Feijóo responsabiliza a Sánchez de provocar una “desprotección de las niñas y mujeres” con la ‘ley del solo sí es sí’

El líder del PP pronuncia un nuevo discurso sin aceptar preguntas de los periodistas en el que acusa al presidente del Gobierno de “desarmar la democracia española” y de estar “facilitando que una parte del país pueda separarse de España”

Alberto Núñez Feijóo, con Esteban González Pons y el presidente del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, este jueves en Lisboa.
Alberto Núñez Feijóo, con Esteban González Pons y el presidente del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, este jueves en Lisboa.Tarek / PP

A pesar de que en España el Gobierno afronta una tormenta política y judicial por las rebajas de penas a algunos condenados a consecuencia de la entrada en vigor de la ley del solo sí es sí, Alberto Núñez Feijóo evita las preguntas de la prensa. En la última semana, el líder del PP ha pronunciado cuatro discursos cerrados controlando al máximo su mensaje, aunque más allá de los problemas de la sanidad en Madrid que afectan a Isabel Díaz Ayuso ―sobre los que guarda silencio― tiene muchos otros asuntos con los que morder con facilidad al Ejecutivo de Pedro Sánchez. Este jueves, en Lisboa, donde participó en la asamblea política del Partido Popular Europeo, Feijóo optó de nuevo por rehuir el escrutinio de los periodistas, lo que lo obligó a tratar un asunto local, la ley del solo sí es sí, en su discurso ante sus colegas europeos de partido. No por eso fue menos duro. El líder del PP responsabilizó al presidente del Gobierno de la “desprotección de las niñas, adolescentes y mujeres españolas” que ha provocado, a su juicio, la nueva norma contra las agresiones sexuales.

“En España estamos viviendo las dramáticas consecuencias de una decisión populista de nuestro Gobierno en contra de los jueces, de los expertos… en definitiva, del sentido común. La entrada en vigor de la ley del solo sí es sí ha provocado un goteo constante de presos condenados por delitos sexuales que han visto reducidas sus condenas e incluso algunos han sido liberados”, expuso Feijóo ante los miembros del Partido Popular Europeo congregados en un hotel de cinco estrellas de Lisboa. “Las consecuencias están siendo dramáticas y, lejos de rectificar, el Gobierno ha arremetido contra los jueces, calificándolos de fachas con toga y machistas”, abundó el líder del PP, antes de elevar el tiro apuntando a la responsabilidad del presidente socialista. “Sánchez tiene que decidir si la responsabilidad última de esta desprotección de las niñas, adolescentes y mujeres españolas es de la ministra de la Igualdad, de la de Justicia, o bien asumir él toda la responsabilidad, ya que ha sido el Consejo de Ministros el que ha adoptado esta decisión”, reclamó.

El jefe de los conservadores españoles hiló un discurso durísimo contra el Gobierno de coalición progresista ante la atenta mirada del presidente del Partido Popular Europeo, Manfred Weber; del líder de la oposición en Portugal, Luis Montenegro, anfitrión del encuentro, y del resto de sus colegas de partido. Feijóo acusó a Sánchez de “desarmar a la democracia española” con la reforma del delito de sedición, y de estar así “facilitando que una parte del país pueda separarse de España”. “Llevado por un liderazgo radical, el PSOE ha abandonado su personalidad para ser cómplice de una deriva que pone en riesgo la división de poderes y la unidad del Estado”, pronunció con gravedad ante sus colegas europeos. El PP va a mantener la ofensiva por la reforma de la sedición y tiene previsto celebrar mítines en varias comunidades autómomas durante este mes y el de diciembre para seguir confrontando con el PSOE por este asunto, con especial hincapié en los barones socialistas.

En su relato en la asamblea política del PPE, Feijóo sostuvo que España está atravesando “una de las crisis más profundas de la democracia desde la Transición”. “España es hoy un exponente de la amenaza populista”, les dijo a los principales dirigentes del partido de los conservadores europeos reunidos en Lisboa.

En clave europea, Feijóo instó a sus compañeros de partido a no confiarse sobre la evolución de la guerra en Ucrania, a pesar de que el misil que cayó en Polonia fuera ucraniano, según la OTAN. “No es un alivio que fuera un accidente, el peligro sigue ahí”, advirtió el presidente popular. Y cuestionó también el proyecto de corredor de energía verde adaptado para transportar gas que conectará Barcelona con Marsella. “Digan lo que digan, la interconexión ibérica no tiene fechas ni presupuesto ni concreción”, criticó.

Feijóo ha reducido su exposición después del ruido que han provocado los errores o imprecisiones que ha cometido en algunas de sus últimas comparecencias. Desde que el Gobierno registró la reforma del delito de sedición en el Congreso, el viernes, el líder del PP ha intervenido solo con discursos leídos cerrados a preguntas. Lo hizo primero ese mismo día, con una declaración institucional en la sede del PP en la calle Génova. Repitió la técnica el lunes, en un discurso ante el comité ejecutivo del PP, también el martes, en otro foro organizado por la patronal de vendedores de coches. Y, por último, lo ha vuelto a hacer este jueves, en la asamblea del Partido Popular Europeo. En un entorno más controlado, el líder de la oposición ha subido el diapasón contra el Gobierno, con el que ha roto toda interlocución tras la propuesta de reforma del delito de sedición. A pesar de elevar el tono, Feijóo apuesta por “huir de la retórica radical”, según les dijo a sus colegas en Lisboa, “porque es más eficaz y más sólida”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS