El partido de Belarra se revindica como la “principal organización” de Unidas Podemos con la vista puesta en el próximo ciclo electoral

La ministra de Derechos Sociales denuncia que la negociación de los Presupuestos con el PSOE está “atascada”

La secretaria general de Podemos, Ione Belarra. En vídeo, señal en directo del acto de la formación.

Ione Belarra ha reivindicado este viernes a Podemos como la “principal organización” del grupo en un momento en que la crisis con Izquierda Unida deja en el aire las alianzas de cara al próximo ciclo electoral. En un discurso sin alusiones a Sumar, el movimiento que impulsa la vicepresidenta Yolanda Díaz para revitalizar el espacio a la izquierda del PSOE, la secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 ha anunciado que el partido organizará primarias internas en todo el territorio del 10 de octubre al 4 de noviembre. La formación busca así poner en marcha el proceso para conformar, en palabras de su dirigente, candidaturas “amplias y abiertas” para los comicios municipales y autonómicos, que se celebran en ocho meses. En su intervención ante el Consejo Ciudadano Estatal, órgano de dirección de Podemos, Belarra ha denunciado también que las negociaciones con el PSOE para elaborar los próximos Presupuestos están “atascadas” y ha instado al socio de Gobierno a “pisar el acelerador”.

Este mismo lunes, el partido dio un primer paso al anunciar los aspirantes elegidos por la dirección de Podemos para el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, el exatleta Roberto Sotomayor y la coportavoz del grupo en la Asamblea regional, Alejandra Jacinto. Los dos nombramientos, que deberán ser ratificados en las primarias de octubre, constituyen de facto una forma de presión al resto del espacio político para empujar a que se definan cuanto antes las confluencias. No será hasta después de este proceso interno que las formaciones se sienten a negociar de manera conjunta. Nada nuevo, pero en un contexto de relaciones debilitadas con Izquierda Unida tras las sucesivas crisis en la coalición andaluza —la última, esta semana, acabó con una diputada de Podemos expulsada de la Mesa del Parlamento— que han minado la confianza entre las fuerzas del espacio, las listas conjuntas no están aseguradas en ningún territorio. Además, la líder de Más Madrid, Mónica García, quien mantiene una buena sintonía con Díaz y compite por el mismo electorado que la formación de Belarra, ya descartó en mayo una candidatura que modifique el nombre de su marca.

“Asumimos la que es nuestra responsabilidad como fuerza política motor de los principales cambios que se están dando en nuestro país y también como principal organización de nuestro espacio político”, ha lanzado la secretaria general, reivindicando así una posición de liderazgo en el grupo que tras la salida de Pablo Iglesias del Gobierno y con Díaz —que no pertenece a Podemos— de coordinadora en el Ejecutivo está más que nunca en entredicho.

IU ha trasladado en varias ocasiones que cada comunidad y ayuntamiento decidirá su alianza de manera autónoma. Está por ver también cuál será finalmente el papel de la vicepresidenta en las elecciones de mayo, aunque Sumar no estará listo para entonces. La intención de la titular de Trabajo es construir una plataforma de cara a las generales capaz de atraer a nuevos sectores y recuperar a otros que en su día abandonaron el espacio, como el partido de Íñigo Errejón. Para ello y aunque en clave distinta, la cita de mayo medirá la capacidad de las formaciones de llegar a un acuerdo. El precedente andaluz, en el que se alcanzó un acuerdo de todos menos Podemos, no es demasiado halagüeño, pero el proceso acaba de empezar.

La ministra de Derechos Sociales ha vuelto a poner este viernes encima de la mesa las prioridades de su grupo en la negociación de los Presupuestos. La titular de Derechos Sociales no se ha referido directamente al gasto en Defensa al que se comprometió el presidente Pedro Sánchez en el marco de la cumbre de la OTAN de junio y que su formación rechaza, uno de los principales desencuentros, pero sí ha defendido la inversión social (ampliación de permisos de maternidad y paternidad) y ha exigido el desbloqueo de otras dos cuestiones paralelas: la ley de vivienda —aprobada hace casi un año en Consejo de Ministros tras un acuerdo que se ligó al visto bueno de los anteriores PGE—, y la de seguridad ciudadana (conocida ley mordaza). “Quiero mostrar mi preocupación porque estas negociaciones se encuentren tan atascadas y le propongo al PSOE que pisemos el acelerador para poder atender lo urgente y avanzar con valentía en lo importante. Hay problemas que no pueden esperar más”, ha apremiado. “Es hora de gobernar sin miedo y sin pedir permiso a los que mandan sin presentarse a las elecciones”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Golpe blando”

La máxima responsable de Podemos también ha criticado con dureza al PP, partido al que ha llegado a tachar de “cártel” al recordar los casos de corrupción en los que ha estado implicado y ha echado en cara a los conservadores el bloqueo en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, “un golpe blando, sin armas, ni tanques, a la democracia española”, según sus palabras. “Todos sabemos por qué lo hace, para proteger a sus corruptos y para hacerle oposición desde el poder judicial al gobierno de coalición progresista”, ha rematado. “La mayoría progresista y plurinacional que sostiene a este Gobierno tiene que modificar la ley para cumplir con la Constitución y renovar de una vez un CGPJ ilegal”, ha reclamado.

Belarra ha cargado también directamente contra el presidente popular, Alberto Núñez Feijóo: “El traje de moderado le queda demasiado grande. Feijóo es el mismo líder del Partido Popular de toda la vida, amigo de delincuentes, con casos de corrupción difíciles de explicar. Una persona que usa la mentira como principal arma política. Por eso creo que uno de nuestros objetivos políticos para este curso tiene que ser no permitirle al PP recuperar aliento político. Tienen que pagar todas y cada una de las fechorías que cometen contra la democracia porque no son un partido, son un cártel”, ha acusado.

También ha habido espacio en su intervención para reclamar una reforma fiscal “justa” que contemple una revisión del impuesto de sociedades y nuevos tributos a grandes corporaciones, otra de las reivindicaciones de Podemos a lo largo de la legislatura. Sobre el conflicto en Ucrania, que dura ya más de seis meses, Belarra ha vuelto a pedir que se ponga toda la fuerza “política, diplomática e institucional” para acabar con una guerra que es “una ruina para nuestros pueblos”.

Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS