_
_
_
_
_

Cabeza de lobo, diente de gorila, colmillo de tigre... detenidos por vender animales para santería

La policía arresta a tres personas en Canarias que utilizaban especies protegidas en rituales y pócimas

Venta de animales para santeria
Una imagen de una de las tiendas de los detenidos en Tenerife, facilitada por la policía.
El País

La simple enumeración de lo que vendían estos santeros en sus tiendas de Arona y San Cristóbal de la Laguna (Tenerife, Canarias) parece la salmodia de una receta de brujería: cabeza de lobo, colmillos de tigre, diente de gorila, sapos africanos... Solo faltaba al caldero. La Policía Nacional y Aduanas han detenido a dos hombres y una mujer a los que acusa de vender animales protegidos por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) para su uso en rituales de santería. Los arrestados están acusados de los delitos de contrabando y contra la flora y la fauna, por la introducción ilegal de animales en España, generalmente dentro de maletas de turistas que llegaban en avión a las islas desde América.

La investigación viene desde 2021, cuando fueron detectadas las tiendas, en las que se vendía toda la parafernalia de la santería cubana, casi todo pura artesanía. Pero los investigadores vieron que en los establecimientos había restos de animales y que estos se vendían para ritos de santería. La Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria de Tenerife realizó un análisis pormenorizado de la paquetería postal despachada para estos establecimientos, con lo que comprobaron que los animales venían en maletas, que traían turista y no pasaban control sanitario o animal alguno. Las especies entraban en España como polizones.

Las tiendas, según una nota policial difundida esta mañana, ofrecían “murciélagos, aves de origen cubano, cabezas de perro, lobo, mono, cobra o cocodrilo, así como marfil de elefante, colmillos de tigre, dientes de gorila o sapos africanos”. Las inspecciones permitieron intervenir también “animales domésticos vivos destinados a las prácticas rituales, así como restos de diferentes animales protegidos; hipopótamo, león, hiena, cocodrilo, camaleón o caballitos de mar”. Casi todos están en el catálogo CITES.

La operación ha contado con la participación de agentes de la Comisaría General de Información y de funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_