Juegos Olímpicos de Invierno 2030: cinco días para cambiarlo todo

La candidatura apura las últimas opciones para lograr un acuerdo antes del 20 de mayo, fecha límite fijada por el COE

Un esquiador en la estación de esquí alpino de la Masella, en el Pirineo catalán.
Un esquiador en la estación de esquí alpino de la Masella, en el Pirineo catalán.Albert Garcia

La cuenta atrás sigue y la candidatura para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 en los Pirineos no sale del barro. Las posiciones entre el Gobierno de Aragón y el Comité Olímpico Español (COE) siguen alejadas a menos de cinco días para el 20 de mayo, fecha fijada por el presidente del COE, Alejandro Blanco, como límite para desencallar la situación. El proyecto aprobado por el Comité, el Gobierno central y la Generalitat apenas se ha modificado y la Diputación General de Aragón (DGA) sigue anclada en su rechazo porque lo considera “injusto”.

El proyecto actual contempla llevar 54 disciplinas a Aragón (esquí de fondo, biatlón, curling, patinaje artístico y velocidad sobre hielo) y 42 a Cataluña (esquí alpino, snowboard, freestyle, esquí de montaña y hockey sobre hielo). Unos 1.450 deportistas competirían en territorio catalán, por unos 1.050 en Aragón, según las cifras que se dieron en Pekín 2022, aunque gran parte de la diferencia se explica por el volumen del hockey, que moviliza a cerca de 550 atletas.

La DGA tiene dos reivindicaciones: que sus tres valles estén representados en la candidatura (ahora lo está el valle de Aragón) y albergar parte del esquí alpino, una de las disciplinas reinas de los Juegos, que actualmente está ubicada en Cataluña. “Queremos compartir las pruebas más representativas y no quedarnos con las marginales”, pidió ayer el consejero de Deportes de la DGA, Felipe Faci, tras una reunión donde los empresarios instaron al Gobierno de Aragón a apurar las opciones de blindar la candidatura “por el bien del Pirineo”.

Su plan pasa por separar el alpino por género: albergar las pruebas femeninas en un territorio y las masculinas, en otro. Considera que existen precedentes (en Pyeongchang 2018 se separó por modalidades; y en Turín 2006, por género), pero el COE no lo ve con buenos ojos porque considera que no es la mejor opción para convencer al COI. En el trasfondo, sin embargo, parece existir una voluntad para lucir pistas propias para captar turismo internacional: “Casi todo se ubica en el Pirineo catalán, nuestros competidores en el turismo de la nieve”, se quejó hace unos días el presidente de la DGA, Javier Lambán.

Las audiencias televisivas de los Juegos de Invierno de Pekín, celebrados el pasado mes de febrero, apuntan a otra interpretación. Fuentes de Discovery aseguran que los deportes más seguidos en España a través de Eurosport fueron, por este orden, el patinaje de velocidad, los saltos de esquí, el esquí de fondo y el skeleton. En la BBC inglesa, el deporte más seguido fue el curling; en la ZDF alemana, los saltos y el luge; y en la DR danesa, el hockey, el curling, el biatlón y el patinaje.

El problema de volver a negociar, entienden fuentes del COE, es que fueron precisamente los representantes del Gobierno aragonés que participaron en las reuniones técnicas quienes apostaron por el actual reparto de las disciplinas de nieve (alpino en Cataluña y fondo en Aragón), y que la Generalitat tuvo que renunciar a parte del hielo para conseguir un acuerdo. La DGA, por su parte, señala que el COE ubicó el alpino en Cataluña desde el principio sin capacidad de negociarlo. Ahora el Comité admite que el margen de maniobra es “escaso”, porque renegociar el reparto implicaría volver a la casilla de salida, aunque confía en un acuerdo de última hora y en la predisposición de todas las administraciones. Tanto el COE como la DGA admiten que los contactos son “constantes”, aunque los avances siguen siendo pocos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Es imposible un reparto igualitario al 100%. Siempre habrá algún desequilibrio en un territorio u otro”, admite José Ricardo Abad, presidente de la Federación Aragonesa de Deportes de Invierno (FADI). El responsable entiende que el futuro de la candidatura pasa por ofrecer cesiones y “bajar del burro” por el bien común. Considera “comprensible” que Aragón reclame incluir los valles de Benasque y Tena en el reparto, pero a su vez entiende que el proyecto estaba en marcha mucho antes de la entrada en escena de Aragón. “Hay que entender también la postura de Cataluña: lleva 10 años trabajando en esta candidatura y es una comunidad con más de siete millones de habitantes. En Aragón somos poco más de un millón”.

Su homólogo en la federación catalana, David Samper, defiende que Cataluña ya hizo concesiones en su momento, cuando aceptó repartir la candidatura con Aragón. “El proyecto ya estaba prácticamente cerrado antes”, recuerda el presidente de la Federación Catalana de Deportes de Invierno (FCEH)”. Samper rechaza separar disciplinas por género porque sería “doblar costes”, aunque fuentes aragonesas implicadas en las negociaciones defienden que estos serían menores. “Hacer una pista para el snowboard o el freestyle no tiene grandes costes”.

Ante la dificultad de avanzar, Abad, que lamenta que el esquí alpino sea inamovible, propone algunas modificaciones. “Si traer el alpino femenino es tan difícil, quizás mover el esquí de montaña y el freestyle se aceptaría”. Samper, sin embargo, se muestra tajante: “Si tenemos que seguir negociando pruebas y tocar el acuerdo que existía, será mejor recuperar la candidatura únicamente catalana. Todo lo que sea dividir sedes contentaría a Aragón, pero hará que la candidatura no sea ganadora como ahora”, sostiene.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS