LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La situación del hospital de Igualada cuestiona el confinamiento de la Generalitat

La consejera de Salud anuncia el envío de más personal, pero no concreta la cifra ni cuándo se realizará

Dos trabajadores devuelven un paciente al hospital después de haber sido estabilizado en un centro especializado.
Dos trabajadores devuelven un paciente al hospital después de haber sido estabilizado en un centro especializado.EL PAÍS

Seis días después de que la Generalitat decretase el confinamiento de Igualada y de tres municipios vecinos, el hospital de la ciudad se encuentra al límite por falta de personal sanitario. La consejera de Salud, Alba Vergés, justificó este jueves la pasividad con la que se ha actuado ante la necesidad de recopilar información y anunció la llegada de más profesionales, pero no concretó el número ni cuándo llegarán. Mientras tanto, el director asistencial del centro, Joan Miquel Carbonell, alertó de que no paran de ingresar más contagiados y de que hay camas vacías en la UCI que no pueden ocuparse por falta de enfermeras.

Los consejeros de la Generalitat inician todas sus intervenciones con duras críticas al Gobierno de Pedro Sánchez por la gestión que está haciendo con la crisis sanitaria del coronavirus y reclamando el confinamiento de Cataluña, pero la situación que vive el hospital de Igualada no es el mejor ejemplo de una actuación eficaz contra el coronavirus.

El episodio infeccioso que mantiene confinadas a 70.000 personas de Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena, en la comarca del Anoia desde hace seis días ha detectado ya 207 positivos de coronavirus. Siete se encuentran en estado grave y 15 personas han fallecido, de un total de 55 defunciones que ha provocado el virus en Cataluña. El brote ha afectado a 91 profesionales sanitarios del hospital. Dos de ellos están en la UCI y otro está ingresado en planta. La Generalitat ha comunicado 568 nuevos positivos, por lo que la cifra global de afectados asciende a 3.271. En las últimas 24 horas también se han notificado 27 muertes, que elevan la cifra de fallecidos a 82 personas, todas con patologías previas. Entre los muertos hay un joven de 21 años que tenía un alto grado de discapacidad.

En cuanto al brote registrado en torno al hospital de Igualada, que ha obligado a aislar a cuatro municipios barceloneses desde hace una semana, la cifra de afectados se mantienen como ayer, en los 207 casos positivos, 91 de ellos profesionales sanitarios. Siete personas están graves y 24 (nueve más que el miércoles) han fallecido.

“En Igualada hemos hecho y estamos haciendo muchas actuaciones, pero primero teníamos que identificar qué pasaba y no podíamos tensionar aún más la situación porque tenemos muchos positivos y confinados y lo primero es reducir la presión”, aseguró este jueves la consejera Alba Vergés. Su descripción contrasta con el relato del director asistencial del centro, Joan Miquel Carbonell, quien declaró en RAC-1: “Estamos al límite y la situación es muy dura”.

Sellarès reclamó de manera urgente más médicos y enfermeras para atender a los enfermos y que el hospital pueda funcionar a pleno rendimiento. La UCI, relató, tiene una capacidad de diez camas y actualmente solo funcionan ocho por falta de personal. El director explicó también que no paran de llegar pacientes que no podrán ser atendidos en condiciones por falta de personal. Añadió que la dura situación del hospital se debe al grave estado en el que llegan los pacientes y al alto número de profesionales confinados por haber dado positivo. El Colegio de Médicos de Barcelona, que habilitó un dispositivo para reclutar médicos prejubilados y jubilados, dispuso ocho facultativos que se incorporaron al centro.

Igualada y los tres municipios vecinos están confinados desde la medianoche del pasado día 13 por decisión de la Generalitat, que habría levantado el aislamiento el pasado día 15 de haber entrado en vigor una resolución que elaboró para confinar a toda Cataluña y que el Gobierno no autorizó. Los consejeros de Interior, Miquel Buch, y la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, volvieron a arremeter con dureza contra Pedro Sánchez por no permitir el confinamiento de Cataluña.

La consejera Vergés anunció la intención de la Generalitat de movilizar a todo tipo de personal sanitario para hacer frente a la situación. Los refuerzos procederían de los estudiantes catalanes del último año de carrera de Medicina (973), los licenciados del año pasado (1.500), así como los 559 médicos y las 941 enfermeras de la sanidad pública catalana que se han jubilado en los últimos dos años. La Generalitat considera que el sistema sanitario catalán entrará esté fin de semana en un estado de “estrés” y que a partir del lunes podría colapsarse.

Lo más visto en...

Top 50