Vídeo: el angustioso rescate de una mujer que cayó de noche a un aljibe en un portal en Alicante

La Guardia Civil saca del pozo a la mujer cuando ya estaba “sin fuerzas para mantenerse a flote”

Una mujer fue rescatada este sábado al límite de sus fuerzas de un aljibe situado en un cuartucho dentro de un bloque de viviendas de Alicante, al que había entrado buscando un lugar a resguardo para pasar la noche, según ha relatado la Guardia Civil. Las imágenes distribuidas por el instituto armado muestran cómo los agentes sacan de la cisterna a la mujer, de 46 años, “ya sin fuerzas para mantenerse a flote” y con “síntomas de hipotermia”. El salvamento fue posible gracias a que un vecino escuchó los gritos de socorro. Al asomarse al pequeño cuarto ubicado bajo el hueco de la escalera del portal, vio que estaba el pozo, cuya tapa había cedido cuando la mujer se tumbó a descansar sobre ella. Los guardias de una patrulla que pasaba por allí se encargaron del rescate. La mujer fue trasladada al hospital de San Juan de Alicante, donde recibió el alta médica tras recuperarse de la hipotermia que le causó la baja temperatura del agua.

El fotograma muestra el momento en el que la Guardia Civil saca a la mujer del aljibe dentro del cuartucho.
El fotograma muestra el momento en el que la Guardia Civil saca a la mujer del aljibe dentro del cuartucho.

El salvamento comenzó a las 21.45 del sábado, cuando un vecino alertó a una patrulla de la Guardia Civil de que había escuchado gritos en el portal. Los alaridos venían de un habitáculo debajo de la escalera comunitaria. “Tras unas puertas de madera, en el suelo, había una apertura cuadrangular de algo menos de un metro cuadrado que daba acceso a un aljibe lleno de agua”, describe el instituto armado en una nota, donde explica cómo estaba la mujer: “Sumergida, encontraron a una mujer tan exhausta que ya no lograba mantenerse a flote. Los agentes actuaron con rapidez para extraerla del interior del aljibe y abrigarla”.

Lo que les contó ella es que buscaba un lugar para pasar la noche, y que halló el cuartucho, donde entró y se tumbó. Allí, “probablemente debido a su propio peso, la tapa del aljibe cedió”, por lo que cayó al agua. Intentó salir por sus propios medios, hasta que, “nerviosa, exhausta y angustiada, comenzó a gritar pidiendo ayuda”. El habitáculo, de cuya seguridad es responsable la comunidad de vecinos, ha sido clausurado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS