Mohamed VI califica de “responsable” la posición española en el Sáhara

El rey marroquí subraya que el Gobierno de Sánchez se ha mantenido firme

Mohamed VI, antes del discurso flanqueado por su hijo mayor y su hermano.
Mohamed VI, antes del discurso flanqueado por su hijo mayor y su hermano.AFP

En un discurso televisado dirigido a la nación, el rey de Marruecos, Mohamed VI, ha sacado pecho por los apoyos recabados por el país magrebí durante los últimos años en el conflicto del Sáhara Occidental y, entre ellos, ha destacado especialmente los de EE UU y España. El monarca alauita ha dedicado la práctica totalidad de su discurso a la cuestión del Sáhara Occidental y a los esfuerzos del Estado y la sociedad marroquíes por conseguir la unificación territorial. En concreto, Mohamed VI ha definido la posición española sobre el Sáhara de “responsable” justo cuando se cumplen cinco meses del giro que imprimió el presidente Pedro Sánchez al abandonar una política de Estado de neutralidad de casi cinco décadas para abrazar las tesis marroquíes.

La mención a la posición española ha llegado apenas dos minutos después del inicio del discurso, una cita anual con motivo de la Revolución del Rey y del Pueblo que este año cumplió su 69ª edición. En la primera parte del discurso, Mohamed VI ha ido desgranando los apoyos internacionales a Marruecos en la cuestión del Sáhara Occidental, destacando en primer lugar que el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el territorio en disputa hecho por el expresidente de EE UU Donald Trump en los estertores de su presidencia se ha visto mantenida por Joe Biden.

Después, ha elogiado la posición española, que ha calificado de “responsable”, y ha subrayado que era un respaldo importante porque “España conoce muy bien el conflicto”. El rey de Marruecos también ha resaltado que la postura del Gobierno español se había mantenido firme: “Esta actitud positiva ha establecido una nueva fase en las relaciones hispano-marroquíes que no se han visto afectadas por las condiciones regionales ni por las dinámicas políticas internas”, ha dicho en una alusión clara a las tensiones que el cambio de posición ha generado en las relaciones bilaterales con Argelia, así como al hecho de que una mayoría del Parlamento mostrara su oposición a la medida.

Posteriormente, el monarca alauita se ha referido a la evolución positiva en la postura de otros países europeos respecto al conflicto del Sáhara Occidental, entre los que ha citado Portugal, Países Bajos y Alemania. Al igual que sucedió con España, Rabat forzó en 2021 una crisis bilateral con Berlín como medida de presión para modificar su postura de estricta neutralidad en el conflicto con el Frente Polisario, algo que logró unos meses después tras el ascenso del nuevo Ejecutivo liderado por el canciller Olaf Scholz.

Mohamed VI se ha felicitado por el hecho de que más de 30 países hayan abierto consulados en las ciudades saharauis de Alaiún o Dajla, un gesto de claro reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el territorio saharaui. Tras evaluar el estado de los apoyos en Europa y América del Norte, el rey ha abordado la situación en el mundo árabe, África y América Latina. Al final del discurso, de 13 minutos de duración, ha alabado el papel en el progreso del país desempeñado por los “cinco millones” de personas que integran la diáspora marroquí, incluidos “miles de judíos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS