Rosa Peral denuncia que ha sufrido un “linchamiento mediático” por su vida sexual

La agente de la Guardia Urbana de Barcelona condenada por asesinar a su novio junto con su compañero Albert López ha hablado en la vista del recurso contra la sentencia

Rosa Peral, durante el juicio en el que fue condenada.
Rosa Peral, durante el juicio en el que fue condenada.Massimiliano Minocri

La guardia urbana de Barcelona Rosa Peral, condenada por asesinar a su novio en mayo de 2017 junto a su examante Albert López en el marco de un triángulo amoroso, ha denunciado que la declararon culpable por su vida sexual a raíz de un “linchamiento mediático” que, ha dicho, condicionó el veredicto. Así lo ha sostenido este martes su abogada, Olga Arderiu, ante la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) durante la vista del recurso contra la sentencia que condenó a Peral y a López a 25 y 20 años de cárcel, respectivamente, por matar a Pedro Rodríguez y que ambos han seguido de forma telemática desde prisión.

Más información
Mentiras, manipulaciones y toxicidad: las pasiones del crimen de la Guardia Urbana de Barcelona
La guardia urbana acusada de matar a su novio lo envenenó, según una compañera de celda
Penas de 25 y 20 años de prisión por el crimen de la Guardia Urbana


Arderiu, así como el letrado José Luis Bravo, que defiende a López, han solicitado al alto tribunal catalán que anule la sentencia, dictada tras el veredicto del jurado popular que los consideró culpables de asesinar con alevosía a Rodríguez, cuyos restos fueron hallados en el maletero de su coche, calcinado y abandonado en una pista forestal del pantano de Foix.

La defensa de Peral ha aseverado que su condena se basa en “sospechas y conjeturas” y ha reprobado que se haya puesto en el punto de mira su vida íntima: “A la señora Peral se la ha juzgado en muchísimas ocasiones por con quién se ha metido en la cama o con quién ha mantenido relaciones sexuales más que por si ha matado o no a Pedro Rodríguez”. De hecho, la propia Peral lo ha recriminado durante su último turno de palabra, poco habitual en las vistas de apelación, que ha empleado para rebatir todas las acusaciones, negar que formara parte de un “plan” para matar a Rodríguez, culpar a Albert y reclamar sobre la exposición de su vida privada. “Entré en mayo de 2017 en prisión y hasta pasado 2018 me callé la boca y estuve aguantando carros y carretas de la televisión de un programa y otro, cómo hablaban de Rosa Peral y a Albert López ni se lo mencionaba”, ha afirmado antes de agregar: “Yo no soy una persona manipuladora, ni fría ni calculadora”.

Según su defensa, se ha “linchado” a Peral en infinidad de “programas sensacionalistas” que “han influenciado claramente el resultado del veredicto”, que ha tachado de “ilógico, irracional y arbitrario”, al tiempo que ha alegado vulneración de derechos fundamentales a lo largo del juicio, así como el derecho de defensa y presunción de inocencia. Y es que, de acuerdo con la letrada, no fue un asesinato, sino un homicidio: “Albert mató a Pedro, pero no lo planificó, no estuvo premeditado con Rosa. Hubo una pelea y lo mató”, ha subrayado. Por su parte, Bravo ha solicitado al tribunal que se absuelva a su cliente por el delito de asesinato y lo condenen por encubrimiento por ser culpable únicamente de “seguir las órdenes y premisas de Rosa Peral”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El abogado ha recordado además que los investigadores admitieron que cabía la posibilidad de que la víctima, de la que se desconoce cómo murió, ya estuviera muerta cuando López llegó al domicilio de Peral la noche del crimen lo que, a su juicio, “ya debería haber producido una sentencia absolutoria”. Del mismo modo lo ha ratificado el propio López al final de la vista cuando ha suplicado al alto tribunal catalán que lo absuelva de asesinato “en aras de la verdad”: “Me equivoqué totalmente y eso lo admitiré, por eso llevo tres años en prisión (...) pero lo único que hice fue callar, señoría, y ya he pagado”, ha planteado.

Por la tarde ha sido el turno del fiscal Félix Martín, quien ha resaltado la “rotunda inverosimilitud de las versiones exculpatorias” de los condenados por su “falta de coherencia absoluta”. “Querían conseguir estar juntos y cargar el muerto a una persona inocente”, ha apuntado tras ver “confabulación y planificación” en el crimen, en cuya planificación y ejecución tuvieron ambos, ha aseverado, “una participación activa, voluntaria y libérrima”. Asimismo, el fiscal ha acusado a las defensas de pretender “revisar vía apelación lo que el jurado declaró probado” al “cuestionar la credibilidad” de algunos testigos y ha remarcado que el comportamiento de los condenados tras el asesinato “es compatible con una reanudación de su relación sentimental”. La acusación particular, que ejerce el letrado Juan Carlos Zayas, se ha expresado en la misma línea al sostener que el plan para matar a Rodríguez fue “perfectamente calibrado y pensado”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS