Badalona recupera un santo experto en epidemias desaparecido en la Guerra Civil

El museo de la ciudad adquiere un retablo gótico dedicado a San Sebastián perteneciente al monasterio de Sant Jeroni de la Murtra

Parte central del retablo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra que se ha presentado en el Museo de Badalona.
Parte central del retablo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra que se ha presentado en el Museo de Badalona.Museo de Badalona.

La mayoría de las imágenes de las obras medievales a las que se les ha perdido la pista son en blanco y negro y anteriores a la Guerra Civil; un momento en el que muchas de estas piezas fueron pasto de las llamas o desaparecieron de sus templos para no volver. Por eso, cuando se recupera una de ellas, una de las cosas que más sorprende a los historiadores del arte son sus vivos colores. Es lo que le pasó a Alberto Velasco, uno de los cazadores de retablos más avispados, cuando, paseando en marzo de 2019 por la Feria de Arte Moderno y Antiguo (FAMA), reconoció el compartimento central de un retablo que había visto antes por foto y que se daba por perdido desde la Guerra Civil. “Me llamó la atención los colores porque solo lo había visto en blanco y negro, pero no tuve duda de que ese San Sebastián pertenecía al monasterio de Sant Jeroni de la Murtra de Badalona”, explica.

Y acto seguido informó a la Generalitat y al Museo de Badalona por si podían adquirirlo. Hace unos días esta tabla de 225 centímetros de alto por 79 de ancho, en la que dominan el rojo, el verde y los dorados, se presentó en el museo con todos los honores. Y pronto se expondrá junto con la otra parte conocida de este retablo, la predela, tras permanecer durante décadas separadas. Serán las únicas piezas góticas en un museo dedicado, sobre todo, a Baetulo, la ciudad romana que dio origen a la actual Badalona.

El retablo completo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra adquirido por el museo de Badalona.
El retablo completo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra adquirido por el museo de Badalona.Museo de Badalona

“La primera vez que la vi en directo, me hizo flipar en colores”, comentó también durante su presentación la directora del museo, Margarida Abras, ante un público exultante por recuperar un elemento vinculado con el monasterio; una de las joyas de la ciudad en el que residieron los Reyes Católicos y donde, según la tradición, recibieron a Cristóbal Colón tras su primer viaje a América. En la presentación también estaba el anticuario Pedro Pasquín que ha hecho todo lo posible para que esta pieza regresara, tras reducir los 75.000 euros que pedía a 60.000 euros, a su lugar de origen.

La obra, pese a darse por perdida hasta 2019, estaba bien documentada por fotografías de comienzos de siglo que la situaban en la capilla de San Sebastián del monasterio que se construyó en 1455. Según explicó Abras, siguiendo el informe que Velasco hizo para adquirir la pieza, en 1490 la peste que acosaba Badalona se cebó con los monjes y acabó con la vida de siete de ellos. Sería por eso por lo que la comunidad decidió dedicar esta capilla y su retablo al santo protector de esta epidemia. Y San Sebastián hizo su función, porque un siglo después (alrededor de 1589), la peste volvió a la ciudad, pero nadie en el monasterio se vio afectado, por lo que los monjes pensarían que sus rezos habían servido de algo.

El San Sebastián de Badalona está representado de cuerpo entero vestido con lujo y elegancia. En sus manos sostiene sus atributos: el arco y la flecha; alejado de la típica imagen en que aparece casi desnudo y atravesado por las saetas. “Es la forma en la que se le representa en el gótico. Luego, en el Renacimiento y el Barroco, se impondrá la otra, que será la que se convertirá en icono homosexual”, explica Velasco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El retablo, con las dos tablas laterales creadas por Inglada, en su capilla de Sant Jeroni de la Murtra, en una imagen que se pudo ver durante la presentación de la pieza en el Museo de Badalona.
El retablo, con las dos tablas laterales creadas por Inglada, en su capilla de Sant Jeroni de la Murtra, en una imagen que se pudo ver durante la presentación de la pieza en el Museo de Badalona.

El santo se le representa en un interior acompañado de dos ángeles con “un paño de honor”, apunta Velasco, para remarcar su santidad. En la parte superior hay un Calvario, “gótico tradicional”, con una imagen de Jesús en la Cruz entre la Virgen y San Juan Evangelista. “Habrá que ver si la madera que rodea la pintura; los pináculos, las espigas y el arco conopial, es original. Aunque el florón que lo remata y la moldura inferior, seguro que no”, prosigue el experto.

En las fotografías antiguas en blanco y negro aparecen, junto a la tabla y la predela, -que tiene el número 1 del inventario del museo de Badalona-, dos pinturas más, a cada uno de los lados, cuyo paradero se desconoce. “Tras la desamortización de 1835 el monasterio sufrió un incendio que afectó al retablo. Pero 20 años después se restauró la capilla y el retablo se volvió a instalar. En este momento Narcís Inglada pintó esos dos santos laterales y, posiblemente, intervino sobre la pintura gótica. Habrá que saber hasta qué punto”, comenta Velasco.

La predela del retablo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra que poseía desde hacía décadas el Museo de Badalona.
La predela del retablo de San Sebastián de San Jeroni de la Murtra que poseía desde hacía décadas el Museo de Badalona.Museo de Badalona

¿Y quién pudo ser el autor de esta obra? Velasco, basándose en los trabajos de Carles Díaz de 2013 y 2107, asegura que no se trata de Miquel Nadal, como se había dicho hasta ahora, ya que este pintor falleció en 1457, antes de construir la capilla y el retablo. Díaz, en su momento y ahora Velasco, aseguran que podrían tratarse de Pere Alemany; “un pintor cercano al taller de los hermanos Vergós, un obrador que dominaba entonces el panorama pictórico barcelonés con el que Alemany colaboró. La presencia de Alemany en Sant Jeroni de la Murtra está documentada en 1494 por un litigio con un vidriero; por lo que es probable el autor sea él”, explica Velasco.

Cuando a comienzos de 2022 se exponga la obra, alrededor del 20 de enero, festividad de San Sebastián, está previsto celebrar unas jornadas para despejar las dudas sobre esta nueva pieza. Mosén Jaume Aymà, responsable del monasterio de San Jeroni de la Murtra, apuntó en la presentación de la obra, que desvelaría entonces a quién puede representar este San Sebastián gótico que se ha recuperado en medio de otra epidemia. Es de esperar que siga conservando sus poderes, pese a sus más de 500 años de vida.

Sobre la firma

José Ángel Montañés

Redactor de Cultura de EL PAÍS en Cataluña, donde hace el seguimiento de los temas de Arte y Patrimonio. Es licenciado en Prehistoria e Historia Antigua y diplomado en Restauración de Bienes Culturales y autor de libros como 'El niño secreto de los Dalí', publicado en 2020.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS