El nuevo CAP Gòtic peligra por la posible cesión del local “idóneo” a un ente empresarial

El Consistorio admite que el barrio necesita un ambulatorio pero también atraer a empresas tecnológicas

Protesta de los vecinos reclamando el nuevo CAP en verano.
Protesta de los vecinos reclamando el nuevo CAP en verano.

Los vecinos del barrio Gòtic de Barcelona ya han encontrado un lugar para la demandada ampliación de su centro de atención primaria (CAP): el edificio anexo a Correos de Via Laietana. Incluso un informe encargado por al Ayuntamiento de Barcelona asegura que sería el emplazamiento ideal para el CAP. El problema es que el inmueble es de Correos y, por tanto, propiedad del Estado. Además, fuentes cercanas a la negociación aseguran que existe un principio de acuerdo para que la asociación privada Tech City —un ecosistema tecnológico de emprendedores y start-ups— pueda ampliarse en ese edificio.

El CAP Gòtic se inauguró en el 2000 en el pasaje de la Pau. Ocho años más tarde ya se había quedado pequeño y Ayuntamiento y Generalitat se comprometieron a ampliarlo. No se hizo y la pandemia ha agravado la situación. El CAP atiende a 15.000 vecinos y a 2.000 personas más cada año entre turistas y población flotante. Al igual que pasó con el CAP Raval Nord, tras años de espera, la precariedad de la infraestructura ha unido a sanitarios y vecinos para presionar a las administraciones por un nuevo emplazamiento.

A principios de marzo, el president Quim Torra anunció que el edificio de la Foneria de Canons en la Rambla, que llevaba 17 años cerrado, se convertiría en un equipamiento cultural. El anuncio provocó el enfado del Consistorio y de las entidades vecinales, que veían el lugar idóneo para el CAP.

Al final, Ayuntamiento y Departamento de Salud encargaron un análisis para determinar qué edificios del Gòtic serían propicios. El documento descartó la Foneria y apuntó a dos edificios propiedad del Estado: el anexo a Correos y la sede del Instituto Nacional de Estadística, en Via Laietana, 8. “Nuestra opción preferida es la de Correos porque Via Laietana, 8 no está dentro del barrio y no tendría los accesos adecuados para un centro sanitario”, aseguran desde la Plataforma Cap Gòtic Nou Ja.

Sin embargo, según ha sabido EL PAÍS, el anexo a Correos tiene varios pretendientes y estaría muy avanzado el acuerdo —previsiblemente, se haría público esta semana— entre el Estado y la asociación privada Tech City. La entidad tiene la sede social junto al Museo de Historia de Cataluña, a pocos metros de la sede de Correos. Los vecinos han anunciado protestas si no se busca un emplazamiento adecuado para el CAP.

Una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona admitía ayer que se están buscando alternativas al ambulatorio actual y puntualizaba: “El barrio Gòtic necesita diversificar su economía para no depender solo de un sector económico y, desde la Tenencia de Economía se buscan desde hace meses iniciativas que vayan en la línea de esta diversificación. El Gòtic necesita el CAP y las iniciativas económicas. Son dos necesidades compatibles y hay varios espacios en el barrio aptos para poder conseguir ambos objetivos”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50