El arzobispo de Tarragona lleva a la Fiscalía un presunto caso de abusos

El agresor es, presuntamente, un cura de 60 años que se desempeñaba como archivero en la catedral de la ciudad

Joan Planellas, nuevo arzobispo de Tarragona.
Joan Planellas, nuevo arzobispo de Tarragona.Arzobispado de Tarragona

El Arzobispado de Tarragona se ha visto salpicado por un nuevo caso de abusos sexuales a menores. El agresor es, presuntamente, un cura de 60 años que se desempeñaba como archivero en la Catedral de Tarragona y que además ejercía de rector de las parroquias de la Selva del Camp, de Almoster y de L’Albiol. El arzobispo Joan Planellas emitió ayer un comunicado por el que condenaba cualquier episodio de abusos, “especialmente cuando haya sido cometido por un clérigo”. Y aseguró que ayer se puso en contacto con la Fiscalía para aportar toda la información sobre el caso.

Joan Planellas, sin embargo, admite que es conocedor de los presuntos abusos que cometió el clérigo desde el pasado diciembre. La tramitación de la información a la Fiscalía coincide en el tiempo con la revelación del caso por parte del diario Ara.

Según la información desvelada por el rotativo, el denunciado es el sacerdote Manuel Fuentes, canónigo archivero de la catedral de Tarragona y director del archivo histórico diocesano. El arzobispado le ha apartado cautelarmente de sus funciones.

El arzobispo detalla que los abusos habrían tenido lugar “hace unas décadas”. No especifica cuántos casos de abusos se atribuyen al cura pero sí revela haberse puesto en contacto personalmente con las posibles víctimas. “Nos han pedido que velemos para que se respete su privacidad”, indica el arzobispo. “Tengo la sincera voluntad de máxima pulcritud en cuestiones de gravedad. Por eso estamos actuando, como primeros interesados, para que se imponga la verdad y la justicia”, añade Planellas.

Además de poner finalmente a la Fiscalía sobre la pista del clérigo, el arzobispado también ha reportado sobre el caso al Vaticano. Planellas cerró hace meses los expedientes a los curas de Constantí y Arbeca, también por supuestos abusos. El anterior arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, los había apartado del oficio sacerdotal al conocer que habían llevado a cabo conductas “poco apropiadas” para sus responsabilidades religiosas. A uno de los clérigos se le llegó a investigar por posesión de material pornográfico y alegó que lo tenía para formarse sobre el tema.

Planellas, que está a punto de cumplir dos años al frente del arzobispado, sentenció ambos casos resolviendo que no había ninguna “prueba delictiva” contra los dos párrocos por presuntos abusos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50