Artur Mas defiende que ya asumió toda la responsabilidad política del ‘caso Palau’

El ‘expresident’ dice estar a la espera de si el Constitucional acepta el recurso de CDC y del extesorero de su partido

El expresidente catalan, Artur Mas, comparece en el Parlament por el 'caso Palau'.
El expresidente catalan, Artur Mas, comparece en el Parlament por el 'caso Palau'.Albert Garcia / EL PAÍS

La confirmación de la sentencia del el caso Palau, de pago de comisiones a Convergència (CDC) a través del Palau de la Música por adjudicar obra pública, no ha hecho que el expresidente de la Generalitat Artur Mas cambie un ápice de su posición sobre el escándalo de corrupción. En una comparecencia en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, Mas ha insistido en que su nombre no figura ni en la sentencia y que nunca fue llamado a juicio ni como testigo. Además ha asegurado que ya ha asumido “toda la responsabilidad política” que correspondía. También ha recordado que está a la espera de que el Tribunal Constitucional acepte el recurso presentado por el extesorero Daniel Osàcar y CDC.

Los socialistas, que habían pedido la comparecencia, han solicitado a Mas que pidiera disculpas por lo que ha pasado. “Es lo mínimo que los catalanes se merecen”, aseguró el diputado Jordi Terrades. Desde la bancada de Ciudadanos, el presidente Carlos Carrizosa criticó que el expresident “se quite las responsabilidades de encima”. Mas insistió en que su nombre no aparece en la sentencia ratificada hace casi tres meses por el Tribunal Supremo ni se le llamó como investigado, testigo o acusado. “Entramos en el campo de la responsabilidad política, no penal. Y responsabilidad política, creo yo, las he asumido todas”, ha dicho el expresident.

Mas ha asegurado que, en parte, decidió en su día dejar la presidencia de la Generalitat (cuando se acordó con la CUP la investidura de Carles Puigdemont), el acta de diputado y la presidencia del PDeCAT en 2018 como parte de esa “responsabilidad política”. “Cuando uno se ha ido de todas partes no se puede ir a otra parte”, ha apostillado.

La sentencia confirmó que CDC cobró 6,6 millones de euros en comisiones ilegales de la constructora Ferrovial a cambio de adjudicarle obras públicas.El expresident ha defendido su partido y ha recordado que “solo” se la ha condenado como partícipe lucrativo y que no hubo ningún delito contra la hacienda. “No hubo sobrecostes en la obra pública”, ha subrayado.

La justicia, ha explicado Mas, ya había pedido una fianza para pagar el dinero recibido por la entrega de obra pública. Con todo, insistió en uno de los argumentos que ya ha utilizado en otras comparecencias en el Parlament. “No se ha analizado en el juicio cómo se adjudicaron esos contratos. Se entiende que se avala que se han hecho de manera correcta. Se podría haber llamado a una serie de funcionarios para que explicaran si había presiones y eso no ocurrió”, ha defendido.

Lo más visto en...

Top 50