El fuego se extiende en Ávila mientras se estabilizan los incendios en Galicia y Jaén

Las elevadas temperaturas y la complicada orografía está dificultando la extinción de las llamas en Santa Cruz del Valle que ya han arrasado más de 500 hectáreas.

Vista del incendio del valle del Tiétar, visto desde Pedro Bernardo, Ávila, este lunes.Foto: CLAUDIO ÁLVAREZ | Vídeo: EFE
Agencias
Ávila / Santiago de Compostela / Jaén -

El incendio declarado el pasado viernes en el municipio abulense de Santa Cruz del Valle (350 habitantes) continúa extendiéndose. Este domingo se han desplegado un total de 33 medios aéreos para intentar sofocar el fuego y la Junta de Castilla y León ha asegurado que numerosos medios terrestres de diferentes administraciones que se han desplazado a la zona trabajan para “asegurar el perímetro”. Las elevadas temperaturas y la complicada orografía de la zona está dificultando la extinción de un fuego que ya ha arrasado más de 500 hectáreas.

Tras casi tres días de intensas tareas, el Puesto de Mando Avanzado (PMA) ha organizado este domingo el plan de operaciones que cuenta con 500 efectivos con el objetivo de estabilizar el incendio en esta zona del sur de la provincia de Ávila, especialmente sensible desde el punto de vista medioambiental. Este domingo trabajan en la zona 20 helicópteros, dos aviones de coordinación, cuatro aviones anfibios y siete aviones de carga en tierra. A estos recursos aéreos se suman seis técnicos, 13 agentes medioambientales, 22 cuadrillas terrestres, 34 autobombas, 12 cuadrillas de especialistas en la lucha contra incendios forestales, cuatro Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) y efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Este fuego, declarado de nivel 2 en una escala de peligrosidad de 0 a 3 por la posible afección a la población, se encuentra por el momento alejado de los pueblos de la zona. El director técnico de extinción, Ángel Iglesias, declaró este domingo que, por el momento, “no hay peligro para la población”, ya que las llamas están “alejadas” de los cascos urbanos. Tras una “noche muy dura”, Iglesias ha explicado que en las primeras horas del día “ha empezado a reproducirse el fuego por bastantes zonas”, en algunas “con mucha virulencia”, si bien ha precisado que el perímetro “avanza despacio”.

La dificultad en extinguir las llamas se ve agravada porque se trata de un monte muy cuajado de árboles, matorral y vegetación “muy seca”, fruto del intenso calor de este verano, lo que facilita que se estén produciendo “reproducciones constantes” y “saltos de pavesas” que propician que el fuego “llegue a focos imprevistos”.

Para la Junta existen “indicios de intencionalidad” en el origen de este incendio cuya causa se está investigando. El alcalde de Santa Cruz del Valle, Enrique Rodríguez, señaló a EFE que el fuego ha sido “intencionado, con mayúsculas”.

En estos días de trabajo, dos integrantes del operativo han sufrido sendos golpes de calor y un miembro de la brigada del puerto El Pico ha sufrido un esguince de rodilla. El incendio se declaró a las 16.18 horas del viernes en este municipio del Barranco de las Cinco Villas, en la comarca abulense del Valle del Tiétar, a unos 70 kilómetros de la capital. En lo que va de verano, la provincia de Ávila ha sufrido varios incendios, entre los que destaca el de Cebreros, que arrasó más de 4.200 hectáreas, junto al de San Juan de la Nava, en el que ardieron más de 500.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Galicia, por otro lado, la Consellería do Medio Rural ha dado por controlado el incendio declarado en la parroquia de Saiar, en el municipio de Caldas de Reis, y que afecta también a Vilagarcía de Arousa. Según las últimas estimaciones de la Xunta, con datos recogidos hasta las 8.00 horas de este domingo, han ardido unas 450 hectáreas. Los fuegos del municipio coruñés de Boiro y de la localidad pontevedresa de Ponte Caldelas también “evolucionan favorablemente”. Con todo, permanecen activos y aumentan las hectáreas calcinadas.

En el caso del de Boiro, iniciado en la parroquia de Cures, que se ha extendido también a los municipios de Ribeira y A Pobra do Caramiñal, la superficie afectada es ya de 2.200 hectáreas. Mientras, el de Ponte Caldelas, en la parroquia de Xustáns, que ha afectado también al municipio de Pontevedra, ha calcinado 380 hectáreas, según estimaciones provisionales.

La Xunta también dio por estabilizado ayer por la tarde el incendio iniciado el pasado miércoles en la localidad ourensana de Verín que, según las últimas estimaciones, ha calcinado unas 600 hectáreas. También en la provincia de Ourense, se mantiene controlado el declarado en la parroquia de O Pereiro, que por el momento ha quemado unas 150 hectáreas. Por otra parte, en la localidad pontevedresa de Arbo los incendios declarados esta semana permanecen controlados. En total, los incendios forestales de esta última semana en Galicia han calcinado unas 4.500 hectáreas.

En Jódar (Jaén), efectivos del Plan de Emergencia ante el Riesgo de Incendios Forestales en Andalucía (Plan Infoca) continúan trabajando para controlar el fuego declarado este pasado jueves. El Infoca ha informado a través de su cuenta de Twitter que se encuentran trabajando para el control del incendio 18 bomberos forestales y dos agentes de medio ambiente, así como dos vehículos pesados de extinción. El incendio se dio por estabilizado ayer a las 7.10 horas. La Junta situaba el viernes por la tarde en unas 600 hectáreas la superficie afectada por las llamas, una cifra aportada por el el Gobierno andaluz.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS