Laura Borràs asegura que el Parlament ya ha “corregido” el privilegio que permite a funcionarios cobrar sin trabajar

La presidenta de la Cámara asegura que la supresión no tendrá carácter retroactivo

La presidenta del Parlament de Cataluña, Laura Borràs.
La presidenta del Parlament de Cataluña, Laura Borràs.Toni Albir (EFE)

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha asegurado este lunes que ya ha “corregido” el régimen laboral de la Cámara que permite que determinados funcionarios del Parlament cobren su sueldo íntegramente sin tener que acudir a trabajar, si bien estas medidas no tendrán carácter retroactivo. Según publica el diario Ara, el Parlament gasta anualmente 1,7 millones de euros en pagar los sueldos de 21 funcionarios acogidos a este régimen, que van de los 4.000 euros mensuales de las categorías más bajas hasta los más de 10.000 que perciben dos exsecretarios generales.

En declaraciones a TV3, Borràs ha explicado que “antes de firmar la primera nómina como presidenta” pidió información sobre los sueldos, y que empezó a trabajar “para corregir” esta situación. No obstante, según ha dicho Borràs, las reformas impulsadas “no pueden tener un efecto retroactivo”, por lo que no afectarán a los 21 funcionarios acogidos ahora a esta figura. La presidenta del Parlament ha recordado que este régimen entró en vigor en el año 2008, en un “contexto” y una “situación diferentes” y ha indicado que “no es fácil” de abordar porque afecta a cuestiones retributivas que requieren negociación colectiva.

Borràs ha anunciado, asimismo, que impulsará un portal de transparencia propio en la cámara catalana y que se renovarán los miembros del órgano de garantías del derecho a la información pública del Parlament (OGDAIP), que han dimitido.

La información publicada por el diario Ara revela que hay funcionarios de la cámara catalana que cobran entre 56.000 y 140.000 euros al año sin ir a trabajar, una cifra que en algún caso es superior a lo que perciben los consejeros del Govern y que se acerca al sueldo del presidente de la Generalitat. Para acogerse a este régimen especial, denominado “licencia por edad”, los funcionarios del Parlament debían tener más de 60 años y haber trabajado más de 15 en la cámara catalana, lo que les daba derecho a percibir la práctica totalidad del sueldo sin tener que trabajar hasta la edad de su jubilación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS