El director de los Mossos admite “dificultades” en la cúpula de la policía catalana

Ferrer defiende su “plena confianza” en el jefe de los Mossos y la “cúpula entera”, que se encuentra divida, con peticiones de cese del número dos

En el medio, el comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela, acompañado de Eduard Sallent y Rosa Bosch.
En el medio, el comisario jefe de los Mossos, Josep Maria Estela, acompañado de Eduard Sallent y Rosa Bosch.Albert Garcia

El director general de la Policía de la Generalitat, Pere Ferrer, ha admitido que existen “dificultades” en la actual cúpula de los Mossos d’Esquadra. El actual comisario jefe, Josep Maria Estela, ha pedido el cese de su segundo, Eduard Sallent, según diversas fuentes policiales consultadas. Ferrer ha expresado la “plena confianza en el jefe del cuerpo, y en la cúpula entera”, por su parte y por la del consejero del Interior, Joan Ignasi Elena (ERC). Mandos de los Mossos manifiestan la “vergüenza” que sienten ante la situación, y señalan al Departamento como los responsables de haberla generado.

Ferrer ha circunscrito los problemas a las “visiones diferentes” que comporta el trabajo en equipo. “Las dificultades que pueda haber pueden quedar muy bien compensadas por la pluralidad de visiones”, ha asegurado, en una breve respuesta en el programa Via Lliure de Rac1, sobre la crisis abierta en los Mossos destapada por El País. “En todas las organizaciones existen a veces dificultades”, ha insistido.

También ha defendido que “la gran riqueza es trabajar conjuntamente”, y ha insistido en que “las dificultades que pueda haber pueden quedar muy bien compensadas por la pluralidad de visiones o de los perfiles profesionales diferentes que aporten un resultado más interesante a la organización”. Una compensación inexistente, según fuentes policiales, entre dos mandos que desde hace meses mantienen una mala relación pública y notoria.

La intervención del director general de los Mossos deja claro que el Departamento de Interior no tiene intenciones de responder ante el envite del jefe policial del cuerpo, Josep Maria Estela, que solicita que Sallent, su número dos y a su vez exjefe del cuerpo, sea destituido. La relación entre ambos se ha ido desgastando con el paso de los meses, con la sensación por parte de Estela de que se toman decisiones sin tener en cuenta su criterio, o con una mayor injerencia política de la deseable, según diversas fuentes policiales consultadas.

De cesar el comisario Estela ante la desautorización pública de sus peticiones, sería el séptimo cambio al frente de los Mossos d’Esquadra en cinco años. Una situación clara de inestabilidad, que mandos del cuerpo critican duramente. Lamentan la imagen pública que se traslada a la sociedad, y al resto de operadores del mundo de la seguridad, de la institución policial, que no acaba de salir del ojo público desde el otoño de 2017.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS