Feijóo pone como ejemplo la contestada reforma de las pensiones de Macron frente a la pactada en España

El líder del PP afirma que durante su ausencia en la moción de censura se dedicó a “reconstruir la imagen de España” en Bruselas, e insiste en que antes de renovar el CGPJ hay que cambiar el procedimiento de elección

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo durante una rueda de prensa este jueves tras asistir a la cumbre del PPE, que se celebra en Bruselas (Bélgica).Foto: Tarek | Vídeo: EFE

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, ha llevado a Bruselas su oposición a la reforma de las pensiones en España. Para defender su postura, el líder de la oposición ha contrapuesto la modificación pactada entre el Gobierno español, los sindicatos y sus socios parlamentarios a la que ha impuesto el presidente francés, Emmanuel Macron, que ha provocado protestas masivas en las calles y ha puesto contra las cuerdas al Ejecutivo del país vecino. “Contrasta el interés por la sostenibilidad de las pensiones y la tensión social que está viviendo el Gobierno francés, que está haciendo exactamente lo contrario de lo que está haciendo el Gobierno español”, ha señalado el líder de la oposición, sin mencionar en ningún momento que el Elíseo ha retrasado por decreto la edad legal de jubilación de los 62 a los 64 años, mientras que en España esta se encuentra ahora en los 66 años y cuatro meses y llegará a los 67 en 2027.

La reforma de las pensiones, aprobada también por un decreto que se vota el próximo jueves en el Congreso de los Diputados y que cuenta con el respaldo de la Comisión Europea, ha apostado por incrementar los ingresos de la Seguridad Social en lugar de recortar las prestaciones futuras. En cambio, la solución francesa opta por disminuir las prestaciones futuras (un retraso en la edad de jubilación lo es). Siguiendo las estimaciones de la OCDE, España gastó en 2021 el equivalente a un 12,3% del PIB en pensiones; Francia un 15%.

“Seguro que uno de los dos [Gobiernos] se equivoca”, ha añadido Feijóo, “y me da la sensación de que nos estamos equivocando [España], aplazando un debate que es imprescindible”. Se refería también el líder del PP a la disposición transitoria del decreto aprobado en España por el que en 2025 de forma automática habrá que evaluar si se prevé que en el futuro cuadren las cuentas. Si no fuera el caso, tendrían que volver a adoptarse medidas.

“Lo que tiene el sistema es una cláusula de rigor y de disciplina a medio plazo”, ha respondido el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, unas hora después. “El Partido Popular tiene realmente muy mala relación con las reglas fiscales. Vimos durante los años de la presidencia del señor Rajoy un incumplimiento sistemático de las reglas fiscales y, por tanto, no me sorprende que al señor Feijóo hoy no le guste ese elemento que hay dentro de la de la norma, que lo que hace es reforzar y dar los elementos de credibilidad y sostenibilidad del sistema”.

El líder de la oposición ha pasado por alto que la reforma ha contado con el acuerdo de los sindicatos y buena parte del arco parlamentario —aunque no ha sido rubricado por los empresarios— y ha asegurado que “se ha roto el consenso”. A esto ha añadido que “ningún informe” de expertos avala los números presentados por el Ejecutivo, en clara referencia a la Fedea, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada.

Feijóo no ha expresado que esté a favor del retraso de la edad de jubilación, como está acometiendo Francia. El PP todavía no ha desvelado cuál es su modelo de reforma de las pensiones, más allá de defender que el problema se solucionaría creando 1,7 millones de puestos de trabajo. El líder del PP se ha alineado con la patronal española en el rechazo a la reforma del Gobierno español.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, se reúne con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, el miércoles.Foto: PP

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, ha pedido al presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, una oposición “constructiva” durante la reunión que ambos han mantenido este jueves en Bruselas después de que el líder popular haya tachado de “parche” la reforma de las pensiones que el Gobierno ha negociado con Bruselas, informa Europa Press.

De visita en Bruselas para el encuentro del Partido Popular Europeo, Feijóo cenó el miércoles con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. El Ejecutivo europeo, después de muchas negociaciones, como han reconocido ambas partes, sí ha avalado los datos del Ejecutivo español. No obstante, el líder del PP ha rechazado responder a la pregunta de si había dado su parecer sobre esto a Von der Leyen o si pretendía convencer al comisario italiano de que la reforma española no es la idónea.

Las palabras de Feijóo han encontrado la rápida respuesta de la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, a la entrada del Congreso de los Diputados: “El PP quiere volver a la reforma de pensiones de 2013, que significa congelar las pensiones”. A continuación, se ha referido al ejemplo francés usado por el líder de la oposición: “El señor Feijóo no quiere que lleguemos a una reforma con paz social”. Esta idea la ha repetido varias veces antes de subrayar que no entiende que el PP vaya a la capital europea a criticar las reformas y medidas españolas, algo que no le sorprende pero le resulta “inconcebible”.

Más duro ha sido Escrivá en esta parte: “Es un rapto de sinceridad, lo que nos está diciendo con toda claridad es que su solución a la sostenibilidad del sistema de pensiones, a diferencia de lo que hemos hecho en España, es básicamente recorte de pensiones, aumentar la edad de jubilación, recortar más derechos y, además, hacerlo en un clima de confrontación social”.

La capital europea ha sido el lugar que ha elegido Feijóo para reaparecer después de dos días de silencio, estrategia por la que ha optado para marcar distancia con la fallida moción de censura de Vox en el Congreso de los Diputados. En la que ha sido su primera comparecencia tras los dos días de debate y votación, el jefe de la oposición ha cargado contra la iniciativa de la extrema derecha y ha explicado su ausencia en la Cámara baja. “No comparto esta forma de hacer política. Me he abstraído de este esperpento y me he dedicado a reforzar la alternativa y a reconstruir la imagen internacional de España”, ha expresado en referencia a su viaje a Bruselas, donde asegura que todos los líderes europeos con los que ha conversado le han preguntado por la moción. “Yo estoy con la mayoría de los españoles, que la consideraron como una pérdida de tiempo”, ha censurado.

Quitar hierro

El líder popular ha defendido también al exalcalde de Badalona y candidato en las próximas elecciones del 28-M, Xavier García Albiol, a pesar de que el juez lo ha enviado a juicio por prevaricación. Feijóo ha tratado de quitar hierro al caso, señalando que prevaricación no es igual a corrupción y que se trata de un caso provocado por la instalación provisional de unas antenas en suelo municipal, algo que no sabía el exalcalde.

En una comparecencia en la que ha empleado un tono que recuerda al de Mariano Rajoy y su querencia por grandes palabras de significado poco concreto (”normal”, “política para adultos”, “serios”), ha señalado que la dimisión de una vocal del Consejo General del Poder Judicial, Concepción Sáez, el miércoles no cambia su posición respecto a la renovación del órgano de gobierno de los jueces. “La propuesta del PP es sobradamente conocida y está registrada en las Cortes”, ha apuntado, añadiendo que está en línea con lo que plantea Bruselas. A esta última parte cabe el matiz de que el Ejecutivo europeo ha reiterado una vez tras otra que España debe primero renovar el CGPJ y después abordar la reforma del procedimiento de elección, en este orden.

75% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS