La Aemet alerta de un nuevo episodio de calor intenso y generalizado a partir del fin de semana

Las temperaturas volverán a dispararse a valores entre 5°y 10° por encima de lo normal, con 40° de nuevo en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir al menos hasta mediados de la semana que viene

Varias personas pasean con una sombrilla por el centro de Madrid, el pasado día 26.
Varias personas pasean con una sombrilla por el centro de Madrid, el pasado día 26.FERNANDO VILLAR (EFE)

Después de apenas cuatro días en los que las temperaturas se han mantenido dentro de los parámetros de la canícula ―el periodo más cálido del año, del 15 de julio al 15 de agosto―, los termómetros volverán este fin de semana a romper las costuras y a dispararse por encima de lo normal. Desde el sábado y, especialmente, el domingo, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) espera un nuevo “episodio cálido” en la Península, que durará al menos hasta mediados de la próxima semana. Aunque de momento no está claro si su extensión, duración e intensidad harán que se trate de una nueva ola de calor, lo que sí es evidente es que regresa el calor intenso, con los valores entre 5° y 10° por encima de lo normal, avanza Rubén Del Campo, portavoz de Aemet. La buena noticia es que, “en caso de producirse una nueva ola, será menos extrema que la anterior”, añade el meteorólogo.

Así, resume el portavoz, el pasado lunes las temperaturas se normalizaron en el noroeste, pero siguió el calor intenso en el resto del país. El martes y miércoles se mantuvieron en valores propios de estas fechas, aunque algo frescos en el tercio norte. El jueves fueron también normales en general y este viernes serán “algo frescas, de nuevo, en el tercio norte y normales en el resto”, pero fin de semana se irá “calentando el ambiente y a partir de lunes serán muy altas, sobre todo en el oeste y centro peninsular”.

Para empezar, este viernes las temperaturas nocturnas se mantendrán sin cambios, pero que las diurnas subirán, excepto en el interior de la mitad norte, por lo que prevé un “ambiente fresco” en Navarra, Aragón y puntos de la mitad norte. Se superarán los 35° en el centro y sur peninsulares. Los avisos son naranjas ―el segundo nivel de una escala de tres― en Andalucía y Comunidad Valenciana; y amarillos ―el escalón más bajo― en Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Madrid.

Mapas con la evolución de las temperaturas superiores a 35 grados de este viernes al próximo miércoles.
Mapas con la evolución de las temperaturas superiores a 35 grados de este viernes al próximo miércoles.CÉSAR RODRÍGUEZ BALLESTEROS /AEMET

El sábado comenzará un ascenso térmico en las mitades norte y oeste, mientras que las temperaturas bajarán en el este y Baleares. El domingo, esta subida se intensificará y ya se superarán los 35° en el sur de Galicia, la cuenca del Ebro, Baleares, meseta norte y centro y sur de la Península, al tiempo que regresarán los 40° o más a los valles del Miño, Tajo, Guadiana y Guadalquivir. En el sur de Galicia, los valores serán de hasta 10° o más por encima de la media, mientras que en el resto del tercio occidental las máximas estarán entre 5° y 10° más altas de lo normal. En cambio, en el este y en Baleares, el calor será más propio de la época.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las mínimas estarán por encima de los 20°/22° ―noches tropicales― en la franja costera mediterránea, en Baleares y en amplias zonas del centro y del sur de la Península. En el Mediterráneo, con altos valores de humedad relativa, habrá una “marcada sensación de bochorno”. El sábado, Extremadura tendrá aviso naranja, que será amarillo en Andalucía, las dos Castillas, Galicia y Madrid. El domingo, a Extremadura se sumarán Andalucía, Castilla-La Mancha y Galicia en naranja, mientras que el aviso será amarillo en Castilla y León y Madrid.

El otro protagonista del fin de semana serán las tormentas, “muy fuertes” este viernes en Navarra, Pirineo aragonés y de Lleida y en el entorno del sistema Ibérico turolense y de Castellón, “con más de 30 litros por metros cuadrado en menos de una hora, rachas muy intensas de viento y posible granizo grande, piedras como monedas de 20 céntimos”. Las tormentas podrán extenderse este viernes a otras zonas del nordeste.

El sábado y el domingo, afectarán a puntos del centro y de la mitad este de la Península, las más intensas el sábado en el entorno del sistema Central, sobre todo en la parte más oriental, y en el Ibérico; y el domingo, de nuevo en el Ibérico y Pirineos.

El lunes, con la llegada de agosto, continuará el ascenso térmico, más notable en la mitad norte. Se espera “calor intenso asegurado” al menos hasta el miércoles, con máximas de 35° o más en la mayor parte de la Península y Baleares ―salvo en el extremo norte y zonas de montaña―, de 38° en el sur de Galicia, valle del Ebro, oeste de Castilla y León, zona centro y mitad sur peninsular y de 40° en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. Las noches serán tropicales en amplias zonas del país e incluso tórridas ―por encima de 35°― en puntos de la costa mediterránea, centro y mitad sur. Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia tendrán aviso naranja, que será amarillo en Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja.

Durante los tres primeros días de la semana se pueden producir chubascos tormentosos en el centro y norte de la Península, más intensos en los entornos del sistema Ibérico y Pirineos. La segunda mitad de la semana es probable que continúe el calor intenso en la mayor parte de España y las tormentas, especialmente en zonas de montaña. Con la predicción actual, precisa el portavoz de Aemet, “no puede descartar que acabe siendo catalogado como una ola de calor, especialmente en el suroeste de la Península, aunque no será tan extraordinario como el de mediados de julio”.

Mientras, en Canarias, que salió el miércoles de su segunda ola de calor del verano ―es el primer julio en el que se producen dos en el archipiélago desde 1975― el fin de semana soplarán los vientos alisios que dejarán nubes en el norte de las islas de mayor relieve. Los cielos estarán más despejados en el resto y las temperaturas iniciarán un ascenso que seguirá la próxima semana. En el sur de Tenerife y en Fuerteventura podrán superarse los 32° y en las medianías del sur de Gran Canaria, los 36°.

Un verano similar en intensidad al de 2003

Decenas de personas se refrescan en Madrid Río durante la ola de calor de junio.
Decenas de personas se refrescan en Madrid Río durante la ola de calor de junio.JAIME VILLANUEVA

Aunque aún queda mucho verano por delante, no cabe ninguna duda de que está siendo terriblemente extremo, tras registrarse dos olas de calor, la primera de ellas la más temprana desde que hay registros y, la segunda, la más intensa y la tercera más larga y extensa desde 1975, año en que comienza el estudio de Aemet sobre estos fenómenos. Entre el jueves y el martes pasado, se produjo otro episodio de altas temperaturas muy intenso, que estuvo en la frontera de ser considerado una nueva ola de calor. Incluso es posible que, una vez se revisen los datos, la ola de julio, que se dio por terminada el 18, en realidad haya continuado hasta el 26.

"El bimestre de junio y julio está entre los cuatro más cálidos desde 1950", explica Del Campo. El ranking de los peores dos primeros meses del verano está liderado por 2015, seguido de 2017 y 2003. Y, a falta de dos días para que acabe julio, "muy probablemente este termine siendo uno de los dos más cálidos en España desde 1961", añade Del Campo. Hasta la fecha, el más cálido fue el de 2015, con una temperatura media de 25,4°, 2,5° por encima de lo normal. Está por ver si este julio lo supera, pero "con una alta probabilidad" sí que ha rebasado al tercero peor, que fue el de 2006, con una anomalía de 1,8°.

Es más, el portavoz de Aemet considera que, dependiendo de cómo se comporte agosto, este verano en su conjunto puede acabar estando “a un nivel similar al más cálido registrado hasta ahora, el de 2003″. Aquel verano tuvo una temperatura media ―entre las máximas y las mínimas― de 23,6° y una anomalía de 1,8° por encima de lo normal. Se estima que solo en las dos semanas más duras de agosto de aquel año se produjeron 6.500 muertes atribuibles a las altísimas temperaturas. En lo que va de esta estación, el Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III calcula en 1.913 el número de fallecidos, cuatro veces más que en el mismo periodo del año pasado. La medida de los veranos en España, según MoMo, es de 1.300.

Las previsiones para agosto son malas, según el Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo (Ecmwf, por sus siglas en inglés). "Podemos esperar un agosto con temperaturas superiores a las normales en prácticamente todo el país. Durante la primera quincena, podrían estar en zonas del norte y del centro entre 3° y 6° por encima de lo normal", precisa el portavoz de Aemet. La incertidumbre aumenta en la segunda quincena de agosto, pero podría continuar el ambiente más cálido de lo normal, sobre todo en el centro, el sur y el área mediterránea.



Sobre la firma

Victoria Torres Benayas

Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS