crítica TVCrítica
i

‘30 minuts’ y la ceguera sobre el coronavirus

El programa recuerda un grave error de predicción de Simón, pero ignora los de autoridades catalanas

El investigador Àlex Arenas, en un momento del reportaje del '30 minuts'.
El investigador Àlex Arenas, en un momento del reportaje del '30 minuts'.

TV3 ha dedicado un doble 30 minuts al coronavirus. Uno ha sido una crónica del caso chino y el otro, una cronología sobre cómo se han vivido los crecientes episodios de infección en Cataluña. No fue, este último, una crónica directamente política. No se trató, por ejemplo, el enfrentamiento entre el gobierno catalán y el español sobre el grado de confinamiento territorial que requiere la pandemia. Pero sí que hay una asimetría a la hora de documentar los análisis erróneos de las autoridades. Ignora los catalanes. El programa, justo al inicio, muestra un Fernando Simón, director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias español, diciendo, en una fecha sin precisar por parte del programa: “Nosotros creemos que España tendrá, como mucho, algún caso diagnosticado”. Un pronóstico que, escuchado ahora, introduce severas dudas sobre la competencia del centro.

Es muy fácil hablar a pelota pasada. Se pueden entender los errores de pronóstico, disculparlos incluso por su dificultad. No lo sé. Pero si se va tan deprisa para exponer la errónea predicción de uno, llama la atención que se ignore la ceguera de los otros. Joan Guix, secretario de Salud Pública, ha sido uno de los expertos más consultados por los medios de la Corporació cuando todo empezaba. Guix sostuvo muchos días que le preocupaba más la gripe que el coronavirus y el 9 de marzo, cuando había en España 16 muertos y 999 casos confirmados, declaraba que no tenía sentido “en absoluto” aplicar las medidas de Madrid o Italia. La consejera de Salud, Alba Vergés, todavía el 10 de marzo, afirmaba que no podía decir —“de momento”— que se tuvieran que cerrar escuelas y universidades como ya había hecho Madrid. Acababa, eso sí, con un prudente “pero es posible”.

El programa sí que recoge el enunciado de un TN del 26 de febrero donde se explica que el comité multidepartamental del Govern no considera preocupante la situación y el testimonio de epidemiólogos y otros médicos que, con intensidades diferentes, plantean genéricamente interrogantes. Se ve como el físico Àlex Arenas alertó anticipadamente, con modelos matemáticos, sobre la necesidad de tomar medidas drásticas sobre la población. Los más críticos: el jefe de Urgencias del hospital de Igualada, Jordi Monedero, sobre la saturación de los servicios sanitarios, y Oriol Mitjà, en este caso con el Estado español, sobre la extensión de los tests. Justo después de una de sus intervenciones, aparece Guix reconociendo que, sabiendo lo que se sabe ahora, habrían actuado diferente. “Estamos aprendiendo cosas que son contradictorias con lo que decíamos hace unos días”, concluye. El programa no nos ha dicho qué decían.

Al margen de esta cuestión, este 30 minuts demuestra que los reporteros de TV3 captaron con prontitud el posible alcance del problema. El 25 de febrero ya filmaban la primera reunión de los servicios de emergencia y sanidad catalanes. Quien anticipa más preocupación es el jefe de Urgencias Médicas, Antoni Encinas. Los reporteros también entrarán en el hospital de Igualada, en reuniones médicas...

El reportaje sobre China, a pesar de las restricciones informativas, sabe encontrar, y son los mejores momentos, los testimonios telemáticos de ciudadanos que han vivido el rígido aislamiento impuesto por las autoridades.


Más información