El tiempo ayuda a controlar los incendios en Zamora y Navarra, con desalojos y carreteras cortadas

El fuego en la sierra de la Culebra, cuyo perímetro está estabilizado, alcanza una superficie de 30.800 hectáreas, y tres de los cinco en la Comunidad Foral están estabilizados

Una persona observa los daños provocados por el incendio forestal en la Sierra de la Culebra, en Villardeciervos, este lunes.Foto: LUIS SEVILLANO | Vídeo: EFE/REUTERS
Pamplona / Codesal (Zamora) - 20 jun 2022 - 09:43

La lucha contra los incendios forestales en la Península se encomienda este lunes a las condiciones meteorológicas en busca de un respiro. Trece localidades navarras permanecen desalojadas por los fuegos, y ocho carreteras de la red secundaria están cortadas para facilitar la lucha contra los incendios en la comunidad foral. Aunque la situación sigue siendo preocupante en muchos puntos, el Gobierno de Navarra ha detectado una mejoría al cambiar el tiempo. El tiempo también ha echado una mano en la extinción de las llamas de la reserva de la sierra de la Culebra, en Zamora, cuyo perímetro está estabilizado, y alcanza una superficie de 30.800 hectáreas. Este lunes llueve. “Aunque no hay llama, el trabajo continúa”, han manifestado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León sobre la mayor catástrofe ambiental en la historia de la región.

Las condiciones favorables se han repetido en Zamora por segunda noche consecutiva, y eso hace que el incendio, aunque activo, esté estabilizado y sin llama, según han informado fuentes del operativo de extinción. Para refrescar la zona y evitar reproducciones siguen actuando un gran número de medios, tanto de la Junta de Castilla y León como del Ministerio de Medio Ambiente, la Unidad Militar de Emergencias y las comunidades autónomas de Madrid, Cantabria y Galicia.

El panorama es desolador en los territorios afectados por los incendios que siguen activos en Navarra, que permanece en el nivel dos del Plan de Protección Civil y Emergencias. Este lunes se ha logrado estabilizar tres de los cinco incendios iniciados este fin de semana, a los que se suma un sexto declarado en Tiermas, en la muga entre Navarra y Zaragoza. Este último foco avanza hacia el Monasterio de Leyre, donde la semana pasada otro fuego calcinó una importante extensión de terreno. Además, otro foco se ha declarado en el municipio de Lodosa, si bien su extensión está ya acotada.

La directora general de Interior del Gobierno de Navarra, Amparo López, ha afirmado este martes por la tarde que la situación “más crítica” provocada por los incendios que afectan a la Comunidad foral se encuentra en Gallipienzo, si bien ha destacado que a lo largo del día la situación general en Navarra “va mejorando”.

El vicepresidente del Gobierno foral y consejero de Interior, Javier Remírez, ha detallado que sigue siendo preocupante la situación en el flanco del foco que avanza hacia los municipios de Lerga, Eslava y el mencionado Gallipienzo, situados al sudeste de la capital navarra. Otro frente de este incendio, el que avanza hacia San Martín de Unx y Ujué, se mantiene también activo y sin control. Por otra parte, el fuego que comenzó el sábado en Obanos y Muruzábal cuenta con dos frentes activos, uno que ha llegado al sur de la sierra de El Perdón, a pocos kilómetros de la capital navarra, y un segundo flanco, que ha logrado saltar el río Arga y avanza en dirección a Puente la Reina, al suroeste de Pamplona. Por ahora, hay cierta tranquilidad en los demás incendios, que se encuentran estabilizados, si bien se mantiene una vigilancia constante por el elevado riesgo de rebrotes. Precisamente, en uno de esos focos, el registrado en Los Arcos, a poco más de 65 kilómetros al sur de la capital, los agricultores han jugado un papel fundamental. “Si no cuidamos nosotros lo nuestro, no nos lo va a cuidar nadie. De Los Arcos, El Busto, de todos los pueblos de alrededor, nos juntamos allá y más vale que estuvimos muchos y conseguimos frenar el fuego en los campos de cultivo, pero ya en el monte, tocaba esperar”, asegura Iñigo Arizaleta, uno de ellos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En estos momentos, continúan las labores de extinción con todos los recursos disponibles, entre los que se incluyen 5 aviones FOCA del Gobierno de España y otros 10 helicópteros de los gobiernos de Navarra, Castilla-La Mancha y del Ejecutivo central. Todavía se desconoce la extensión total del área calcinada, pero el Gobierno navarro ha iniciado los trámites para solicitar al central la declaración de zona afectada gravemente por emergencia de Protección Civil.

Hasta que esas ayudas lleguen, el vecindario de los pueblos afectados debe intentar volver a la normalidad. Allí donde el fuego ha pasado, el suelo ha cambiado de color. Del amarillo del cereal a punto de ser cosechado, al negro y gris ceniza. Entre la ciudadanía, mucha impotencia por no haber podido frenar antes las llamas. Señalan la falta de recursos y de información en los momentos iniciales. Es el caso del municipio de Obanos, cuya alcaldesa, Arantxa Hernández, ha descrito los primeros momentos de estupor y desconcierto que vivieron los vecinos quienes, a pesar de las indicaciones de la Guardia Civil, se negaron a abandonar sus casas. “Veíamos el fuego, pero no pensábamos que fuera a llegar tan rápido, llegó en cuestión de minutos. Dentro del caos, la gente se organiza, y cuando tienes que salvar casas e intentar que el incendio no se propague más, la gente saca su garra. Aquí, gracias al pueblo, tenemos pueblo”, recuerda emocionada. En su caso, los mayores daños se han producido en los campos de cultivo colindantes y en una casa particular, que ha ardido.

