‘Runa’, de Lali Ayguadé, ‘Story, Story, Die’, de Alan Lucien Oyen y el original ‘Idiota’, de Marlee Moneiro, seducen en el Grec

Los tres espectáculos de danza ponen el listón alto en la programación del festival

Una imagen del espectáculo de Alan Lucien Oyens en el Grec.
Una imagen del espectáculo de Alan Lucien Oyens en el Grec.MATS BACKER

Lali Ayguadé ha presentado en el Mercat de les Flors, Sala Ovidi Montllor, en el marco del festival Grec, un embriagador e íntimo dúo titulado Runa, una pieza de danza/teatro que al igual que sus trabajos anteriores Hidden (2021), IUanMi (2017) y Kooro (2015), bucea sobre la identidad humana. En una sala de estar destartalada una pareja, Lali Ayguadé y Lisard Tranis intentan rememorar lo que fueron en el pasado. Su vocabulario coreográfico trenza expresividad, fluidez gestual y acrobacia. Su forma de bailar, ya lo he repetido en otras ocasiones desde estas páginas recuerda a los bailarines de la compañía belga C de la B., una de las mejores compañías de danza contemporánea europeas, especialmente cuando sus cuerpos se convierten en peonzas o se arrojan contra el suelo con una elegancia inaudita. Su diálogo cuerpo a cuerpo, ese movimiento que no parece tener fin y esa nitidez en la interpretación transmite la carga emocional que desprende la pieza y que removió a las entrañas del espectador. Maravillosa la secuencia en que Lali Aygudé baila al compás de una canción de Édith Piaf.

Otra de las compañías más esperadas de la programación era la del noruego Alan Lucien Oyen, que presentó su espectáculo de danza/ teatro Story, Story, Die en el Mercat de la Flors Sala MC con las entradas agotadas. Es una pieza interesante y compleja, que tiene una potente dramaturgia: repasar las mentiras que decimos los humanos para conseguir que nos quieran. Sus siete intérpretes, seis hombres y una mujer, son unos intérpretes increíbles, la puesta en escena impecable, los diálogos en inglés, que se proyectan traducidos, son contundentes, pero en conjunto el espectáculo no logra calar en el espectador, si bien hay momentos en que es víctima de la ansiedad que destila el argumento.

La originalidad vino de la mano de Marlene Monteiro Freitas, artista residente en Lisboa y originaría de Cabo Verde, una de las creadoras más personales que ha dado la escena europea en los últimos años, autora de espectáculos entre a danza y la performance. El pasado fin de semana presentó en el Macba, Idiota, una obra inspirada en las pinturas de su compatriota, Alex da Silva (1974-2019), y que le sirven para recrear el mito griego de la caja de Pandora. En una caja de cristal, la intérprete, con una estética similar a la pintura de da Silva, sorprenderá al espectador con innumerables ocurrencias que intentan vencer los males que encierra la caja y que de salir asolarían a la humanidad. El cuerpo de la bailarina se transforma constantemente, cuando no pierde la cabeza son los brazos o sino las piernas, o su cuerpo se lanzará con fuerza contra las paredes de la caja, incluso escupe. Dramatismo y humor se trenzan con inteligencia en este original espectáculo que tiene una atrayente banda musical que encierra melodías, cantos religiosos, étnicos y pasajes sonoros. Al final el público, que abarcaba todas edades, aplaudió con ganas.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS