_
_
_
_
_

Bruselas considera “inaceptable” la muerte de personas en la frontera de Melilla

La comisaria europea de Interior pide una investigación y denuncia también los “medios violentos” de quienes trataron de acceder a territorio comunitario desde Marruecos

Guillermo Abril
La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, durante su intervención en el Parlamento Europeo en Estrasburgo este lunes.
La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, durante su intervención en el Parlamento Europeo en Estrasburgo este lunes.JULIEN WARNAND (EFE)

“Es inaceptable que la gente muera de esta manera en nuestra frontera de la UE”, ha denunciado este lunes la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, sobre la reciente tragedia de la valla de Melilla. Y, a la vez, ha añadido, “es inaceptable que la gente intente cruzar la frontera de la UE por la fuerza, utilizando medios violentos”, ha añadido la comisaria, tratando de buscar un delicado equilibrio en torno a unos hechos en los que convergen con toda su fuerza las contradicciones de la política migratoria de la Unión Europea. La comisaria se ha sumado a las peticiones de que se produzca una investigación sobre lo sucedido.

Las palabras de Johansson han abierto este lunes un debate en el Parlamento Europeo en Estrasburgo centrado en lo ocurrido el pasado 24 de junio, cuando unos 1.700 migrantes se dirigieron a la valla de Melilla, muchos de ellos cargados con palos y piedras, dispuestos a atravesar forzosamente el puesto fronterizo que separa Marruecos de este enclave español en el norte de África. El incidente acabó en desastre: al menos 23 personas murieron, según fuentes oficiales de Rabat (una cifra que asociaciones de derechos humanos elevan hasta 37 fallecidos). Hubo también más de 200 migrantes heridos, y 140 agentes marroquíes y otros 50 españoles sufrieron lesiones de diversa índole.

Tras el desastre humano ha quedado también el reguero de una enorme polémica por la forma violenta de contener la migración y la reacción a esa respuesta por parte del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que condenó la “violencia” del ataque perpetrado por los migrantes, supuestamente inducido por “mafias” que trafican con seres humanos; agradeció a la gendarmería marroquí el haberse “empleado a fondo para intentar evitar el asalto” y trasladó su “solidaridad y agradecimiento a la cooperación con el reino de Marruecos, que demuestran la necesidad de mantener la mejor relación con este país”. Otros mandatarios, en cambio, respondieron de forma más contundente. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, por ejemplo, publicó poco después un mensaje en el que se mostraba “consternado” por la “violencia” en la frontera de Melilla y calificaba de “inaceptable” el “uso excesivo de la fuerza”.

El debate de este lunes en la Eurocámara, titulado Pérdida de vidas, violencia y trato inhumano contra personas que buscan protección internacional en la frontera hispano-marroquí, derivaba de una propuesta de diversos grupos del arco parlamentario europeo (de los populares a la izquierda, según fuentes del hemiciclo de la UE), y en él ha participado una larga ristra de eurodiputados españoles, trasladando el debate nacional hasta la Eurocámara. Se han expresado puntos de vista, pero la discusión no tenía como objetivo obtener una resolución ni dar lugar a una propuesta concreta.

“Es una tragedia sin paliativos”, ha expresado en nombre de los populares europeos el español Juan Ignacio Zoido. “La muerte de decenas de personas no puede calificarse bajo ningún concepto de asunto bien resuelto, como hizo Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España”, ha añadido. El socialdemócrata Juan Fernando López Aguilar también ha calificado el episodio de “lamentable e inaceptable”, pero ha recordado que no ha sucedido en Melilla, sino al otro lado de una frontera que es, además de española, de toda la UE. Jordi Cañas, por parte de los liberales de Renew, ha denunciado los hechos como un “trágico corolario de la gestión de las fronteras que hace Marruecos”, país al que ha acusado de usar la migración como mecanismo para presionar a España. Mientras, Sira Rego, del grupo de La Izquierda, ha censurado las “racistas” políticas migratorias de la UE: “Tenemos que recordar que no existe ni un solo lugar físico para pedir asilo en toda la frontera sur”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En su intervención, Johansson ha reclamado que la prioridad sea seguir proporcionando atención médica a las personas heridas y “esclarecer plenamente los hechos”, para saber con certeza lo ocurrido. La comisaria ha saludado también que la fiscalía española esté llevando a cabo una investigación y que, en Marruecos, el Consejo Nacional de Derechos Humanos haya lanzado “una misión de información”. “Apoyo firmemente los llamamientos de las Naciones Unidas y la Unión Africana para que se investigue esta trágica pérdida de vidas”, ha dicho.

Johansson ha querido recordar que Marruecos es un “socio estratégico clave” para la “gestión de la migración”, que ha logrado evitar hasta 26.000 salidas irregulares en dirección a la UE solo este año. Y ha insistido en que la UE “necesita el pacto de migración y asilo”, esto es, el ambicioso paquete de la Comisión Europea que lleva casi dos años estancado, aunque ha habido avances hace poco, como el reciente acuerdo en torno al mecanismo de reparto de refugiados en caso de crisis migratoria.

“En todas las situaciones, las personas deben ser tratadas con dignidad y respeto a los derechos fundamentales”, ha exigido como principio básico la comisaria de Interior, que ha asegurado que Melilla no ha de tomarse como un hecho aislado sino como una señal de alarma. “Más personas pondrán su destino en manos de contrabandistas y se embarcarán en viajes desesperados y peligrosos”.

Los fallecidos el 24 de junio, según fuentes oficiales marroquíes, murieron de dos formas distintas: bien aplastados por sus compañeros durante una avalancha o bien a causa de la caída desde lo alto de una alambrada, mientras trataban de acceder a territorio europeo. Las autoridades de Rabat no han precisado más allá, ni, en principio, hay autopsias realizadas. Los migrantes discrepan de la versión oficial y vinculan varias muertes a los golpes, el humo y las pedradas recibidas.

La Fiscalía española anunció poco después de los hechos que se hará cargo de una investigación sobre lo ocurrido en la frontera entre Marruecos y Melilla. De las pesquisas se hará cargo la fiscal de sala de Extranjería, Beatriz Sánchez, a la que la fiscal general, Dolores Delgado, le ha encomendado la investigación.


Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Guillermo Abril
Es corresponsal en Pekín. Previamente ha estado destinado en Bruselas, donde ha seguido la actualidad europea, y ha escrito durante más de una década reportajes de gran formato en ‘El País Semanal’, lo que le ha llevado a viajar por numerosos países y zonas de conflicto, como Siria y Libia. Es autor, entre otros, del ensayo ‘Los irrelevantes’.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_