Vecinos voluntarios de varias localidades navarras y aragonesas participan en la extinción del incendio forestal en Sigües
Vecinos voluntarios de varias localidades navarras y aragonesas participan en la extinción del incendio forestal en SigüesPABLO LASAOSA

Similar situación se ha vivido en el pequeño pueblo de Artazu, a 29 kilómetros de la capital navarra. Allí el fuego rodeó al municipio, lo que obligó a su desalojo a última hora de la tarde del domingo, aunque el vecindario ya ha podido volver a sus casas. Desde el alto en el que está situado se observa cómo las llamas han llegado a apenas pocos metros de algunas construcciones y huertas, pero sin provocar daños de importancia, señala su alcalde, Iñaki Arguiñano: “Todavía no hemos evaluado. Pero estamos contentos porque hemos salvado el pueblo”.

Peor parte se han llevado en Legarda, en cuyas proximidades se originó uno de los focos que más preocupan este lunes. Allí, las llamas llegaron a escasos metros de las viviendas y hay mobiliario urbano calcinado. El fuego llegó incluso a incendiar alguna de las construcciones del centro del pueblo. Una de sus vecinas, Pilar, recuerda esos primeros instantes, en los que vio “que había mucho humo” y le sorprendió la velocidad con la que prendían y se desplazaban las llamas.

Por su parte, en el municipio de San Martin de Unx, afectado por el incendio forestal iniciado en las proximidades de Ujué, se muestran agradecidos tanto a los bomberos como a la ciudadanía. Uno de los vecinos del pueblo, Julián Palacios, subraya: “No se ha quemado ninguna casa, algo que podía haber pasado tranquilamente, gracias a que estuvimos todos colaborando en lo que pudimos. Da alegría decir que el pueblo está bien porque fue duro”.

La situación preocupa a la ciudadanía hasta tal punto que durante el domingo, el centro de gestión de emergencias de SOS Navarra recibió más de 4.400 llamadas. Una cifra superior incluso a las registradas durante los primeros días de la pandemia de covid. La mayoría de ellas fueron efectuadas o bien por personas alarmadas por la cercanía del fuego o por aquellas que habían sido ya evacuadas.

Varios vehículos de la UME circulan por una carretera de la sierra de la Culebra, este lunes.
Varios vehículos de la UME circulan por una carretera de la sierra de la Culebra, este lunes.Luis Sevillano

El fuego ha arrasado, según las estimaciones realizadas el domingo a última hora de la tarde a partir de las imágenes del helicóptero que coordina la extinción, un total de 30.799,3 hectáreas, de las que casi la mitad se estima que son de superficie forestal arbolada, con un perímetro que se extiende a lo largo de 120,88 kilómetros. El incendio, que se declaró el miércoles a última hora de la tarde por los rayos de una tormenta seca con varios focos de inicio simultáneos, obligó a evacuar a más de 1.250 personas de una veintena de localidades, que fueron trasladadas a pabellones deportivos lejos del fuego en los que pasaron la noche hasta que pasó el peligro. Un trabajador de un retén de maquinaria resultó herido con quemaduras en las manos durante las tareas de extinción.

La sierra de la Culebra es un enclave medioambiental que forma parte de la reserva de la biosfera Meseta Ibérica, y que cuenta con la mayor concentración peninsular de lobos y grandes poblaciones de ciervos y corzos. Avivado por las altas temperaturas, la baja humedad y los vientos de hasta 70 kilómetros hora, el fuego se extendió el sábado también por el valle del Tera y obligó a cortar dos carreteras nacionales y la línea del AVE Madrid-Galicia.

El presidente del Gobierno autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado un plan especial para la recuperación medioambiental y socieconómica de la zona, mientras que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha desplazado este lunes a técnicos para que comiencen la evaluación de daños de cara al establecimiento de ayudas.

Imagen de los daños del incendio forestal en Sigües (Navarra)
Imagen de los daños del incendio forestal en Sigües (Navarra)PABLO LASAOSA

200 incendios forestales en Cataluña en cinco días

En Cataluña, donde el sábado llegó a haber más de una treintena de incendios simultáneos, las fuertes rachas de viento en las comarcas de Lleida y la simultaneidad de fuegos han sido los principales elementos con los que han luchado los especialistas en extinción de incendios en Artesa de Segre, activo desde el miércoles y que afecta a unas 2.700 hectáreas. Los bomberos esperan estabilizar las llamas esta tarde, después de 36 horas sin crecer. El Delegado del Govern en Lleida ha explicado que, aunque se pueda estabilizar en las próximas horas, los bomberos seguirán estando en Artesa como mínimo cuatro días. Todavía se estudian las causas, según el jefe de los agentes rurales en Lleida, Llorens Rico, ya que, aunque el día en que comenzó hubo caída de relámpagos, también se llevaron a cabo trabajos agrícolas. Cataluña ha sufrido desde el miércoles unos 200 incendios forestales, lo que representa una media de 50 al día. En Valencia, se continúa trabajando para apagar el incendio forestal de Caudiel (Castellón), que quedó controlado el domingo.

En Aragón se ha declarado este lunes un incendio en Castejón de Tornos (Teruel), que ha obligado a las autoridades a desalojar una residencia de ancianos en Burbáguena por la proximidad de las llamas, según ha publicado el Centro de Emergencias del Gobierno autónomo. A última hora de la tarde, los bomberos de la Diputación de Teruel han contenido el fuego y continuaban trabajando en el área cercana, ha informado la institución provincial. Otro fuego, en Sigüés (Zaragoza), está en fase de estabilización tras carbonizar 60 hectáreas.

Daños provocados por el incendio forestal en la Sierra de la Culebra, este lunes.
Daños provocados por el incendio forestal en la Sierra de la Culebra, este lunes.Luis Sevillano


Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS