Cataluña retira el certificado covid a partir del viernes en bares, restaurantes, gimnasios y residencias

El comité de expertos considera que parte importante de la población vuelve a ser susceptible de infectarse, “independientemente de su estado vacunal”

Una empleada de un bar de Sant Just Desvern (Barcelona) comprueba el certificado covid de un cliente en la entrada del local.
Una empleada de un bar de Sant Just Desvern (Barcelona) comprueba el certificado covid de un cliente en la entrada del local.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

Cataluña retirará a partir de este viernes el certificado covid. El Govern ha anunciado este miércoles la decisión a través de un comunicado tras evaluar el informe que el comité de expertos en materia de covid entregó al Departamento de Salud. El pasaporte covid era obligatorio en bares, restaurantes, gimnasios y residencias. El gobierno catalán incluirá su decisión en la nueva resolución que se publicará la madrugada del jueves en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC).

La Generalitat basa su decisión en el documento de su comité asesor, que considera que la variante ómicron ha demostrado tener un “escape inmunitario”. La alta transmisibilidad de esta variante, que infecta casi igualmente a inmunizados y a no inmunizados, ha llevado al Govern a considerar que las medidas de prevención no tienen el mismo efecto “en comparación con la variante Delta”. Los expertos consideran que una parte importante de la población vuelve a ser “susceptible de infectarse, “independientemente de su estado vacunal” o de haber pasado la enfermedad. Por ello, la efectividad del certificado covid disminuye, y las incomodidades de su aplicación superan a sus beneficios.

La principal característica de ómicron, además de su alta transmisibilidad que ha llevado a Cataluña a registrar 250.000 positivos semanales, es su menor severidad. El índice de positivos que acaban en las UCI de los hospitales es menor que en variantes anteriores, lo que anima al Govern a reducir las restricciones. El consejero de Salud de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ya aseguró la semana pasada que “de haber sabido que ómicron era como era, evidentemente, no tomas estas restricciones”.

El Govern, en todo caso, mantiene convocada la reunión de la comisión delegada prevista para este jueves a las ocho de la mañana “para evaluar la situación” con los departamentos afectados. El Ejecutivo tenía previsto tomar una decisión el jueves y trasladar la propuesta al Tribunal Superior de Justicia (TSJC) con “carácter de urgencia” en caso de acordar una prórroga de la medida, pero finalmente ha avanzado su elección.

La decisión del Govern confirma la desescalada iniciada en las dos últimas semanas. A partir del viernes decaen las limitaciones de un máximo de 10 personas en los encuentros sociales y la reducción de aforos y horarios de los sectores de la restauración, la cultura y el deporte. En cambio, el ocio nocturno seguirá cerrado, al menos, hasta el 11 de febrero, según aseguraron portavoces de la patronal. Cataluña ya levantó el pasado 21 de enero el toque de queda, vigente desde el 24 de diciembre.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Sobre la firma

Bernat Coll

Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS