_
_
_
_

Alerta en residencias y familias por los cuidadores que no se vacunan en Cataluña

Los directores de los centros reclaman garantías para aumentar la protección de los centros, en los que uno de cada cinco profesionales no están inmunizados

Bernat Coll
Jornada de vacunación en una residencia de Polinyà (Barcelona).
Jornada de vacunación en una residencia de Polinyà (Barcelona).EL PAÍS

Las familias y las patronales de las residencias reclaman aumentar con urgencia la vacunación de los trabajadores de las residencias. Actualmente uno de cada cinco profesionales no tienen ninguna protección y el ritmo de inmunización se ha interrumpido en los dos últimos meses. Los directores de los centros piden un marco jurídico que ampare la posibilidad de primar la contratación de nuevos empleados según su predisposición a vacunarse para proteger a este colectivo vulnerable. Las familias reclaman responsabilidad a los trabajadores y pide al Govern soluciones para garantizar la vacunación.

“No me esperaba este porcentaje”, admite Andrés Rueda, presidente de la Associació de Directors de Centres i Serveis d’Atenció a la Dependència (ASCAD), con 250 centros adscritos. Rueda se muestra “sorprendido” de que el 19% de profesionales de las residencias no tengan ninguna protección contra el coronavirus en un entorno vulnerable y pide medidas y “pedagogía” para fomentar la inmunidad de los empleados. “Tenemos que tomar consciencia de la importancia de la vacuna hasta el punto de plantear que cuente para optar a un lugar de trabajo en centros de atención a la dependencia”, reclama. “Es una llamada a la responsabilidad, y deberíamos ir normalizando que prime a la hora de elegir entre dos candidatos. No hacerlo es una posible imprudencia temeraria en la contratación”, plantea. El Govern ha administrado la primera dosis a unos 3.000 cuidadores en los dos últimos meses, por los 31.000 de los primeros dos meses. Quedan unos 8.000 sin proteger, aproximadamente

Más información
Uno de cada cinco trabajadores de las residencias catalanas no está vacunado
Las vacunas salvan las residencias: de 771 a dos muertes semanales en dos meses
Los contagios en las residencias de mayores caen un 95% en un mes tras la vacunación

La vacunación de la covid es actualmente voluntaria y las empresas no pueden obligar a sus trabajadores a inmunizarse, pero Rueda plantea la necesidad de garantizar la protección de los espacios de alta vulnerabilidad. “Las familias dan por descontado que mayormente los trabajadores están vacunados. Para ellas, lo anormal es que haya gente que no lo esté porque venimos de donde venimos”. Las residencias catalanas han sufrido más de 4.500 fallecidos por covid, un 21% del total de víctimas por la pandemia, según datos de la Generalitat.

La Coordinadora de Residencia 5 + 1, entidad de familiares de usuarios, reclama transparencia a las residencias. “Tenemos derecho a saber qué porcentaje de trabajadores están vacunados”, demanda su portavoz, María José Carcelén. “Nadie pide nombres y apellidos, sino una cifra. Esto afecta a la vida de nuestros familiares. Cada persona sin vacunar es un riesgo de contagio para los compañeros y los residentes”, añade. Calderón asegura que planteará a la Generalitat cómo garantizar que todos los trabajadores se vacunen. “Tenemos que explorar Ley de Prevención de Riesgos Laborales por si ahí hay alguna salida”, anuncia.

Libertad individual

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las residencias consultadas y ASCAD admiten que la ley ampara la libertad individual de cada trabajador y que estos no pueden ser despedidos por rechazar la vacuna. Las entidades, sin embargo, reclaman “responsabilidad colectiva”. “Hay que hacer una tarea de concienciación para que todo el mundo se la ponga, pero toda la información que aparece genera confusión y recelo”, analiza Vicente Botella, director de la Unió de Petites i Mitjanes Residències (UPIMIR). La movilidad laboral, la desconfianza a los efectos secundarios y las dudas de las mujeres que quieren ser madres se anuncian como los principales motivos para evitar la vacuna, a pesar de que el Govern cuantifica únicamente en un 4% el rechazo de los sanitarios a la vacuna.

“¿De qué libertad hablamos?”, se pregunta una directora; “¿de la del trabajador o de los atendidos a quien puede contagiar?”

La Generalitat pondrá el lunes en marcha una campaña para fomentar la vacunación. Preguntado sobre esta cuestión, el secretario general de Salud, Marc Ramentol, admitió este jueves que el Govern “es consciente de la situación”. “Existe un debate bioético, pero hay que ser muy respetuosos con la decisión de cada trabajador. Eso no excluye que nos debamos esforzar para promover la vacunación”.

La presidenta de la Associació Catalana de Recursos Assistencials (ACRA), Cinta Pascual, reivindica la ética individual “La ley impide obligar a vacunarse, pero cuando hablamos de libertad de elección, ¿de qué libertad hablamos?”, se pregunta; “de la del trabajador o de los atendidos a quien puede contagiar y consecuentemente morir?”.

La vacunación de los usuarios ha hecho caer la mortalidad en los centros. La positividad en las residencias es del 0,82%, por un 6,24% en el resto de Cataluña.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Bernat Coll
Periodista centrado actualmente en la información sanitaria. Trabaja en la delegación de Catalunya, donde inició su carrera en la sección de Deportes. Colabora en las transmisiones deportivas de Catalunya Ràdio y es profesor del Máster de Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_