El ‘show’ de Josep Costa: el exdiputado de Junts abandona el juicio por desobediencia

El presidente del tribunal sigue adelante con la vista sin el exmiembro de la mesa, que se defendía a sí mismo

El exdiputado de JxCat Josep Costa, que ejerce su defensa durante el juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC)Foto: EUROPA PRESS/D.ZORRAKINO

El exdiputado de Junts per Catalunya Josep Costa ha decidido montar un espectáculo en el juicio por desobediencia que se sigue contra él y contra otros tres exmiembros de la Mesa del Parlamento catalán. Costa, que se defiende a sí mismo y tiene la doble condición de acusado y abogado, ha abandonado este jueves la sala de vistas del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) donde se le juzga por tramitar, en 2019, dos resoluciones pese a las órdenes del Tribunal Constitucional de no hacerlo. El show de Costa ha causado estupefacción en el tribunal, que no obstante ha decidido seguir adelante con la vista.

“No había vivido una situación así en 30 años”, ha asegurado el presidente del tribunal, Carlos Mir, después de observar cómo, pese a los esfuerzos para que siguiera en la sala, Costa la ha abandonado. “No participaré en este simulacro de juicio”, ha dicho Costa tras saber que los magistrados habían rechazado su petición de anular el juicio durante las cuestiones previas. El exdiputado sostiene que la elección del tribunal no ha sido justa porque uno de los jueces que fue apartado por sospechas de parcialidad, Jesús María Barrientos, había designado a su sustituto. No es la primera vez que el exdiputado neoconvergente llama la atención sobre su situación. Hace un año fue detenido tras negarse a comparecer ante la magistrada que dirigía la investigación por desobediencia.

Un acusado puede ser juzgado en ausencia —como ocurrió con el expresidente de la Generalitat Quim Torra— si se trata de delitos menores que conlleven una pena inferior a los dos años. Es el caso de Costa, del expresidente del Parlament Roger Torrent y de los otros dos miembros de la mesa que están siendo juzgados, que ni siquiera afrontan una pena de prisión sino de inhabilitación. La defensa del acusado, no obstante, sí tiene que estar presente, pero se ha dado la situación paradójica de que Costa es, a un tiempo, acusado y defensa.

“La ley prevé que el juicio se pueda celebrar sin el acusado pero no dice nada sobre el abogado. Se podría designar abogado de oficio, pero se ha opuesto expresamente”, ha explicado Carlos Mir al resto de las partes personadas en la sala. Tras un receso, el magistrado ha comunicado la decisión del tribunal de “continuar el juicio sin él”. “Sin perjuicio de que pueda volver en cualquier momento. El señor Costa tiene las puertas abiertas. Le damos la posibilidad de defenderse”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después de un receso, el tribunal ha decidido continuar con el juicio a los otros tres acusados: Roger Torrent, expresidente de la Mesa y actual consejero de Empresa, Eusebi Campdepadrós y Adriana Delgado. La Fiscalía pide para los dos primeros un año y ocho meses de inhabilitación con una multa de 30.000 euros. Para Adriana Delgado (ERC) solicita una pena menor ya que solo participó en una de las tramitaciones (16 meses de inhabilitación y 24.000 euros de multa).

El fiscal ha tildado esta escena como “una falta de respeto” y una estrategia “simple, burda e infantil para suspender el juicio”, mientras que la acusación particular, ejercida por Vox, ha indicado que Costa ha incurrido en fraude procesal. El abogado de Torrent ha defendido la actuación de Costa como “una estrategia coherente” con su planteamiento.

El presidente del tribunal, Carlos Mir, ya rechazó el miércoles, en la primera sesión del juicio, suspenderlo. La Fiscalía y las defensas habían solicitado aplazar la vista oral para dar tiempo a que se resuelva la petición, formulada por la fiscal, de revocar la recusación del magistrado Carlos Ramos, otro segundo juez que también fue apartado del tribunal en agosto. “Tenemos la obligación de celebrar el juicio. No se puede poner ningún recurso contra esa decisión”, argumentó el magistrado. La sala tiene “la obligación” de llevarlo a cabo porque, añadió, “no tiene sentido dilatarlo y que no se acabe nunca”. Ese mismo día, las defensas invocaron la “inviolabilidad parlamentaria” del actual diputado Roger Torrent y los tres exdiputados.

El resto del jueves, segunda jornada del juicio, han testificado tres exmiembros de la Mesa del Parlament de 2019, dos ex letrados mayores y el ex secretario general de la Cámara en aquel entonces, Xavier Muro.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS