La crisis del coronavirus

Barcelona analiza las aguas para detectar los brotes de la covid

Se han instalado dos puntos de medición en las playas de Somorrostro y Bogatell

Estación de medición de las aguas, situada en la playa del Somorrostro de Barcelona.
Estación de medición de las aguas, situada en la playa del Somorrostro de Barcelona.JUAN BARBOSA

El Ayuntamiento de Barcelona lleva unas semanas analizando la presencia del virus Sars-CoV-2, causante de la covid-19, en las aguas residuales y de baño de la ciudad. Los análisis se realizan en dos estaciones que están instaladas en las playas del Somorrostro y el Bogatell.

Estos análisis forman parte de varios proyectos europeos que pretenden analizar el impacto del virus en el agua y establecer sistemas de alerta y detección que permitan —de alguna manera— adelantarse a los rebrotes. Rosina Gironés, catedrática de Microbiología de la Universidad de Barcelona, advertía que el Sars-CoV-2 no se transmite por “vía hídrica” y que no se ha detectado su presencia en las aguas marinas del litoral barcelonés. Donde sí se ha hallado es en las depuradoras donde llegan las aguas residuales de las viviendas. Según la catedrática, este virus se puede detectar en estas aguas fecales de las viviendas de los infectados, a pesar de que “este virus es muy débil en el agua”, apuntó. “Es muy pronto para sacar conclusiones, pero sí que hemos visto pequeños incrementos del virus en zonas donde posteriormente ha habido rebrotes”, destacaba la catedrática.

Girones destacó que la cantidad de virus detectado en aguas residuales disminuyó tras el confinamiento domiciliario pero que en las últimas semanas ha aumentado coincidiendo con la proliferación de la enfermedad. La catedrática considera que este sistema de medición puede ser un método para y realizar un seguimiento de las zonas y avanzarse ante un posible rebrote.

Uno de los proyectos presentados ayer por la concejal de Salud, Gemma Tarafa y el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia, fue el bautizado como Life Ibathwater. Este proyecto comenzó en septiembre de 2018 y analizaba las aguas de las playas tras los episodios de contaminación producidos por la lluvia. A raíz de la pandemia ha pasado a analizar la presencia del virus en el agua de baño de las costas.

El otro proyecto es H2020 Scorewater, que se está llevando a cabo en Barcelona, Göteborg (Suecia) y Amserfoort (Países Bajos) y se centra en analizar la correlación entre la calidad de las aguas residuales, la calidad de vida y los hábitos ambientales para dirigir campañas de sensibilización. Además, ahora estudia el impacto del coronavirus en los barrios y, para hacerlo, en septiembre se instalará una primera estación de calidad de aguas residuales en el barrio del Poblenou y, posteriormente, dos más en los barrios de Sarrià y el Carmel.

Lo más visto en...

Top 50