España retira la nacionalidad a 78 bebés que fueron inscritos como españoles mediante un fraude

Los menores, mayoritariamente hijos de madres marroquíes, fueron inscritos en el Registro Civil de Melilla por españoles que declaraban falsamente ser los padres

El Hospital Comarcal de Melilla, en una imagen de Google Maps.
El Hospital Comarcal de Melilla, en una imagen de Google Maps.

España ha iniciado los trámites para revocar la nacionalidad a 78 bebés nacidos en Melilla y registrados como españoles de manera fraudulenta. Todos son hijos de madres marroquíes que entraron en la ciudad autónoma para dar a luz en el Hospital Comarcal, donde una red delictiva ahora desarticulada buscaba a hombres de nacionalidad española para que, a cambio de dinero, inscribiesen a los recién nacidos como hijos suyos en el Registro Civil, lo que convertía automáticamente a los bebés en compatriotas y facilitaba la residencia a las madres. La Policía Nacional ha detenido a 51 personas en Melilla y a 28 más en la Península, y busca a otros 38 implicados. La Delegación del Gobierno ya ha empezado los trámites para retirar la residencia a las madres y ha instado a la Fiscalía a que revoque la nacionalidad española de los menores.

La Policía asegura que la trama estaba asentada en Melilla, aunque no precisa el tiempo que llevaba operando. Las mujeres solían entrar a la ciudad autónoma en avanzado estado de gestación, “aprovechando la exención de visado y el Acuerdo de Buena Vecindad existente entre nuestro país y Marruecos”. Una vez ingresadas, la organización las ponía en contacto con “hombres de nacionalidad española, en su mayoría de origen marroquí, que a cambio de cantidades que oscilaban entre los 1.500 y 3.000 euros, acudían junto a ellas y los recién nacidos al Registro Civil de Melilla manifestando que eran los padres biológicos”, según precisa la Policía Nacional en un comunicado de prensa.

De esta manera, los recién nacidos adquirían automáticamente la nacionalidad española, lo que permitió que sus madres hiciesen el DNI o pasaporte a los pequeños, a la vez que “les permitía a ellas iniciar los trámites para conseguir su autorización de residencia por circunstancias excepcionales como progenitor de menor de nacionalidad española”. Estos pasos administrativos, a su vez, permitían la posterior solicitud de reagrupación familiar para los verdaderos padres biológicos de los niños, “normalmente ciudadanos de un tercer Estado sin documentación para acceder al espacio Schengen”.

La policía asegura que hay un total de 117 implicados en la trama, que incluye a las madres, padres ficticios e intermediarios. Tanto los detenidos (79) como los buscados (38) están acusados de delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, falsedad documental y pertenecía a organización criminal. La nota policial no explica si existen connivencias en el Hospital Comarcal de Melilla, donde se produjeron todos los nacimientos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS