CRISIS DEL CORONAVIRUS

Alcaldes socialistas del entorno de Barcelona piden más movilidad en la fase uno

Colau y el Govern estudian unificar Barcelona con las regiones sanitarias metropolitanas

La alcaldesa Ada Colau y la consellera de Salut Alba Vergés, durante una comparecencia telemática.
La alcaldesa Ada Colau y la consellera de Salut Alba Vergés, durante una comparecencia telemática.

Treinta alcaldes socialistas de la provincia de Barcelona enviaron ayer una carta al president Quim Torra pidiéndole que negocie con el Gobierno la flexibilización en la movilidad entre municipios de diferentes regiones sanitarias durante la fase 1 de desescalada. En el Área Metropolitana hay tres distintas. La alcaldesa de Barcelona Ada Colau y el departamento de Salud plantean la posibilidad de unificar las regiones para acabar con la restricción.

La misiva de los alcaldes socialistas llegó justo el día después de que trascendiera que el Ayuntamiento de Barcelona y Salud estudian alguna fórmula para que se pueda mejorar la conexión de la capital catalana y sus alrededores. “Le pedimos que podamos configurar un mismo ámbito común de movilidad de cara ya a la próxima semana”, dice la carta.

Cuando el Gobierno central comenzó a planificar el fin del confinamiento presentó un plan de desescalada, por fases, que tenía como unidad de acción la provincia. La Generalitat y otras Administraciones autonómicas rechazaron esa división y pactaron con el Ministerio de Salud otras alternativas. La catalana fue utilizar las regiones sanitarias, las siete zonas en las que el departamento divide sus servicios de atención y que se corresponden más con la división comarcal que con la provincial.

Debido a su gran población, Barcelona es una región sanitaria en sí misma, separada de la metropolitana norte y la metropolitana sur. El problema es que con el avance a la fase uno de la desescalada se limita el movimiento entre regiones sanitarias para evitar posibles transmisiones del virus. Se entiende que cada región tiene sus particularidades y ha sido específicamente monitoreada epidemiológicamente.

En su carta, los alcaldes recuerdan el caso de Madrid, donde sí es posible moverse por todo el territorio de la Comunidad Autónoma, pues es uniprovincial. No es el caso de Barcelona y si no hay unificación de zonas sanitarias o no se crea una excepción por parte del Gobierno 1,6 millones de habitantes de la capital quedarán aislados de su entorno. Solo hasta la fase tres (cada fase dura dos semanas, como mínimo) es posible el tránsito sin restricciones por todo el territorio español.

El viernes pasado, la alcaldesa explicó que representantes de las dos administraciones se reunirían para valorar si los barceloneses pueden desplazarse a otros municipios de las regiones metropolitanas norte y sur por motivos familiares y de ocio. “La movilidad real” es metropolitana, convino Colau. La reunión se celebró en el marco de la comisión técnica mixta entre las dos administraciones y en ella participaron representantes de las áreas de salud y seguridad de ambas.

El Gobierno se encuentra presa en el sistema de división en el que tanto batalló y parece no haber calculado bien sus limitaciones. Con todo, la oferta inicial de Salud era tener una mezcla entre regiones sanitarias y áreas básicas de salud. La Generalitat ha jugado con esos criterios y ha logrado alguna excepción.

La consejera de Salud, Alba Vergès, confirmó ayer en una rueda de prensa que se están estudiando fórmulas para mejorar la movilidad y aceptó que, si bien la prioridad son los indicadores en salud, se trata de una situación que va en contra vía de los intentos por dar un poco de oxígeno a la actividad económica. Con todo, la titular de Salud aceptó que el desconfinamiento tendrá que comenzar como ya está planeado y se conjura para lograr una solución de cara a la semana que viene

Por su parte, el consejero de Interior Miquel Buch ha reconocido la “singularidad” de Barcelona y su área, pero ha asegurado que la decisión dependerá de criterios sanitarios. Si se unificaran las regiones sanitarias, se abriría la movilidad de casi 5 millones de habitantes frente al 1,6 de Barcelona. Buch ha reconocido que la decisión depende del Ministerio de Sanidad y ha apostado por la “prudencia”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50