Unas 3.500 personas se manifiestan en Barcelona por Ucrania bajo el lema “Aturem la guerra”

Las comunidades ucranianas no acuden a la concentración de la capital catalana

Concentración unitaria de la Plataforma Aturem la Guerra en Barcelona
Concentración unitaria de la Plataforma Aturem la Guerra en BarcelonaAlbert Garcia (EL PAÍS)

Barcelona recuperó este miércoles el grito de “aturem la guerra” en una manifestación convocada por la plataforma homónima que se dio a conocer hace 19 años para protestar contra la guerra de Irak. Ayer lo hicieron para denunciar la invasión de Ucrania por parte de Rusia y sumaron el apoyo de 300 entidades y partidos políticos. Sin embargo, la asistencia no llegó ni de lejos a la registrada en el pasado. Acudieron unas 3.500 personas según la Guardia Urbana. No estuvieron los representantes de las comunidades ucranianas de Barcelona, que se manifestaron en una concentración paralela que, a diferencia de la de Plaça Catalunya, también reivindicaba el derecho a la legítima defensa de Ucrania.

“Una vez más, desde Barcelona y Cataluña, gritamos: No a la guerra. Vuestras guerras son nuestros muertos. No a la guerra ni en Ucrania ni en ningún lugar”, clamaron este miércoles desde un escenario de plaza Cataluña los convocados por la Plataforma Aturem la Guerra. La concentración comenzó a las 18.00 horas. Muchos asistentes acudieron con banderas ucranias y carteles exigiendo el fin del conflicto y láminas acusando a Putin de asesino y criminal. Incluso una joven se defendía con un cartel: “Soy rusa y estoy en contra de la guerra”.

Una de las portavoces de la plataforma, Anna Villellas, expresó su “solidaridad con los ucranios y con las personas que en Rusia se están manifestando contra la guerra”. Villellas pidió a la comunidad internacional que realice “todos los esfuerzos” para retirar las tropas. “Es necesario que se pueda garantizar el acceso a la ayuda humanitaria y a la población civil. Incluso la población desplazada”, advertía la portavoz.

Las comunidades ucranianas en Barcelona no se sumaron a la convocatoria de Aturem la Guerra. Villellas se justificó asegurando que la convocatoria de este miércoles fue enviada de “urgencia” y que todavía se están “coordinando”. Las bases de diálogo estaban pero todo apunta a que los ucranios abogaban por defender la autodefensa ante el ataque ruso en lugar de un “no a la guerra que consideran un tanto naïf”. Pese a ello el diálogo sigue adelante y la plataforma espera que se unan en las próximas convocatorias. De hecho, este miércoles también se celebró en Barcelona una concentración paralela en la plaza de Sant Jaume, que reunió a medio centenar de ucranianos. Algunos de ellos mostraron su desacuerdo con el hecho que la manifestación de Aturem la Guerra no hiciera mención explícita al derecho legítimo de defensa de Ucrania.

En el escenario los portavoces de las entidades leyeron un manifiesto exigiendo mecanismo para una acogida “digna” en Cataluña de los miles de refugiados que se prevén. El texto rechazó “el modelo de seguridad hegemónico militar mundial, y de la OTAN en particular”, y apostó por abordar las causas estructurales de la guerra y evitar tomar medidas que aumenten las tensiones del conflicto. Tras la lectura del manifiesto actuaron las cantantes Maria Arnal y Judit Neddermann.

Entre los asistentes a la concentración estaban la presidenta del Parlament, Laura Borràs , y la vicepresidenta primera de la Mesa de la cámara, Alba Vergés, así como los consellers Josep Gonzàlez-Cambray, Tània Verge y Natàlia Garriga o la teniente de alcalde de Barcelona Laura Pérez.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS