educación

El Síndic de Greuges pide 1.164 millones para acabar con la segregación escolar

Un informe indica que el coste de alumno en primaria en la pública es de 5.250 euros, mientras que en concertada sube a 6.710

Alumnos en el patio de un instituto de Barcelona.
Alumnos en el patio de un instituto de Barcelona.M. Minocri

Acabar con la segregación escolar es posible con una inversión de 1.164 millones de euros. Es una de las conclusiones del informe Estimación del coste de la plaza escolar en Cataluña, elaborado por el Síndic de Greuges en el marco de los trabajos entorno al Pacto contra la segregación escolar. P

ero el estudio alerta que no se trata solo de inyectar recursos económicos a los centros, tanto públicos como concertados, sino también de acompañar los recursos de medidas legislativas y mecanismos de control que aseguren que se lleva a cabo una distribución equitativa de los alumnos.

El informe calcula el coste teórico de la plaza escolar en un escenario hipotético en que los alumnos vulnerables estarían repartidos de tal manera que no existirían colegios gueto, como sucede actualmente. El importe se fija de media en 4.974 euros en el caso de infantil y primaria (5.117 en la pública 4.660 euros en la concertada) y 6.100 en secundaria (6.580 en la pública y 5.211 en la concertada).

Pero actualmente la inversión pública dista mucho de estas cifras. Otro de los elementos que pone en evidencia el estudio del Síndic es, precisamente, la infrafinanciación del sistema educativo. La administración, autonómica y local, aporta 4.248 euros por alumno en primaria y 5.644 en secundaria, en el caso de las escuelas públicas, y 2.860 euros y 3.470, respectivamente, en las concertadas. Así, el informe estima que sería necesaria una inyección de 1.164 millones anuales para alcanzar los importes de ese escenario hipotético, que se han calculado siguiendo ciertos principios: una escolarización equilibrada, la misma dotación básica de profesores para pública y concertada, la gratuidad de la sexta hora y de actividades complementarias como las excursiones, así como un incremento del personal dedicado a la atención a la diversidad.

El Síndic, Rafael Ribó, aseguró este lunes durante la entrega del informe al Parlament que se trata de una inversión “ambiciosa pero realizable”. “Es necesario aumentar progresivamente la inversión en educación para ir reduciendo la desigualdad”, aseveró Ribó, quien matizó que no se trata solo de mejorar la financiación de las escuelas, “sino de promover medidas que ayuden a reducir la segregación”, como aprobar el decreto de admisiones o poner mecanismos de control que supervisen que los colegios aplican las medidas adecuadamente.. En este sentido, el Síndic propone que esta financiación no sea lineal, sino que se realice con contratos programas, de manera que las escuelas, tanto públicas como concertadas, recibirían la financiación según las medidas que apliquen contra la segregación escolar. Ribó propuso aplicar este modelo de forma gradual, “empezando por asegurar la gratuidad en aquellos centros con mayor número de alumnos vulnerables”.

El consejero de Educación, Josep Bargalló, cogió el guante de la propuesta. “Hay que mejorar la financiación de las escuelas, pero no hay que hacerlo de forma simétrica porque no todas tienen las mismas necesidades ni deben ofrecer los mismos servicios”, aseguró. Bargalló apostó por aumentar el presupuesto de Educación “de forma constante, progresiva y consolidada”, pero no entró a valorar cómo el Departamento puede asumir esos 1.164 millones. Pero sí aprovechó para anunciar para el próximo curso un plan de choque contra la segregación dotado con 33 millones.

Bargalló también destacó que se trata de un informe “inédito” en cuanto a este cálculo de costes y aseguró también que “rompe tópicos”, ya que muestra que “la falta de financiación afecta a la pública y la concertada”, admitió.

Para calcular el importe de la plaza escolar se han tenido en cuenta cuatro aspectos: el coste del personal (profesores y educadores de apoyo); de los materiales y funcionamiento del centro; de los libros de texto y de las actividades complementarias (comedor y excursiones); y del personal para atender los alumnos de origen inmigrantes y los que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Además de la administración, se han incluido las cuentas de 100 escuelas concertadas, y una encuesta a 2.332 centros públicos y concertados sobre las aportaciones y cuotas que pagan las familias.

Diferencias de coste de pública y concertada

Otro de los aspectos a los que pone cifra el informe es el coste por alumno anual actual y las diferencias entre titularidades. Así, el gasto en infantil y primaria es de 5.250 euros en la pública y 6.710 en la concertada, mientras que en secundaria los importes se fijan en 6.580 y 7.555, respectivamente. Restando de aquí la aportación de la administración, se ve el peso que tienen las cuotas de las familias. “La pública recibe más financiación porque acoge más diversidad. La concertada es más cara por el tipo de servicios y actividades que ofrece”, apunta Bernat Albaigés, coordinador del informe. Bargalló aseguró que la administración debe cubrir “lo esencial”, pero también permitir a las familias pagar las actividades que deseen.

Lo más visto en...

Top 50