Oltra defiende su posición de vicepresidenta frente a los socialistas y Puig descarta tensiones en el Gobierno valenciano

“Yo no voy a volver a votar un presupuesto del que no conozca hasta la última cifra”, ha retado la dirigente de Compromís

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra y el nuevo vicepresidente segundo, Héctor Illueca.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra y el nuevo vicepresidente segundo, Héctor Illueca.Rober Solsona (Europa Press)

La vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra (Compromís), ha defendido este lunes su posición, en la vicepresidencia del Gobierno valenciano, frente a la de un consejero, el de Hacienda (PSPV), al que plantó la semana pasada después de que este sumara a su agenda un encuentro, el mismo día, con el tercer socio del Gobierno del Botànic (Podem) para negociar los presupuestos.

“Los presupuestos son del Consell”, ha insistido Oltra. “No vale que venga aquí el consejero de Hacienda y me dé una palmadita y me diga: ‘Tienes que quitar tanto dinero’. El consejero de Hacienda no me dice ‘así’ y yo obedezco como una niña pequeña”, ha señalado en una entrevista en À Punt sobre el desencuentro de la semana pasado con el socialista Vicent Soler. “Yo no veo tensiones”, ha asegurado el presidente del Gobierno valenciano, Ximo Puig, quien ha hecho referencia a la reunión del Consell del pasado viernes, que celebró, según ha dicho, “con normalidad”. Aun así ha admitido tensiones porque “todas las consejerías quieren hacer más y no tenemos todos los recursos que nos gustaría”.

En la última reunión del Gobierno valencianos se decidió, tal como iba a proponer Mónica Oltra al consejero de Hacienda, que los presupuestos no se decidan por consejerías sino a partir de unas líneas políticas marcadas por los tres miembros del Botànic (socialistas, Compromís y Podemos).

Más información

“Yo no voy a volver a votar un presupuesto del que no conozca hasta la última cifra”, ha retado Oltra. “El año pasado todo mi presupuesto estaba del revés. Hacienda había hecho el presupuesto que le había dado la gana sin contar con la realidad. Mucha gente se habría quedado sin plaza, yo habría tenido que sacar gente de las residencias”, ha remarcado, y ha considerado que “200 hojas del revés no es un error, es intentar hacer una maniobra política” con la que, a su juicio, se la había “intentando arrinconar”. Pese a las críticas de la vicepresidenta, Puig, al igual que lo hizo Soler la semana pasada, solo ha querido templar los ánimos. “Todos tenemos la suficiente responsabilidad para saber lo que es importante”, ha señalado tras puntualizar que respeta a sus compañeros de gobierno y que nunca hace referencia a sus declaraciones: “El respeto es fundamental en la vida pública”.

Así, será una comisión técnica la que inicie la elaboración de las cuentas pese a que para Puig, esta comisión es un instrumento más, por lo que no le da “una relevancia extraordinaria” ya que lo importante es llegar a acuerdos, presentar los presupuestos “en tiempo y forma” como los seis últimos años y que sirvan para lograr “objetivos reales”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción