_
_
_
_
_

Barcelona advierte de que dejará de regar la hierba y la Fuente Mágica no funcionará por la sequía

El Consistorio que dirige Ada Colau asegura que seguirá limpiando las calles con aguas freáticas

Agua Barcelona
Trabajadores de la limpieza de Barcelona riegan con agua freáticaEfe
Alfonso L. Congostrina

La Fuente Mágica de Montjuïc, en Barcelona, no funcionará este verano a no ser que mejore, y mucho, la sequía que lleva 29 meses castigando Cataluña. No funcionará la Fuente Mágica ni ninguna otra de estas infraestructuras ornamentales, tal y como ha anunciado este miércoles el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia. El regidor también ha anunciado que tras la entrada en vigor de la fase de excepcionalidad por la sequía, se dejará de regar los parques y jardines de la ciudad por lo que muchos de estos espacios pronto mostrarán una “hierba amarilla” impropia de la primavera. La transformación que supondrá el cambio en parques y jardines se debe a que el 80% del agua que se utiliza para regar estos espacios es potable. Con el otro 20%, consistente en aguas freáticas, se pretende realizar los llamados “riegos de supervivencia” de árboles y arbustos, una vegetación que, según Badia, debe priorizarse para que no mueran por la falta de agua. El concejal admite que con el agua freática no será suficiente para garantizar la supervivencia de estos árboles, pero cree que con la medida se reducirá “en un 50%” el gasto de agua potable que se utiliza en el riego de zonas verdes.

Los jardines públicos de la ciudad no serán los únicos que se verán afectados. El decreto de excepcionalidad promovido por la Generalitat prohíbe regar los jardines particulares y los huertos comunitarios. Aun así, según anunció este miércoles Badia, sí que se permite el riego de campos de fútbol y golf de deportistas federados.

En los jardines públicos la imagen será un tanto apocalíptica: se amarilleará la hierba, se retrasarán algunas plantaciones aunque sí que se mantendrá el riego gota a gota. Badia ha tranquilizado a la ciudadanía asegurando que el agua de boca no se verá afectada ya que el decreto establece un máximo de 230 litros de agua potable por habitante y día pero “en Barcelona se gastan 153 litros por habitante y día”.

El concejal ha mantenido que gracias a que el 80% del agua que se utiliza en el baldeo y limpieza de calles es freática, la ciudadanía no notará que se han dejado de regar las aceras. Badia ha asegurado que el 100% del agua que se utilizará a partir de ahora en el regado de calle será freática. El decreto prohíbe limpiar con agua potable calles, alcantarillado, pavimentos, fachadas y similares, excepto en accidentes o incendios o si existe riesgo sanitario o para la seguridad viaria.

Tampoco se pueden llenar piscinas y solo se permitirá el rellenado cuando la instalación disponga de un sistema de recirculación del agua. El regidor asegura que esta medida no afectará a las piscinas este verano ya que la mayoría ya están llenas. Sí que pueden afectar a los juegos de agua, que permanecerán cerrados, y a los estanques y lagos artificiales que si están vacíos continuarán así.

Por último, Badia ha explicado que el Ayuntamiento ha habilitado un depósito de agua regenerada en la montaña de Montjuïc. Un agua que ya ha sido utilizada pero que se ha limpiado y que puede volverse a usar. Este agua, procedente de la depuradora del Prat, se bombea hasta el depósito de Montjuïc y permitirá que diariamente puedan llenarse entre 30 y 40 camiones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_