Una ola de calor de momento sin récords que se extenderá al menos hasta el viernes

Avisos en 12 comunidades, que es naranja en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid por máximas de hasta 43 grados. El pico del episodio se producirá el martes en el sur y el miércoles en el resto del país

Una mujer bebe agua para refrescarse en el Patio de los Naranjos de Córdoba, el pasado viernes.
Una mujer bebe agua para refrescarse en el Patio de los Naranjos de Córdoba, el pasado viernes.Rafa Alcaide (EFE)

Después de que los termómetros rompieran el domingo el techo de los 43 grados, este lunes a la mayor parte de la Península y Baleares les aguarda un segundo día asfixiante de ola de calor en el que los termómetros volverán a alcanzar dicha cota. Si el domingo eran siete las comunidades en alerta, este lunes han aumentado a 12, con aviso naranja ―riesgo importante, el segundo nivel de tres― en Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid, y amarillo ―el primer nivel de la escala de Meteoalerta― en Castilla y León, Cataluña, Galicia, Murcia, Navarra, La Rioja y la Comunidad Valenciana. Pero si los días están siendo sofocantes, las noches no se quedan atrás, con mínimas por encima de 20° ―noches tropicales― y de 25° ―tórridas― en amplias zonas del sur, el oeste y el centro. La madrugada del sábado al domingo, Jaén no bajó de 26,5° y Coria (Cáceres), de 25,5°; y anoche fue igualmente muy cálida, con 33° a medianoche en puntos de la provincia de Badajoz.

A pesar de este intenso calor, “no se han batido récords de temperatura para el mes de junio, ni el sábado ni el domingo”, subraya Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). La razón es que este calor extremo en junio no es inédito en las últimas décadas en España: por ejemplo, a finales de junio de 1965, se llegó a 45° en Sevilla y en Córdoba. Y también se produjo una muy intensa ola de calor el 26 de junio de 2019. “Superar esto es complicado, pero la diferencia es que esta es una ola muy temprana que llega a mediados de mes”, contextualiza el experto.

Este lunes volverán a superarse los 42° en el valle del Guadalquivir, en ciudades como Córdoba y Sevilla, y del Guadiana, como Badajoz, y los 40° en puntos como Granada, Jaén, Ciudad Real y Toledo. En Baleares hará 36° en el interior de Mallorca y no se bajará de 20°/22° durante toda la jornada. Y todo esto cuando aún no se ha alcanzado el pico de la ola. “Es difícil precisar cuándo será el peor día”, admite Del Campo, que apunta que será por zonas. “En el sur peninsular, probablemente será el martes, cuando se pueden superar los 43° en puntos de los valles del Guadiana y del Guadalquivir”, explica el portavoz de la Aemet. Los avisos por calor se ampliarán el martes a 14 comunidades, con las mismas autonomías que el lunes, más Castilla y León y Cataluña, en naranja. El aviso es amarillo en Baleares, Galicia, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja, y Comunidad Valenciana.

El miércoles puede llegar un pequeño respiro al sur, ya que “podría haber un ligerísimo descenso de las temperaturas en puntos de Andalucía”. Sin embargo, el calor arreciará en el centro y en el norte, por lo que ese día “para el conjunto de la España peninsular y Baleares puede ser el peor día”. Se esperan 40° en Valladolid, Zamora y Madrid, 41° en Jaén y más de 42° en Zaragoza, Sevilla y Córdoba.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Las noches tropicales serán ese día muy extensas y afectarán a buena parte del país. Es más, las noches serán tórridas en puntos de los valles del Tajo y del Ebro, en las grandes ciudades del centro, en amplias zonas de Extremadura y en Andalucía central y oriental”, advierte el meteorólogo. En cuanto al mapa de avisos, el miércoles se mantienen 14 regiones en alerta, pero aumentan a nueve las que tienen aviso naranja: Andalucía, Aragón, las dos Castillas, Cataluña, Extremadura, Madrid, Navarra y La Rioja. En amarillo estarán Baleares, Galicia, Murcia, País Vasco y Comunidad Valenciana.

Los cielos seguirán turbios, ya que hay polvo en suspensión en la masa de aire muy cálida del norte de África que está llegado a España, causante en parte de la situación junto con la estabilidad atmosférica y la alta insolación propia de junio. “También pueden producirse tormentas aisladas por la tarde entre el lunes y el miércoles en zonas de montaña de la mitad norte. Aunque no se espera mucha precipitación, alguna tormenta puede ser localmente más intensa”, completa el pronóstico Del Campo. De este zarpazo infernal solo se libran Canarias, el norte de Galicia, el Cantábrico occidental y puntos de la costa del Mediterráneo peninsular, donde “es posible que las brisas tengan un efecto suavizador, por lo que los termómetros no subirán de 30°/34°, aunque las noches sí serán cálidas y no se bajará de 22º”.

¿Y cuándo va a acabar? En la actualización de su aviso especial, la Aemet ya da por seguro que durará “al menos hasta el viernes, sin descartar que se prolongue algunos días más, especialmente en la mitad oriental peninsular”. El jueves, explica Del Campo, “se notaría una ligera bajada en el extremo occidental de la Península y Badajoz podría quedarse un poquito por debajo de los 40º”, pero en el resto del país se mantendrían los valores del miércoles o incluso superiores en el Cantábrico occidental. En Vitoria, los termómetros rondarán los 38º, en Pamplona, Logroño y Bilbao los 40º, y en Zaragoza y Lleida los 42º. “El viernes es posible que las temperaturas se mantengan sin grandes cambios, por lo que seguirá el calor intenso, que podría intensificarse en el área mediterránea y puntos del Cantábrico”, vaticina el experto. De cara al fin de semana, la llegada de un área de bajas presiones atlántica, acompañada de aire más fresco, puede rebajar las temperaturas a valores más normales para la época, aunque también podría continuar el calor intenso en el este peninsular y Baleares.

La ola más intensa para mediados de junio en 20 años

Esta ola, que llega tras un mes de mayo que ha sido el más cálido de este siglo y el segundo desde 1961, puede acabar empatando con la más temprana desde 1975, fecha en la que comienza el informe sobre las olas de calor de la Aemet. La más madrugadora hasta el momento se produjo el 11 de junio de 1981 y, aunque en principio la Aemet fechó el inicio de la actual en este domingo 12, es posible que ya se cumplieran antes los criterios de intensidad, extensión y duración.

“Con los datos que tenemos encima de la mesa, su inicio podría haberse adelantado al sábado 11, pero este extremo se confirmará cuando acabe la ola y analicemos todo el episodio”, explica Del Campo. Además, es posible que se trate de la “más intensa para mediados de junio de, al menos, los últimos 20 años”, asegura el portavoz de Aemet, que se basa en los "valores muy inusualmente altos que arroja el índice EFI (siglas en inglés de Extreme Forecast Index)", con el que se cuantifica la rareza de un fenómeno extremo. 

En las últimas décadas, se observa cómo las olas de calor se están volviendo cada vez más frecuentes en junio. Desde 1975, se han producido nueve este mes de un total de 65, y siete de ellas se concentran en lo que va de siglo. “Las olas de calor se han hecho cinco veces más frecuentes en este mes en los 22 años que llevamos de siglo XXI”, alerta el portavoz de Aemet. "Detrás de este incremento se encuentra con mucha seguridad el cambio climático, que aumenta la frecuencia y la intensidad de las olas de calor", sentencia Del Campo.


Sobre la firma

Victoria Torres Benayas

Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS