SALUD MENTAL

¿Qué harías tú ante los crecientes problemas de la salud mental?

Una convención de 70 ciudadanos en la Comunidad Valenciana propone una serie de recomendaciones tras escuchar a enfermos, familiares y expertos

Convención ciudadana para la salud mental celebrada en Valencia. © Mireia Juan
Convención ciudadana para la salud mental celebrada en Valencia. © Mireia JuanMireia Juan

“¿Soy feliz? No creo en la felicidad. No he conseguido hacer el proyecto de vida que quiero, pero me doy cuenta de que he evolucionado. Me llegaron a recetar más de 20 pastillas al día. No tengo amigos, pero tengo hermanos, los del movimiento asociativo”. Fue el testimonio de un hombre con trastorno de personalidad en la primera jornada de la Convención ciudadana sobre salud mental que empezó hace un mes y concluyó el pasado sábado. El auditorio que le escuchaba estaba formado por 70 personas elegidas para formar parte de un proceso participativo y deliberativo, insólito en España, con el fin de proponer una serie de recomendaciones para elaborar el Plan de acción de la salud mental, las drogodependencias y las conductas adictivas en la Comunidad Valenciana.

Le siguió el testimonio también en primera persona de una mujer que puso de relieve el complejo y durísimo problema de tener un familiar en casa con una grave enfermedad mental sin contar con la ayuda y el conocimiento necesarios, un infierno para todos. O el de una joven suicida, diagnosticada de anorexia, ansiedad y depresión, que quería acabar con la tristeza que la acompañaba desde niña porque no encontraba quién la ayudase no sabía a quién acudir. Al final, la única solución que vislumbraba para no sufrir ni ella ni su familia era quitarse de en medio. O el testimonio sobre el destructivo consumo adictivo de alcohol.

Los encuentros con enfermos, familiares y expertos en salud mental en las cuatro semanas que la convención se ha reunido en Valencia, Alicante y Castellón tratar una problemática que la pandemia del coronavirus no ha hecho más que agravar y visibilizar. Los trastornos mentales en niños y adolescentes se triplican con la pandemia. El suicidio se ha convertido en la principal causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años después de los tumores. Las preguntas y los comentarios de los ciudadanos, que voluntariamente han participado en el proceso, reflejaban empatía, respeto e interés.

“Ha sido impresionante”, señala Rafael Tabarés, comisionado de la Presidencia de la Generalitat en Salud Mental y promotor de la convención. “Impresionante la capacidad cognitiva de los ciudadanos, personas que en su mayoría tenía un conocimiento muy indirecto, muy superficial, de la salud mental, y esas personas han escuchado y han aprendido muy rápidamente hasta formular una serie de recomendaciones. La valoración de todo el proceso ha sido muy positiva”, apunta el también catedrático de Psiquiatría de la Universitat de València.

Convención ciudadana para la salud mental celebrada en Valencia. © Mireia Juan
Convención ciudadana para la salud mental celebrada en Valencia. © Mireia JuanMireia Juan

La recomendación más votada por los ciudadanos de la convención alude a la petición a la consejería de Sanidad de realizar un estudie que radiografíe “la situación actual en la Comunidad Valenciana” y “los recursos disponibles para la prevención y atención”. “Lo recomendamos porque los problemas de salud mental han evolucionado y cambiado con la sociedad y existen desequilibrios de infraestructuras y recursos en los distintos territorios”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La segunda recomendación con más aceptación insta a la Generalitat “a que visibilice los problemas de salud mental, conductas adictivas y drogodependencias realizando campañas de información y sensibilización en medios de comunicación masivos, y para que se conozcan los recursos disponibles”. “Lo recomendamos porque pensamos que hay un problema de desconocimiento sobre los problemas de salud mental, así como un rechazo social derivado del mismo, y sobre a dónde acudir en caso de necesidad”.

En este punto, se propone crear “un grupo multidisciplinario que trabaje junto a publicistas y periodistas en la elaboración de los mensajes, teniendo en cuenta el lenguaje y los medios pertinentes para los distintos públicos objetivos (desde la radio y la televisión a las redes sociales, abarcando el mayor espectro posible). Lo recomendamos porque: Todo comunica, incluso el silencio. No existe la no comunicación, igual que no existe la no educación. Silenciar un tema es tan significativo e influyente como hablar de él. El silencio habla, y habla de negación, de ocultamiento, de individualismo, de falta de recursos colectivos para enfrentar un tema; influye en nuestras conductas con la misma fuerza que la palabra, el diálogo, el entendimiento y el acuerdo”.

Los ciudadanos elegidos inciden en la importancia de dar a conocer los recursos ya existentes y en ampliarlos. También en aumentar la plantilla de profesionales: “Recomendamos que la Generalitat Valenciana aumente el número de psiquiatras y otros profesionales de salud mental por número de habitantes”. E inciden especialmente en la educación y formación: “Recomendamos que desde el ámbito educativo se garanticen los derechos fundamentales de las personas a ser orientadas para que sepan expresarse y gestionar sus emociones. Se recomienda implantar una programación impartida por personas profesionales y especializadas en el sector que en los centros educativos, a través de actividades socio-culturales y formativas contribuyan a su bienestar emocional”.

Inteligencia emocional

“Lo recomendamos”, prosigue la justificación de la propuesta, “porque en edad escolar pueden aparecer las primeras alarmas de una enfermedad mal vista o estigmatizada por la sociedad, como lo son las enfermedades de salud mental. Y consideramos que debe ser abordada en su auténtica dimensión: como un gran problema de salud, que puede repercutir en un futuro tanto en el ámbito personal, laboral como familiar”. En este sentido, se plantea la inclusión de asignaturas “de inteligencia emocional” en la educación, formar “al profesorado de primaria y secundaria con talleres que les certifiquen en el área de gestión emocional” y también formar a los padres “para que sepan abordar la gestión emocional en casa”.

Las recomendaciones surgidsas de la convención ciudadana son numerosas, la mayoría genéricas, muchas con medidas concretas. Ahora, “el conjunto de recomendaciones serán evaluadas técnicamente”, explica Rafael Tabarés. “Hay cuestiones como las relativas a la educación que precisan informes de técnicos de la materia, de otras consejerías. De modo que se abre un periodo de evaluación técnico y político para iniciar la discusión y redacción del plan con mesas de trabajo en las que estarán representados familiares, asociaciones y expertos”, añade.

¿Y por qué no elaborar un plan de actuación con los expertos y distintos colectivos afectados?. El comisionado de la Presidencia de la Generalitat en Salud Mental sostiene que la convención ha logrado superar “la desconfianza y los recelos” entre la ciudadanía y los expertos y entre la ciudadanía y los políticos. “Los ciudadanos pueden pensar que los expertos, los catedráticos, ya saben cómo resolver estas cosas y para qué contar con ellos. Pero la implicación ha sido muy importante gracias a la jornadas de trabajo. Hemos querido hacer algo de justicia con un proceso nuevo, llevar la marginalidad de la salud mental relegada al centro de la deliberación y el debate político, mediante una convención ciudadana. Que se vuelva a confiar en el propio sistema. A parte de lo que ha significado la pandemia, la salud mental viene de una situación de oscuridad y de marginalidad”, insiste.

“Para nosotros, era fundamental el proceso deliberativo y democrático. Demostrar a la ciudadanos que se cuenta con ellos y se les escucha, incluyendo al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que estuvo presente el último día. Vencer la desconfianza”, agrega.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS