sido el calificativo utilizado por el diputado de Podem Ferran Martínez que, además, ha leído una retahíla de países en los que la tasa turística ya está en funcionamiento. “No es el texto que queríamos”, ha dicho la postavoz de Compromís, Papi Robles que, en cualquier caso, ha defendido que la propuesta persigue el mismo fin: que quienes disfrutan de los servicios contribuyan a pagarlos y no recaiga todo en manos del contribuyente local.

La oposición ha votado en bloque contra la tramitación de la tasa. La intervención más sonada ha sido la del diputado popular y exalcalde de Benidorm Manuel Pérez Fenoll, que ha asegurado que en este municipio, ahora gobernado por otro popular “no se cobrará”. Además, ha acusado a los miembros del Botánico de tener “un problema psiquiátrico”, afirmación que ha provocado cierta protesta. “¿Les molesta? Pues aguanten un poquito más…”, les ha espetado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS