La oposición de Badalona enfila la moción de censura contra Albiol a la espera del PSC

Los socialistas están dispuestos a liderar el relevo en la alcaldía si alcanzan un acuerdo que garantice la estabilidad en la ciudad

Xavier García Albiol, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Badalona en octubre de 2020.
Xavier García Albiol, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Badalona en octubre de 2020.JUAN BARBOSA

La oposición municipal en Badalona, con la incógnita del PSC, es partidaria de impulsar una moción de censura contra el alcalde, Xavier García Albiol (PP), que ha aparecido en los Papeles de Pandora como titular de la sociedad Belice Luverne International Inc, en Belice, acompañado además de su número dos en el Consistorio, Ramon Riera.

Rubén Guijarro, líder del PSC y de la oposición en el Ayuntamiento, sostuvo el jueves que el popular debería dimitir “por dignidad”. Los socialistas no precisan si se conforman con un relevo dentro del actual equipo de gobierno o si se sumarían a una operación para desbancar a los populares. Albiol gobierna en minoría con 11 ediles y la oposición, muy atomizada, suma 16 (PSC, 6; Guanyem, 4; Esquerra, 3; comunes, 2 y Junts, 1). El PSC es ahora la segunda fuerza después de que Guanyem y Esquerra, que concurrieron juntos a las elecciones, tomaran caminos separados meses atrás.

Guijarro tildó, en declaraciones a TV3, “de risa” las justificaciones que en su defensa dio el popular al alegar que la empresa pantalla nunca se activó. “Es como robar en una joyería y decir luego que no te has puesto los abalorios. El foco hay que ponerlo en su dimisión”, dijo sin ir más allá. Tras conocerse la implicación de Riera, Guijarro acusó a Albiol de “mentir” al haber sostenido con antelación que no había nadie del PP involucrado y que la sociedad había estado inactiva cuando en realidad se utilizó para comprar acciones.

Con todo, el PSC ha optado por la prudencia. Fuentes de la dirección del partido admitieron el jueves que Albiol tendrá difícil continuar en el cargo, que en la ciudad hay ganas de cambio y que si se involucran en una operación no lo harán a cualquier precio. El temor de los socialistas reside en que los grupos independentistas necesarios para activar el plan pongan en la agenda de la ciudad cuestiones relacionadas con el procés, algo que quieren dejar al margen. “Necesitamos estabilidad”, apuntan fuentes del partido. Si el pacto se consuma, el relevo en la alcaldía podría ser rápido.

Guanyem, En Comú Podem y ERC clamaron por el relevo. Nora San Sebastián, de Guanyem, el partido de la exalcaldesa Dolors Sabater, auguró que Albiol solo dimitirá si el PP le fuerza e instó a la oposición a ser proactiva. La edil apuntó que no trazarán “líneas rojas” y que serán “generosos” para fraguar un Gobierno de concentración. Jéssica Albiach, de En Comú Podem, dijo que había llegado la hora de “limpiar” Badalona de “defraudadores” y “evasores fiscales”, jugando con el lema antiinmigración que usó Albiol en una campaña. Marta Vilalta, de ERC, abundó que esperan que el “escándalo” acelere la construcción de una “alternativa de progreso”.

Habituado desde hace años a mandatos convulsos, mociones de censura y pactos incumplidos, el Ayuntamiento de Badalona vive en una alocada montaña rusa desde hace una década. Albiol ha ganado tres elecciones municipales consecutivas (2011, 2015 y 2019), pero solo pudo ser investido alcalde en el primer mandato. En 2020, se hizo con la vara de mando después de que el alcalde socialista Àlex Pastor fuera detenido por conducir en estado ebrio en plena pandemia. El popular recuperó de hecho la vara por la incapacidad de la izquierda en sellar un acuerdo —cada partido votó a su propio candidato—.

La suerte final de la alcaldía está en manos del PSC. Las contradicciones de Albiol entre un día y otro —primero negó que hubiera nadie más del PP en la firma instrumental cuando aparece el nombre de Ramon Riera— han causado perplejidad en las filas populares. El PP catalán aún pedía el jueves por la mañana “prudencia y rigor” sobre el caso Albiol, pero, tras la aparición de Riera como socio y las actividades de la sociedad, tanto en Génova como en Barcelona se ha impuesto el silencio sepulcral.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS