Un vicepresidente de Junts se aparta del control parlamentario a TV-3 en plena polémica por las “coacciones” a una periodista

Francesc de Dalmases, estrecho colaborador de Borràs, increpó a puerta cerrada a una periodista por el tono de una entrevista. ERC pide que su actuación tenga “consecuencias políticas”

Los diputados de Junts Eduard Pujol (centro), Laura Borràs y Francesc de Dalmases.
Los diputados de Junts Eduard Pujol (centro), Laura Borràs y Francesc de Dalmases.Toni Albir (EFE)

El diputado y vicepresidente de Junts per Catalunya, Francesc de Dalmases, se apartará “temporalmente” como portavoz en la comisión parlamentaria de control a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), órgano rector de TV-3, y ha pedido a su partido que le abra un expediente informativo, según un comunicado de la formación publicado este miércoles. El anuncio llega en plena polémica por las denuncias de “coacciones e intimidaciones” que ejerció el diputado contra la subdirectora del programa Preguntes Freqüents (FAQS), de TV-3, según el relato de varios testigos y que tanto la CCMA como diferentes organizaciones periodísticas y sindicales dan por bueno. Esquerra Republicana, socio en el Govern, ha pedido que la actuación del diputado tenga “consecuencias políticas”, sumándose así a la petición que habían hecho en días anteriores la CUP, el PSC, Ciudadanos o los comunes.

En su comunicado, el partido fundado por Carles Puigdemont subraya que su grupo en el Parlament mantiene su “confianza” en la tarea de De Dalmases, aunque en privado algunos miembros de la dirección o diputados no están satisfechos con la gestión del escándalo y el desgaste adicional que supone. El silencio en la formación contrasta con que sea el propio diputado el que pida la investigación interna y no que se actúe como recoge el protocolo antiacoso, que en otras ocasiones sí se ha activado con la publicación en redes sociales de supuestas conductas irregulares. Ese documento ve como casos a investigar “cualquier acto o omisión de fuerza contra el cuerpo de una mujer” o “humillaciones, vejaciones, exigencia de obediencia o sumisión, coacción verbal, insulto, aislamiento o cualquier otra limitación de su ámbito de libertad”. Borràs, que guarda silencio sobre el tema, estaba presente el pasado 9 de julio cuando, según miembros del equipo de FAQS, De Dalmases agarró del brazo a la periodista tras la entrevista a la presidenta de la Cámara, la encerró en un camerino y criticó de malas maneras la manera como se había abordado la intervención de la también presidenta del partido.

La decisión de De Dalmases de dejar de manera temporal la portavocía de Junts en al comisión del Parlament que controla la CCMA también lo exime de tener que acudir el viernes de la próxima semana a la sesión ordinaria de ese organismo. ERC, los comunes y los socialistas ya habían avisado que llevarían a ese espacio de control preguntas sobre lo sucedido. El entorno de la presidenta de la Cámara y del diputado se han limitado a dar explicaciones vía Twitter e insiste en que la “conversación” con la periodista de FAQS fue de carácter meramente profesional. De Dalmases, vía Twitter, ya había “pedido disculpas “a todos los que se hayan podido sentir ofendidos” por “su actitud, pero negando que en cualquier caso hubiera actos de intimidación.

ERC, por su parte, ha decidido cargar las tintas contra Dalmases después de dos días de escándalo. Tras terminar la sesión de la mañana del pleno de este miércoles, los republicanos anunciaron, también vía nota de prensa ,su voluntad de pedir a la Mesa de la Cámara que estudie si De Dalmases ha violado el código de conducta, pero dejando claro que tienen que haber “responsabilidades políticas” y una muestra de “ejemplaridad pública” ante la gravedad de los hechos revelados por el equipo de FAQS y confirmados por sindicatos, la propia dirección de la televisión autonómica y organizaciones profesionales.

Los republicanos apuestan como los comunes porque la Mesa de la Cámara pida que la Comisión del Estatuto del Diputado elabore un informe sobre los hechos y se “evalúe las posibles infracciones que se hayan podido cometer” el diputado. Borràs, por cierto, preside esa comisión. En ERC creen que lo sucedido es “intolerable” y muestran su apoyo a los periodistas afectados. La propia Borràs también manifestó durante la entrevista su incomodidad por las preguntas, de la misma manera altiva y airada que ha mostrado en otras ocasiones, incluidas entrevistas con EL PAÍS. “Pensé que venía a una entrevista, no a un juicio previo”, aseguró la presidenta a la presentadora del espacio de FAQS y también acusó a una de las colaboradoras de “hacer de fiscal”. Los testigos de las críticas de De Dalmases a la periodista recuerdan que hubo tanto ruido que los técnicos del canal tuvieron que “salir del plató para pedir silencio”, para evitar que el ruido se colara en la emisión.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La decisión de ERC llega un día después de que los comunes señalaran la misma línea de actuación en el caso de De Dalmases. El código de conducta dice que, en el caso de las comparecencias públicas de los diputados (no sería el supuesto) “se debe tener cuidado de la actitud, el lenguaje empleado y el trato hacia los profesionales de la información”. Sobre el trato con otros diputados y ciudadanos, el texto hace referencia a la obligación de “mantener en todo momento una conducta respetuosa”. Ciudadanos, por su parte, aboga porque todos los grupos acuerden una declaración institucional para “manifestar su apoyo” a la subdirectora del programa de TV-3.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS