El precio del alquiler cae un 4,8% en Barcelona el primer año de regulación

El Sindicato de Inquilinos atribuye el descenso a la Ley, pero las rentas también cayeron en Madrid

Un joven mira anuncios de alquiler de una inmobiliaria en Barcelona, en verano.
Un joven mira anuncios de alquiler de una inmobiliaria en Barcelona, en verano.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

El precio del alquiler cayó un 4,8% en Barcelona durante el primer año de vigencia de la Ley de Contención de Rentas de la Generalitat, la primera que regula el mercado en España. La Ley prohíbe las subidas en los nuevos contratos y en algunos casos impone incluso bajadas de precio. En Barcelona, ha pasado de 979 euros de media a 932 euros, un ahorro anual de 564 euros. Son datos hechos públicos este miércoles por la Secretaría de Vivienda, de las fianzas depositadas que permiten comparar el precio anterior a la ley (el tercer trimestre de 2020), con el del tercer trimestre de este año.

El Sindicato de Inquilinos atribuye la caída a la regulación de rentas, y argumenta que las rentas cayeron un 2,2% de media en los 60 municipios regulados, más que en los no regulados, que no tienen el mercado tensionado. Pero los precios cayeron en otras ciudades grandes como Madrid. El sector inmobiliario apunta que la pandemia y la crisis económica también han contribuido a la bajada.

De las grandes ciudades catalanas, Barcelona es donde más han caído los precios, seguida de Girona (3,7%), Badalona (3,4%), Tarragona (2,7%), L’Hospitalet de Llobregat (1,5%) y Lleida (0,9%). El año anterior, el precio había caído un 2,5% en la capital catalana y en el resto de ciudades citadas subió.

La comparación con Madrid es delicada, porque en la capital española no hay estadística oficial de alquileres. En Idealista, aseguran que en el mismo periodo los precios cayeron un 7,7% en Madrid y un 7,3% en Barcelona. Son datos de oferta, lo que piden los anunciantes. Fotocasa apunta a una caída del 8,1% en Madrid y un 4,1% en Barcelona. Ningún responsable de la Secretaría de Vivienda respondió a la petición de comentar los dados del año de estreno de la Ley.

El Sindicato de Inquilinos celebró las caídas, aunque alertó de que los precios subieron en la mayoría de las ciudades el tercer trimestre respecto al segundo. Que los precios suban el tercer trimestre es habitual en el mercado del alquiler, por los contratos de inicio de curso, pero el sindicato denuncia que siga ocurriendo cuando, con la Ley en la mano, no deberían producirse subidas.

Carme Arcarazo, portavoz de la organización, hizo una “valoración positiva en general” con dos matices: “El incumplimiento de inmobiliarias y arrendadores que suben precios, a veces con la amenaza de no renovar el alquiler; y el hecho de que la Generalitat no haya puesto ni una sola multa por incumplimientos de la Ley, lo que sí ha hecho el Ayuntamiento de Barcelona”. “El mensaje del Govern al no multar, lo que podría hacer de oficio, es que puedes incumplir la ley”, lamentó. Y recordó que en Berlín cuando se regularon los alquileres se informó por carta a los inquilinos. En Nueva York, hay carteles en la calle informando de los derechos de los inquilinos, añadió.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En la Cámara de la Propiedad Urbana aseguraron que las caídas no pueden atribuirse solo a la Ley, sino también a la crisis económica y social derivada de la pandemia. Oscar Gorgues, su gerente, apuntó que “la gente no puede pagar y pide rebajas, se cierran contratos por debajo del precio del índice oficial”. “En este periodo se mezcla la regulación con la crisis”, argumentó sobre la caída de precios. Gorgues se mostró preocupado por “la caída de la oferta, que es de entre un 20% y un 30% en los portales Fotocasa, Habitaclia e Idealista” respecto a antes de la pandemia. Los pisos de alquiler se desvían al mercado de compraventa, aseguró.

La dificultad de medir el efecto de la pandemia

¿Cuánto de la caída de los alquileres se puede atribuir a la regulación y cuánto a la crisis postpandémica? Es la gran pregunta y no tiene respuesta, apuntan los expertos desde la entrada en vigor de la ley, durante la tercera ola. El coronavirus provocó distorsiones inéditas en el mercado: lo congeló unos meses, hubo prórrogas de los contratos... y en la desescalada la crisis económica golpeó en un mercado donde (a diferencia del hipotecario) la gente no puede pagar más de lo que ingresa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS