Sanidad privada

La Junta paga a la sanidad privada 2,8 millones por especialidades médicas que no existen en Lepe

El Gobierno andaluz reconoce que 96.695 vecinos de la costa occidental de Huelva carecen de la mitad de especialidades concertadas por convenio en un nuevo hospital

El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, la semana pasada en una comparecencia.
El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, la semana pasada en una comparecencia.PACO PUENTES / EL PAÍS

La Junta de Andalucía paga 2,8 millones al trimestre al grupo privado José Manuel Pascual por 13 especialidades médicas en el Hospital Virgen de la Bella de Lepe (Huelva), pero seis de ellas no están operativas y carecen de médicos. Los 96.695 vecinos de la costa occidental onubense (Lepe, Ayamonte, Isla Cristina y Cartaya) carecen de pediatras, ginecólogos, neumólogos, oftalmólogos, rehabilitadores y hematólogos, pese a que la Junta firmó el pasado marzo un convenio con el grupo sanitario Pascual que incluía dichos especialistas. El Gobierno andaluz ha pedido a los cuatro centros de salud y siete consultorios de la zona que no deriven los casos de estas especialidades al hospital privado, a pesar del acuerdo firmado “con emergencia” por la pandemia, y que ha entrado en vigor esta semana.

“Sentimos estupor e incredulidad, es indignante y lamentable. Si te gastas dinero público en la sanidad privada, lo mínimo es que lo firmado se cumpla”, critica Diego Mora, presidente de la asociación onubense Unidos por una sanidad pública de calidad y médico intensivista en el Hospital Juan Ramón Jiménez. El documento interno del Servicio Andaluz de Salud, firmado por el gerente del distrito Huelva Costa-Condado Campiña, Antonio Ortega, y avanzado por la Cadena Ser este jueves, detalla que el “periodo de pilotaje se llevará a cabo con la especialidad de traumatología y rehabilitación durante 15 días (…) con posterioridad se harán extensivo el resto de servicios ofertados”. Esta comarca es la única en toda Andalucía que carece de hospital de alta resolución, denuncian los sindicatos, después de que en 2005 la entonces consejera de Salud y hoy ministra de Hacienda, María Jesús Montero, avanzara la construcción de 14 hospitales para que todos los andaluces contaran con un centro a menos de 30 minutos de su domicilio.

La Junta asegura que el concierto con el grupo Pascual firmado en marzo es “de disponibilidad por actos asistenciales, no por cartera de servicios”. “Es decir, a la empresa se le abona por las asistencias concretas que preste a usuarios del sistema sanitario público andaluz, no de forma general por una cartera de servicios determinada”. Esta afirmación contradice el contrato firmado por el Ejecutivo autonómico con el grupo sanitario, que engloba las 13 especialidades médicas estipuladas. Preguntado un portavoz de la Consejería por si la Junta prevé evitar el pago de parte de los 2,8 millones, modificar o incumplir el convenio, rechazó aclararlo.

El acuerdo incluye una cláusula de penalización por falta de prestación desde Pascual: “Si del incumplimiento por parte del contratista se derivase perturbación grave y no reparable por otros medios en el servicio y la Administración no decidiese la resolución del contrato, podrá acordar el secuestro o intervención del mismo hasta que aquella desaparezca (…) El contratista deberá abonar a la Administración los daños y perjuicios que efectivamente le haya ocasionado”. La memoria económica del contrato refleja un pago de 11,5 millones al año, 2,7 millones destinados a urgencias, un servicio que aún no presta el hospital.

El alcalde de Lepe, Juan Manuel González (PP), ha evitado censurar el incumplimiento por parte de Pascual. “Hemos estado abandonados históricamente y de los dos hospitales cerrados que tenemos, hemos abierto uno. La gente está muy contenta y cuando hayamos abierto los dos hospitales, trataré de que los vecinos cuenten con todas las especialidades médicas”. Este diario ha intentado sin éxito recabar la opinión del grupo Pascual.

El consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), dijo el pasado febrero en el Parlamento autonómico que su objetivo era abrir el hospital de Lepe “a la mayor brevedad posible” porque era “un tema prioritario”, pero un mes después firmó el acuerdo con la sanidad privada para concertar el Hospital Virgen de la Bella en Lepe. Días después, Aguirre afirmó que el convenio con el hospital privado no paralizará la apertura del centro público previsto.

Antonio Botello, del sindicato de enfermería Satse en Huelva, ha expresado su “incredulidad” ante la falta de especialistas en el nuevo hospital lepero: “El convenio concierta las urgencias y la disponibilidad de las 30 camas del hospital. Cirugía, quirófanos, UCI y otras especialidades no están contempladas de momento, y algunas de las contempladas carecen de especialistas. Con ese dinero se debería terminar el acceso al hospital público de Lepe, y nos tememos que el concierto seguirá adelante en vez de terminar el hospital”.

Llueve sobre mojado para esta comarca onubense de casi 100.000 habitantes, ya que desde 2016 Lepe dispone de un hospital construido con 60 camas pendiente de su inauguración porque carece de carretera de acceso. El Gobierno central firmó entonces un convenio con el Ayuntamiento de Lepe para construir dos rotondas y la vía de servicio que permitiera acceder al hospital por 5 millones, pero hoy la carretera sigue pendiente para desesperación de los vecinos.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50