El festival Temporada Alta de Girona estrena una historia alternativa del terrorista de la Rambla

‘Bonobo’ de Josep Julien convierte la huida del autor del atentado del 17-A en ‘thriller’ y ‘road movie’

Moha Amazien y Neus Ballbé en una imagen promocional de 'Bonobo'.
Moha Amazien y Neus Ballbé en una imagen promocional de 'Bonobo'.

El festival Temporada Alta estrena este fin de semana una de aquellas obras que demuestran cómo el teatro se puede ocupar de asuntos terriblemente contemporáneos, y a la vez su capacidad de meterse en líos. Pocos temas más dolorosos, complejos y polémicos en la sociedad catalana que el atentado de la Rambla del 17 de agosto de 2017, con 16 muertos y 130 heridos, y los hechos posteriores que añadieron más víctimas y la muerte de los perpetradores. A adentrarse en la historia y las motivaciones de uno de sus protagonistas, el terrorista conductor de la furgoneta que sirvió de instrumento homicida en el atentado en Barcelona, Younes Abouyaaqoub, está dedicada la obra Bonobo, de Josep Julien, que él mismo ha dirigido y que se podrá ver el viernes a las 20 horas en el teatro El Canal-Centro de Artes escénicas de Salt, en el marco de Temporada Alta.

El espectáculo se representará luego, del 24 de noviembre al 4 de diciembre, en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) coproductor del montaje de la obra, ganadora de los premios Quim Masó de producción teatral 2021 y Premio SGAE de teatro Jardiel Poncela 2020.

Bonobo cambia el nombre del yihadista Younes Abouyaaqoub -interpretado por el actor de Vic Moha Amazien (Carrer Robadors)-, por el de Fadi y le imagina una historia y un recorrido alternativos, en los que la actriz Neus Ballbé le acompaña, convirtiéndolo en protagonista de un thriller y una road movie, según Josep Julien.

El dramaturgo y director recuerda en su presentación del espectáculo como “Younes, un chico de 22 años, fue abatido por los Mossos d’Esquadra en una viña en el término municipal de Subirats, en el Alt Penedès”, y recalca que ello ocurrió “al lado de casa. En efecto, mi familia y yo vivimos muy cerca de donde aquel chaval de Ripoll acabó su delirante y espantoso viaje. Muy cerca. Tanto que fuimos testigos involuntarios de todo”. Julien continúa: “Aquel atardecer no ha parado de rebotarme dentro desde entonces. Y hace daño. Un daño extraño, difícil”.

Bonobo, señala, “es una road movie desesperada, una huida hacia adelante, y también es la herramienta que me he inventado, amparándome en el enorme poder de la ficción, para robarle a aquel cadáver postadolescente su condición de persona, hacerlo personaje y poder formular, así, las preguntas que me provoca este dolor. Preguntas que me parecen fundamentales en el contexto moral y sociopolítico de esta primera mitad de siglo. Me pregunto quién es él y quiénes somos nosotros. Me pregunto si existe una posibilidad real de redención. Me pregunto por el odio y por la piedad como motores y valores intrínsecos de los humanos. Por la fragilidad de nuestras convicciones, de nuestra identidad, y sobre la existencia o no de segundas oportunidades en la vida de las personas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS