_
_
_
_
_

Dos muertos y un desaparecido tras naufragar un pesquero en Cantabria

Siete tripulantes han sido rescatados en el hundimiento del buque ‘Vilaboa Uno′, ocurrido la mañana de este lunes frente a la costa del Cabo Mayor

El pesquero 'Vilaboa Uno', en una imagen de archivo.Foto: VESSELFINDER | Vídeo: Europa Press
Juan Navarro

El puerto pesquero de Santander está de luto. Dos marineros han muerto, uno se encuentra desaparecido y otros siete han sido rescatados este lunes de madrugada tras naufragar el barco Vilaboa Uno frente al Cabo Mayor, a seis millas de la ciudad. Uno de los fallecidos es de origen ghanés y el otro, Francisco Faliato, era un conocido marino en esta barriada cántabra. El pesquero alertó de que había sufrido una fuga de agua y que comenzaba a hundirse hacia las cuatro de la madrugada. Los primeros en llegar, los tripulantes del Siempre Nécora, se encontraron a los hombres flotando en el mar con síntomas de hipotermia y no pudieron hacer nada por salvar la vida de los dos fallecidos. Los primeros indicios apuntan a que el naufragio se debió un boquete en el casco; el mar se encontraba calmado la noche del suceso. El único de los siete tripulantes rescatados que estaba hospitalizado ha sido dado de alta del hospital Marqués de Valdecilla esta tarde.

El navío partió horas antes y, según la web especializada Marinetraffic, dejó de emitir señal a las 3.12 de este lunes. El centro de salvamento marítimo de Santander ha informado de que a las 4.10 llegó el aviso de que el barco siniestrado se encontraba en dificultades. “De madrugada, a las 4.10 horas, el Centro de Salvamento Marítimo (CCS) de Santander recibe una alerta por VHF del pesquero Vilaboa Uno comunicando vía de agua a bordo”, ha informado el organismo en una nota de prensa, que indica que a las 4.12 se accionó una alerta de la radiobaliza del buque, que suele significar el hundimiento del barco. Una vez conocido que el barco se hundía se movilizaron equipos de Salvamento Marítimo y se pidió que otros pesqueros de la zona acudiesen para intentar rescatar a alguno de los afectados.

El barco Siempre Nécora, que también se encontraba faenando en esas aguas, fue el primero en llegar y consiguió rescatar a siete personas, seis con vida y una fallecida. Asimismo, la lancha de prácticos de Santander salvó a otro hombre y el pesquero Ave Fénix, a las 5.29, recuperó al segundo cadáver. Ninguna de estas embarcaciones logró encontrar al único desaparecido, un pescador de nacionalidad peruana. Entre los 10 tripulantes había cuatro españoles y compañeros de nacionalidad senegalesa, ghanesa y peruana que se dirigían hacia el oeste, por la zona de San Vicente de la Barquera, en busca de caballa. Uno de los principales motivos de sorpresa por lo ocurrido se debe a que las condiciones climáticas no eran complejas, sin apenas oleaje ni vientos de consideración que hubiesen propiciado el naufragio. Las aguas en esta época del año apenas se encuentran a unos nueve grados, de ahí el estado de hipotermia del que se intenta recuperar a uno de los rescatados y el frío que padecían los hombres que flotaban en el mar gracias a sus chalecos salvavidas hasta que fueron socorridos.

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla (Partido Regionalista de Cantabria), ha sido el primero en informar del siniestro a primera hora de este lunes a través de sus redes sociales. A lo largo de la mañana, el dirigente autonómico ha relatado las novedades del suceso tras hablar con el armador del navío. “Algo ha fallado o alguna persona que no ha estado atenta a la entrada de agua y el barco se ha ido a pique muy pronto”, ha precisado tras el accidente a poca distancia del Cabo Mayor. Revilla ha manifestado el temor de que el hombre desaparecido se halle, siempre según el armador con el que ha hablado, “dentro del barco porque el hundimiento se ha producido con rapidez”, circunstancia que de confirmarse conllevará un rescate complicado porque se desconoce a qué profundidad se encuentra el barco. El presidente autonómico ha achacado la “desgracia” marina a motivos humanos ante la calma del Cantábrico cuando se ha producido el naufragio. Asimismo, ha confirmado que la tripulación que ha logrado sobrevivir se encuentra en buen estado de salud y que el estado del herido no reviste gran gravedad.

Varios pesqueros en la zona del lugar del suceso tras el naufragio ocurrido en la madrugada de este lunes frente a la costa de Santander, en el cabo Mayor.
Varios pesqueros en la zona del lugar del suceso tras el naufragio ocurrido en la madrugada de este lunes frente a la costa de Santander, en el cabo Mayor. Pedro Puente Hoyos (EFE)
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Antonio Fernández Sanjosé, patrón del Siempre Nécora, ha explicado que sobre las dos de la madrugada recibieron el aviso del barco con base en Santander de que se estaban hundiendo. En media hora que tardaron en llegar a la zona, solo vieron aparejos, dos boyas y un globo baliza del patrón del pesquero, informa Europa Press. Ha explicado que, en cualquier caso, ni él ni su tripulación se preocuparon del buque en zozobra, sino de sus tripulantes, siete de los cuales rescató este pesquero, uno de ellos ya fallecido, aunque intentaron reanimarle. Entre estos siete rescatados estaba el patrón del Vilaboa Uno, pero Fernández Sanjosé ha señalado que no se habló, todos estaban “en shock” y solo se les atendió para evitar la hipotermia con mantas, ropa seca, calor y café.

Lamine Faye, pescador del Siempre Nécora, ha insistido en que todos los tripulantes del Vilaboa Uno que estaban en el agua llevaban el chaleco salvavidas, pero del barco “no se veía nada, solo un poco el arte [aparejos]”. “Estaban todos muy mal”, ha afirmado este tripulante de origen senegalés. En declaraciones a Efe, el segundo patrón del Siempre Nécora, José Ramón Fernández, ha explicado que los rescatados estaban con el “miedo en el cuerpo” y les han proporcionado “mantas, ropa, café y algunos se han sentado cerca del motor de la embarcación para entrar en calor, o en la cocina”. “No les hemos querido preguntar nada. Bastante tenían con el susto que han pasado”, ha apuntado y ha explicado que el suceso les ha pillado mientras navegaban hasta San Vicente de la Barquera a la pesca de la caballa. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha mostrado este lunes su “solidaridad” con los allegados de los dos tripulantes fallecidos y ha asegurado que “todos los medios están activados” para buscar al tripulante que sigue desaparecido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Navarro
Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_