Francesc Satorra, el ‘Observer’ del Camp Nou: “Cuando vi que Mourinho le metía el dedo en el ojo a Tito Vilanova aluciné”

Empleado del Barça durante 41 años, saltó al estrellato por aparecer en la imagen que mejor simbolizó la tensión que hubo en los Clásicos de hace una década

Francesc Satorra, jubilado en 2019 después de 41 años como trabajador del FC Barcelona.
Francesc Satorra, jubilado en 2019 después de 41 años como trabajador del FC Barcelona.Carles Ribas

Fue empleado del Barça durante 41 años y protagonista involuntario de la imagen que mejor simbolizó la tensión que hubo en los Clásicos de la década anterior, la agresión de Mourinho a Tito Vilanova. Francesc Satorra, conocido como The Observer, se jubiló en 2019 pero sigue observando la realidad: “Xavi fue muy bueno como jugador, será muy bueno como entrenador y es mejor como persona. Muy buen tío. Transmite mucha sinceridad. Es fácil entenderse con él. Triunfará”.

Francesc Satorra trabajó en el Barça desde 1978 hasta 2019 y vivió durante muchos años los partidos del Barça al lado de los banquillos, en el césped del Camp Nou. Era el responsable de operativa del terreno de juego, vestuarios, zona mixta y montaje de TV durante los partidos. Este era su cargo oficial. Básicamente poner orden para que todo el mundo pudiera trabajar a gusto.

The Observer coincidió con cinco presidentes del Barcelona, 21 entrenadores y más de 300 jugadores. “El mejor entrenador fue Cruyff, le tengo un cariño especial a Rexach y Guardiola nos hizo tocar el cielo. El mejor futbolista, sin duda, Leo Messi”, asegura Satorra. Si le pides una palabra para definir a cada presidente:

“Núñez, longevo. Gaspart, forofo. Laporta, listo. Rosell, serio. Bartomeu, buen tío”.

img-beforeimg-after
YQWPCVLJHBAMTBQPDFNK5QALIM Carles Ribas

Francesc Satorra acaba de cumplir 73 años y hace 51 que lleva bigote. Se lo dejó en la mili y nunca se lo ha afeitado. Es un hombre serio y discreto, cualidad indispensable para estar tantos años en el puesto que estuvo. Pero un día se hizo mundialmente famoso. Sólo fue una imagen. Pero la vieron en todo el planeta. A modo de recuerdo, esa es la imagen de su foto de perfil de whatsapp. La que lo convirtió en trending topic en Twitter hace ya 11 años. “Cuando me lo dijeron no entendí ni la palabra, ¿tren qué? ¡Si yo no he tenido nunca redes sociales!”, recuerda. Lo popularizaron como The Observer o El hombre del bigote. Se hicieron camisetas con su cara. “Descubrí que las hacía una empresa alemana y los llamé para que, al menos, me enviaran algunas para regalarlas a mi familia y amigos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Al principio se le hizo algo incómodo porque siempre había sido anónimo. Todo el mundo lo llamaba para decirle que lo habían visto. Los medios de comunicación le pedían entrevistas pero él no quería hablar. “Yo no era el protagonista”, recuerda. Le pedían fotos por la calle. Y los jugadores del Barça le hacían bromas. Aún hoy, 11 años después, sigue habiendo gente que lo reconoce. Los programas deportivos y hasta los informativos se interesaron por saber quién era. “La mañana del sábado después del partido estaba mirando el 24 horas de Televisión Española y, de repente, veo a Beatriz Pérez Aranda, la presentadora, que abre el informativo diciendo: ‘Ya sabemos quién se esconde detrás del hombre del bigote’, ponen mi imagen y dan mi nombre. Yo es que alucinaba”.

The Observer posiblemente fue el primer meme viral del fútbol español. Era 2011, cuando Twitter se empezaba a popularizar. Concretamente, el 17 de agosto. El Barça le ganaba al Madrid en la Supercopa de España. Una falta de Marcelo a Cesc Fábregas en el centro del campo provocó una tangana entre los dos equipos que terminó con Mourinho metiéndole el dedo en el ojo a Tito Vilanova. La imagen de la vergüenza. Un cámara le hacía un seguimiento especial a Mourinho y, por eso, captó la imagen que luego se hizo viral. La que se ve al entrenador del Madrid agrediendo por la espalda al técnico del Barça y detrás, entre ellos dos, a Francesc Satorra, The Observer. “Al cabo de unos días comenté con Tito Vilanova ese momento pero él no le dio demasiada importancia”, recuerda Satorra. “Se formó un gran tumulto pero, como casi siempre, la sangre no llegó al río”.

A la media hora de terminar ese Barça-Real Madrid, Satorra ya era mundialmente famoso. Pero, quizá, lo hubiera sido años antes si hubiese existido Internet. Porque en 1990 Satorra ya aparece en una foto al lado de Stoichkov, el día del pisotón al árbitro Urizar Azpitarte. Esa agresión le costó al jugador búlgaro dos meses de sanción. También era un Barça-Real Madrid. Y años después, en 2001, Satorra fue quien llevó a Rivaldo del césped a los vestuarios el día de la chilena en el último minuto contra el Valencia. Hubo invasión de campo, la gente saltó al césped a celebrar que el Barça se había clasificado para la jugar la Champions y todo el mundo quería abrazar a Rivaldo. Satorra fue el encargado de llevarlo hasta los vestuarios. Lo recuerda como una locura.

Satorra ha visto de cerca a casi todos los mejores futbolistas de la historia, de Maradona a Ronaldinho, de Cruyff a Messi. Steve Archibald, futbolista escocés que ganó la Liga con el Barça en 1986, le llegó a dedicar un gol. A Satorra y a su mujer. Se habían hecho bastante amigos porque le ayudaron a integrarse en Barcelona. De hecho, Satorra y su mujer congeniaron especialmente con técnicos y futbolistas de habla inglesa: Venables, Allan Harris, Archibald,… Aunque también recuerda con cariño a muchos jugadores de La Masia y guarda una foto donde aparece al lado de Bernd Schuster.

Cuando le pregunto si la imagen del dedo en el ojo de Mourinho, la que lo convirtió en The Observer y lo hizo famoso, le cambió la vida me responde: “No. Lo que me cambió la vida fue la muerte de mi mujer. Me ha costado mucho acostumbrarme a vivir sin ella”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS