la crisis del coronavirus

El Tribunal Superior de Justicia avala las nuevas restricciones del Govern contra el coronavirus

Restauradores y comerciantes llenan la plaza de Sant Jaume de Barcelona en protesta por el cierre

Protesta de restauradores ante el Palau de la Generalitat, custodiado por los Mossos.
Protesta de restauradores ante el Palau de la Generalitat, custodiado por los Mossos.Juan Barbosa

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha avalado las nuevas medidas restrictivas acordadas por la Generalitat para atajar el repunte del coronavirus, entre ellas la limitación de reuniones a un máximo de seis personas. Según ha informado el alto tribunal catalán, la sala contencioso del TSJC ha autorizado, con un voto particular en contra, las medidas planteadas por el Govern que necesitaban el aval judicial ya que afectaban a derechos fundamentales, como limitar las reuniones a un máximo de seis personas, suspender la actividad presencial en universidades y la reducción de aforo en espacios de culto.

Las nuevas restricciones decretadas por el Govern para la contención de la covid, entre las que también se incluyen el cierre de bares y restaurantes, han entrado en vigor después de publicarse esta madrugada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC), a excepción de tres apartados que estaban condicionados a la autorización previa por parte del TSJC.

El cierre impuesto ha provocado una sonora protesta de restauradores y comerciantes este mediodía en la plaza de Sant Jaume. Cientos de trabajadores, propietarios de restaurantes, y distribuidores han llenado la plaza con perolas, cubiteras, cocteleras y todo tipo de útiles de cocina para manifestar su “indignación y rechazo frontal” a un cierre que, entienden, les señala como “culpables” del incremento de casos en Cataluña. La protesta ha ido elevando el tono y se han lanzado huevos, tomates y platos, además de alguna cacerola, contra la fachada del Ayuntamiento de Barcelona-que estaba cerrada- y contra la de la Generalitat- al otro lado de la plaza- que estaba custodiada por mossos d’esquadra contra los que han impactado algunos de los objetos y alimentos que se arrojaban.

“Que no nos cierren”, “Govern dimisión”, “nosotros no somos los culpables” han sido consignas que se han coreado en un ambiente de enfado manifiesto contra las administraciones. “El metro va lleno, los trenes también ... ¿y tenemos que cerrar nosotros?”, se preguntaba Eduardo de Vila Viniteca, una empresa de distribución de restauración que participaba en la protesta. “Los restaurantes vamos a cerrar por la ruina económica, no por el Covid”, añadía Javier Sánchez, de la Fonda del Port Olímpic. Se trata de un grupo que regenta ocho restaurantes de Barcelona: “A dos ya hay que tacharlos porque hemos tenido que cerrar”. La comparativa de la situación sanitaria y epidemiológica entre Madrid y Barcelona también se ha criticado: “En Madrid el índice es más alto y todo está abierto y aquí... nos cierran”, se exclamaba Rosa, una camarera de sala de una pizzería.

La concentración era un reflejo del efecto en cascada del cierre de bares y restaurantes. “El comercio también está afectado, además de la reducción del aforo del 30%, es evidente que una calle con bares cerrados y sin terrazas invita mucho menos a pasear y a comprar. Los bares y restaurantes son tejido vecinal y social”, ha apuntado Salva Vendrell, de la Fundació Barcelona Comerç. También han acudido asociados de Barcelona Oberta y de Pimec. Y gente que se ha solidarizado con todos, como clientes de restaurantes y bares. “Lo que hay es una indignación colectiva porque con este cierre quieren acabar de hundir el sector y llevan a 80.000 trabajadores, de momento, de cabeza a un ERTE”, ha denunciado el director del gremio de restauración, Roger Pallarols.

Cáterings para hoteles

Con el decreto en la mano, los restaurantes de los hoteles solo pueden hacer servicio a los hospedados: “Pero es que no se ha pensado en que hay hoteles que no tienen restaurantes y se ha dejado a los huéspedes sin posibilidad de comer y cenar porque está todo cerrado. Se están organizando cáterings para solucionar el problema. Este cierre solo viene a empeorar todo. Otra vez se han producido cancelaciones de reservas. Y de los 135 hoteles abiertos ahora en Barcelona es posible que un 15% cierre de forma inmediata”, ha explicado Manel Casals, director del gremio de Hoteles en la plaza de Sant Jaume.

Lo más visto en...

Top 50