La directora del Institut del Teatre de Barcelona dimite tras las denuncias de acoso

Magda Puyo asume su “responsabilidad al no haber sabido encontrar, pese a haberlo intentado, las herramientas eficaces para desligar el Institut de comportamientos abusivos y autoritarios”

MAGDA PUYO
MAGDA PUYO EL PAÍS

La directora general del Institut del Teatre de Barcelona, Magda Puyo, ha presentado su dimisión este viernes “por responsabilidad y dignidad” tras los casos de presunto acoso y abuso de poder, que ha condenado. En un comunicado, Puyo ha asegurado que ha dedicado los cinco años en el cargo toda su “vida y energía” al Institut del Teatre, y que ha iniciado numerosos proyectos con la intención de construir un futuro esperanzador para la comunidad del instituto barcelonés.

Más información
Los alumnos del Institut del Teatre exigen el despido de Joan Ollé

“Pero todo no lo hemos sabido hacer bien. Asumo plenamente mi responsabilidad al no haber sabido encontrar, pese a haberlo intentado, las herramientas eficaces para desligar el Institut de comportamientos abusivos y autoritarios”, ha dicho.

Durante toda la semana, los alumnos del Institut han llevado a cabo concentraciones, manifestaciones y actos de protesta, en los que han pedido repetidamente la dimisión de Puyo y de todo su equipo. Hace dos días, la responsable del Institut del Teatre aseguró que no dimitiría y que el protocolo contra agresiones, vigente desde 2018, era “magnífico”. Este jueves, los estudiantes volvieron a manifestarse, por el centro de la capital catalana y llegaron hasta la sede de la Diputación de Barcelona, de la que depende el Institut, donde volvieron a reclamar que el equipo directivo asumiera responsabilidades por lo sucedido.

La Junta de Gobierno del Institut del Teatre decidió esta semana que el director teatral y profesor del centro Joan Ollé deje de dar clases y abrió una investigación sobre los presuntos casos de abusos denunciados al diario Ara por alumnas y ex alumnas que implican a Ollé y otros docentes. La Asociación de Actores y Directores Profesionales de Catalunya (AADPC), por su parte, abogó por “depurar responsabilidades” y ha subrayado que “no es admisible, en ningún caso y bajo ningún concepto, aprovecharse de una posición de poder ante alumnos o futuros profesionales que, en muchos casos, sentirán admiración por sus profesores”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS