Disturbios en Barcelona

Los empresarios catalanes piden al Govern que actúe contra las protestas “sin complejos”

Un manifiesto unitario avisa de que la imagen de Barcelona cae “a niveles nunca vistos”

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, el pasado jueves en Barcelona.
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, el pasado jueves en Barcelona.David Zorrakino / Europa Press

Hartazgo. Es la palabra que describe la sensación con la que vive el mundo empresarial catalán los nuevos incidentes violentos que tienen a las calles de los municipios catalanes y, en especial, de Barcelona como escenario. Quejosos desde hace meses por la inacción que afecta a la Generalitat en su conjunto, las protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél han colmado su paciencia y un centenar de organizaciones encabezadas por Foment del Treball preparan un acto unitario para el próximo jueves en el que pretenden reclamar una respuesta contundente de la Administración a las protestas violentas.

En el borrador del manifiesto en el que se articulará su mensaje, el empresariado reclama al Govern y al conjunto de los ayuntamientos que “ejerzan su autoridad democrática y su responsabilidad sin complejos” con el argumento de que las protestas están produciendo sobre la imagen de Cataluña y Barcelona su hundimiento “hasta niveles nunca vistos”.

“La aparente parálisis gubernamental se ha visto agravada por los comportamientos violentos e incívicos de las últimas semanas”, señala el documento al que ha tenido acceso EL PAÍS. Las organizaciones firmantes defienden el respeto de los derechos de reunión y manifestación, pero llaman a practicarlos de forma “cívica y pacífica”. “Ninguna causa justifica actitudes violentas”, reza un texto que considera a estas las mejores aliadas para la destrucción de empleo.

Representantes de Foment del Treball mantuvieron la pasada semana una reunión con el consejero de Interior, Miquel Sàmper, y el de Empresa, Ramon Tremosa, en el que se deslizaron insinuaciones de que las protestas podrían mantenerse en el tiempo y cuyo origen eran pequeños grupos de jóvenes muy radicalizados. En el documento redactado para el acto del jueves se desliza que los altercados “tienen precedentes y tememos que puedan repetirse”. En uno de sus puntos de reivindicación, los empresarios dejan clara la necesidad de que las formaciones políticas condenen los actos de protesta sin ambages: “que estos actos sean objeto de la más absoluta condena, sin ningún atenuante”. Y muestran su apoyo a los cuerpos de seguridad.

Más allá de las quejas ante los últimos altercados, el mundo empresarial también urge a las formaciones políticas a formar un nuevo Gobierno de la Generalitat “sin dilaciones”. Lo piden estable, cohesionado y activo que marque como principal prioridad la reactivación económica. “No es el momento de disputas políticas”, clama el texto, que también reclama un plan de 50.000 millones de ayudas directas para empresas y autónomos de toda España afectados por la crisis coronavírica.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50