CULTURA Y DESPOBLACIÓN

El Palacio de Correos en Valencia será un centro cultural dedicado a Europa tras la compra por 24 millones de la Generalitat

El presidente valenciano, Ximo Puig, y el de la empresa pública, Juan Manuel Serrano, oficializan la venta y firman un protocolo para ofrecer servicios financieros y administrativos en zonas despobladas

El edificio de Correos, en la plaza del Ayuntamiento de Valencia.
El edificio de Correos, en la plaza del Ayuntamiento de Valencia.Mònica Torres

Es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad de Valencia. Nació como Palacio de Correos y Telégrafos, o Palacio de Comunicaciones, cuando se inauguró en 1922, pero la gente lo conoce simplemente como Correos, convertido también en un punto de encuentro para quedar, para ir a la mascletà, para dar una vuelta por el centro. Ubicado en la plaza del Ayuntamiento, el escritor Vicente Muñoz Puelles inmortalizó sus buzones en forma de cabeza de animal en su relato Óscar y el león de correos, que ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de 1999. Ahora ya casi nadie envía cartas y las nobles hechuras del edificio, de unos 9.000 metros cuadrados, de arquitectura ecléctica y elementos del modernismo valenciano, son demasiado grandes para las necesidades de la modernizada empresa pública.

Por todo ello, la Generalitat llegó a un acuerdo con Correos a finales del pasado año para comprarlo por 23,9 millones de euros. Este miércoles se ha oficializado la operación en el Palau de la Generalitat con la firma del presidente valenciano, Ximo Puig, y el de la empresa pública, Juan Manuel Serrano. La idea es transformar Correos, que recuperará el nombre de Palacio de Comunicaciones, en un gran espacio cultural, abierto al público, no museístico. La pretensión inicial de la Generalitat es que su contenido gire en torno a tres líneas de actuación: innovación, cultura y Europa.

Se trata de que el espacio albergue muestras y exposiciones de la Europa de las regiones, tal y como se denomina en el seno de la Unión Europea, con el propósito también de establecer lazos entre la Comunidad Valenciana y los diferentes territorios del continente. No obstante, los contenidos y usos aún están por concretar en un edificio que fue rehabilitado a principios del siglo XXI y que probablemente necesitará solo una intervención en la parte destinada a oficinas. Correos se quedará con unas dependencias con entrada por la calle Correos.

Sala central del edificio de Correos en Valencia.
Sala central del edificio de Correos en Valencia. Mònica Torres

Culmina así “el trabajo desarrollado en los últimos meses para rentabilizar al máximo los edificios que forman parte del patrimonio valenciano”, según ha destacado Puig. Además, ha incidido en que esta adquisición se suma a las ya efectuadas por la Generalitat de otros edificios de Correos en Castellón y Elche, y actualmente se sigue trabajando para comprar también el situado en Alicante. El gran edificio de Correos de Madrid, de la misma época que el de Valencia, alberga desde hace unos años la sede del Ayuntamiento de Madrid, además de un amplio espacio cultural.

Respecto a la compra del edificio de Valencia, el alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de Compromís, ha manifestado que le hubiera gustado “intentar buscar algo en conjunto” con la Generalitat sobre el uso destinado al inmueble, aunque ha reconocido que “quien paga, manda”. El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, ha pedido al alcalde que reclame a Puig el la cesión del uso del edificio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Contra la despoblación

La Generalitat y Correos también han firmado este jueves un protocolo de colaboración para acercar la administración y servicios a las zonas en riesgo de despoblación de la Comunidad Valenciana, mediante el cual se instalarán paulatinamente 141 nuevos cajeros vinculados a Correos, como medida de lucha contra la despoblación y la exclusión financiera. Estos cajeros se sumarán a los 135 que la Agencia Valenciana Antidespoblación, dirigida por Jeannette Segarra, tiene previsto distribuir en un plan que empezó el pasado verano.

El propósito es “aprovechar la capacidad tecnológica, logística y de distribución de Correos y ponerla al servicio de todos los ciudadanos independientemente del lugar donde vivan” con el propósito de coordinar y complementar los recursos, según ha informado la Generalitat en una nota informativa.

En concreto, Correos cuenta con 231 oficinas y 360 servicios rurales en la Comunidad Valenciana. Entre ellos, la red de oficinas comercializa el servicio Correos Cash, para facilitar la realización de operaciones bancarias básicas en entornos sin sucursales financieras cercanas. Pagar la luz, bajar aplicaciones, según añade la nota.

Además, “a través de Correos Market, ofrece nuevas oportunidades de negocio en el medio rural, ya que actualmente, más de 200 vendedores de la Comunidad comercializan sus productos a través del marketplace de Correos, que se encarga de hacerlos llegar a cualquier comprador de España y Portugal”, apunta.

En cuanto a los servicios para las Administraciones Públicas, todas las oficinas de Correos están conectadas a la Oficina de Registro Virtual de Entidades, lo que les permite enviar documentos digitalizados a los registros de las entidades adheridas, convirtiéndose en el nexo de unión entre la ciudadanía y la administración.

En Comunidad Valenciana se han entregado 2.042 nuevas PDAs de modo que las personas interesadas, aprovechando la visita del cartero, podrán comprar sobres y embalajes, pagar recibos y tributos, pedir distintivos de la DGT, o acceder a la venta de billetes de tren, servicios de luz, gas, telefonía y seguros, entre otros servicios, según informa Correos.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS