_
_
_
_

Los radares de Barcelona denuncian a más de 1.000 conductores cada día

En 2020 se multaron 1.587 vehículos diariamente pese a las restricciones de la covid

Radar de control de velocidad en la Calle Numancia.
Radar de control de velocidad en la Calle Numancia.MASSIMILIANO MINOCRI
Alfonso L. Congostrina

Más de mil personas (1.060) han sido denunciadas cada día —en los últimos cuatro años— por los radares que controlan la velocidad de los vehículos en la trama urbana de la ciudad de Barcelona. EL PAÍS ha tenido acceso al número de sanciones impuestas por estas cámaras dispuestas a hacer levantar el pie del acelerador dentro de la ciudad. Desde 2019 hasta hoy, la media anual de denuncias impuestas por los radares de la capital catalana es de 386.000. Curiosamente, el insólito y pandémico 2020 fue el año en que más denuncias se pusieron: 1.587 multas al día (579.448 en todo el año). Los responsables municipales aclaran que el año de los confinamientos dejó de haber atascos en la ciudad y eso hizo apretar más el acelerador a los pocos conductores que circulaban.

El equipo de gobierno de Ada Colau apuesta por los radares y las sanciones para obligar a echar el freno a los conductores. A principios del año 2023 —dentro de dos semanas— 17 nuevos radares situados en las cercanías de las escuelas comenzarán a sancionar. La velocidad máxima a la que se podrá conducir en estas zonas será de 30 kilómetros por hora. Quien sobrepase los límites fijados será fotografiado por estas máquinas y su sanción pasará a engrosar las estadísticas. El pasado septiembre comenzaron a multar cuatro nuevos radares de tramo —leen las matrículas en un punto y en otro de la misma carretera y controlan la velocidad media del vehículo— por lo que en el último trimestre se han instalado 21 radares. A estos aparatos deben sumarse los 14 que ya había en la ciudad por lo que son 35 los radares que a principios de enero podrán multar excesos de aceleración.

El Consistorio cree que sigue siendo insuficiente y anunció, en marzo de 2021, que en pocos años la cifra de radares será de 47.

Pese a la política de más radares, el número de sanciones no tienen mucho que ver con el aumento de estos aparatos. En 2019 se denunciaron a 351.059 conductores. Pagaron las multas, sin realizar ningún tipo de recurso, 228.550 (el 65%). Los radares que más multaron fueron el situado en el kilómetro 7 (descendiente) de la Ronda del Mig (41.645 denuncias), el colocado en la entrada de Barcelona en el 661 de la avenida de Diagonal (41.422) y el situado en el kilómetro 27 de la Ronda del Mig (ascendente), con 39.724.

En 2019, solo había 14 radares en la ciudad, hoy hay más del doble. Manuel Valdés, gerente de Movilidad del Ayuntamiento, justifica ese incremento de aparatos: “Barcelona tenía pocos radares. Casi todos los estudios que hemos hecho destacan que en el 50% de los accidentes mortales que se producen en la ciudad la velocidad estaba muy presente. Cuando uno circula a velocidad inferior los tiempos de frenada son mucho más cortos, hay más capacidad de reacción... A menos velocidad se puede evitar un siniestro o reducir su gravedad. Montamos un sistema de radares para que los conductores fuesen a la velocidad que toca”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El año que se batieron todos los récords de multas fue en 2020. Ese año se interpusieron 579.448 sanciones (1.587 multas al día). Del total de sanciones, pagaron sin realizar ningún tipo de recurso 401.269 (el 69%).

“El objetivo del Ayuntamiento con los radares no es sancionar sino que se reduzca la siniestralidad y para ello necesitamos que baje la velocidad. En 2020 hay muchas más sanciones por velocidad y tiene una explicación: como había muchísimos menos coches, por la pandemia, la gente corría mucho más. Habiendo muchos menos desplazamientos, había muchas más sanciones”, destaca Valdés.

Ese 2020 el radar que fotografió más infractores fue el único de tramo que existía entonces y estaba situado en la Ronda de Dalt sentido Besòs. El radar registraba la velocidad de cada coche en el kilómetro 144 y volvía a hacerlo en el kilómetro 151. Luego calculaba una media. En ese punto se debe circular a 60 kilómetros por hora. Con la ronda totalmente vacía, debido al confinamiento, ese punto llegó a fotografiar a 94.703 infractores (259 cada día). El segundo radar que más sanciones impuso fue el del kilómetro 27 de la Ronda del Mig (63.427 multas) y el del 661 de la avenida de Diagonal (59.367).

Con el regreso de lo que se denominó “nueva normalidad” se volvió a las cifras de antes de la pandemia. En 2021 los radares sancionaron a 355.679 vehículos (974 por día). 239.373 (el 67%) de los denunciados pagaron sin recurrir las multas. El radar que más denuncias impuso (45.885) está en el kilómetro 27 (ascendente) de la Ronda del Mig. En el kilómetro 143, sentido Llobregat) de la Ronda de Dalt se multaron a 45.293 vehículos y en el 661 de la avenida Diagonal a 39.445.

Este 2022 no ha finalizado y los datos a los que ha accedido EL PAÍS son incompletos ya que no se han incluido todas las semanas de noviembre. Pese a ello, ha aumentado el número de radares pero el número de sanciones es sensiblemente inferior: 261.070.

Este año el radar que más multas ha impuesto (siempre ha estado entre los cinco que más sanciona) es el del 563 de la avenida Meridiana (42.508) seguido del kilómetro 27 de la ronda del Mig (29.571) y del 661 de la Diagonal (29.569). Valdés asegura es “normal” que radares como el de Diagonal o Meridiana sean de los que más denuncian: “Son los de entrada a la ciudad”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_