Los mayores incendios que han asolado Navarra en junio se debieron a la acción humana

El Departamento de Interior de la comunidad foral investiga si los fuegos que carbonizaron casi 15.000 hectáreas fueron fortuitos o intencionados

Bosques quemados por un incendio en la sierra del Perdón, en Navarra, el pasado 21 de junio.
Bosques quemados por un incendio en la sierra del Perdón, en Navarra, el pasado 21 de junio.Eduardo Sanz (Europa Press)

El Departamento de Interior del Gobierno de Navarra apunta a que detrás de los incendios más devastadores de los últimos días en la comunidad está la mano humana, fuera de manera fortuita o intencionada. Entre el 15 y el 24 de junio se simultanearon varios fuegos que carbonizaron casi 15.000 hectáreas y obligaron al desalojo de unas 9.000 personas por el avance de las llamas, que en algunos casos llegaron a penetrar en los núcleos urbanos y quemaron casas.

El incendio que más superficie alcanzó fue el que afectó, entre otros, a los municipios navarros de Uterga, Legarda, Obanos, Muruzabal y Puente La Reina, con un área cercana a las 6.200 hectáreas. La investigación ha determinado que el fuego, originado el 18 de junio, fue consecuencia de la actividad de una cosechadora.

El segundo incendio de mayor extensión es el denominado foco de Ujué, que amenazó a varios núcleos urbanos, como los de San Martín, Ujué, Lerga o Gallipienzo. En este caso, el consejero de Interior, Javier Remírez, ha aseverado este jueves en el Parlamento que fue provocado por una “actividad humana intencionada”. Ese fuego arrasó unas 6.000 hectáreas, a las que se suman otras 300 quemadas en la misma zona, en La Valdorba, por otros focos independientes del incendio principal.

Interior ha determinado que en el origen del fuego que afectó al área de Alloz y Lerate también estuvo la mano humana, pero aún no se ha concluido si se originó de forma accidental o intencionada. El de Arguedas-Valtierra, que afectó el sábado 18 de junio al parque Sendaviva, donde habitan especies animales exóticas y parte del cual quedó carbonizado, la investigación apunta a que fue provocado por las chispas de una cosechadora.

Todos estos incendios se declararon en un breve espacio de tiempo, entre el 15 y el 24 de junio, lo que dio lugar, en palabras de Remírez, “a uno de los mayores episodios de gestión de la emergencia de la historia moderna” en Navarra. Además, en ese lapso de tiempo también se produjeron otros fuegos en la comunidad foral, originados la mayoría por causas que van desde la acción de un rayo —como en el caso del que el pasado 15 de junio llegó hasta los alrededores del Monasterio de Leyre, en la falda de la sierra con el mismo nombre— hasta la actividad agrícola o las chispas provocadas por el tráfico ferroviario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Un grupo de personas observa un helicóptero antiincendios en Belascoain (Navarra), el 19 de junio.
Un grupo de personas observa un helicóptero antiincendios en Belascoain (Navarra), el 19 de junio.VINCENT WEST (REUTERS)

De las casi 15.000 hectáreas quemadas, unas 2.260 corresponden a cultivos, la gran mayoría de cereal. Se calcula que otras 7.600 hectáreas eran de monte y arbustos, y que otras 4.500 correspondían a masa arbolada

En las labores de extinción participaron alrededor de 1.100 efectivos, tanto de Navarra como de otras comunidades autónomas y del Gobierno central, cinco aviones FOCA y otros 11 helicópteros. Cinco agentes antiincendios resultaron heridos de levedad durante los trabajos para apagar las llamas.

En la actualidad, el dispositivo de prevención de incendios se ha reforzado y dispone de 700 profesionales, entre bomberos, personal de campaña y de Medio Ambiente. Este personal no ha podido bajar la guardia tras los días más críticos, porque durante los últimos días también se han producido otros incendios más en Navarra, aunque de menor gravedad. Este jueves por la tarde, los bomberos controlaron tres focos declarados en los alrededores de los municipios de Beire, Sartaguda y Badostáin. En total, el terreno quemado en estas tres zonas no llega a las 10 hectáreas, la gran mayoría de cereal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS