El arranque ‘santo’ de la precampaña electoral en Andalucía

Los candidatos multiplican las visitas a hermandades y procesiones para lograr visibilidad pública a pocos días de que se conozca la fecha de los comicios en la comunidad

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, conversa con un costalero de la Hermandad del Cerro del Águila, el Martes Santo en Sevilla.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, conversa con un costalero de la Hermandad del Cerro del Águila, el Martes Santo en Sevilla.

Domingo: Sevilla; lunes: Cádiz y San Fernando; martes: Sevilla y Osuna; miércoles y jueves: Málaga; madrugada del viernes: Sevilla. Podría parecer el itinerario de un candidato en plena campaña electoral, pero es la ruta diseñada desde el Domingo de Ramos por el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, para visitar hermandades y pasos de la Semana Santa andaluza. Un recorrido que con sus preceptivos cambios de lugar comparten el resto de los principales aspirantes a los comicios autonómicos andaluces, aún sin fecha.

Aunque la relación de los políticos con las hermandades durante la Semana Santa puede considerarse hasta una tradición cofrade más, no pasa desapercibido que, con las elecciones casi a la vuelta de la esquina, los candidatos andaluces han convertido sus visitas de este año en un valioso escaparate preelectoral. “Esto no es nuevo, las visitas de dirigentes y cargos públicos tienen un clarísimo objetivo publicitario que se acentúa más en época preelectoral, es una forma de exhibirse ante mucha gente, en situaciones de masificación, y les permite identificarse con el sentimiento que mucha gente tiene por esta fiesta popular”, explica Isidoro Moreno, antropólogo y especialista en la Semana Santa.

Este año, el primero con procesiones en la calle, la elección de las hermandades que se visitan no es casual. El martes, entre borrasca y borrasca de primavera, Moreno acudió a la del Cerro del Águila, el barrio obrero de Sevilla donde más votos cosechó el PSOE en las elecciones municipales de 2019. Estaba previsto que el presidente de la Junta acompañara al palio a la salida, pero la lluvia obligó a las imágenes a quedarse en la iglesia. Sin embargo, el dirigente popular se quedó hasta primera hora de la tarde, haciéndose selfies con los vecinos y compartiendo unas cervezas con los costaleros. Por la tarde también pisó territorio socialista: la localidad de Osuna (Sevilla), donde el PSOE gobierna con mayoría absoluta, invitado por la Hermandad de la Vera-Cruz, receptora de ayudas de la Consejería de Empleo utilizadas para dar trabajo en obras de restauración de su patrimonio.

“Siempre se hacen este tipo de visitas durante la Semana Santa”, justifican desde el entorno del presidente andaluz. Pero esa exposición mediática ha molestado al principal partido de la oposición. El candidato socialista, Juan Espadas, ha mantenido un perfil bajo en redes sociales en cuanto a las visitas a las hermandades —a diferencia de Moreno o del vicepresidente de la Junta y candidato de Cs, Juan Marín, que ilustran con fotografías y vídeos sus encuentros con las cofradías―. En las vísperas, Viernes de Dolores y Sábado de Pasión estuvo viendo los pasos de dos vecindarios humildes, el de San José Obrero, el barrio del secretario general del PSOE-A, y Torreblanca. En Domingo de Ramos estuvo en la Hiniesta, muy vinculada al Ayuntamiento de Sevilla, del que fue alcalde, y en los palcos donde coincidió con la Ministra de Justicia, Pilar Llop —que antes había estado en la salida de la Virgen de la Estrella, donde coincidió con Marín―.

“Hasta ahora no ha querido usar el tema cofrade en campaña electoral, pero visto el uso abusivo en clave electoralista que está haciendo Moreno, vamos a empezar a tener más visibilidad”, señalan fuentes cercanas a Espadas, que consideran que “no es de recibo utilizar las cofradías como atrezzo” de la precampaña. El líder de los socialistas andaluces está este Miércoles Santo en Granada —gobernada por el PSOE―, ciudad que también visita Marín, aunque no coincidirán en las hermandades.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Los presidentes de la Junta, los alcaldes u dirigentes políticos siempre han tratado de oficializar e intentar acaparar miradas con la Semana Santa u otras fiestas populares, como la Feria o el Rocío, es habitual”, insiste Isidoro Moreno, que recuerda los casos de los presidentes José María Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves —aunque en menor medida― y Susana Díaz, asidua y firme defensora de las tradiciones de la Semana Santa. También el dirigente popular Javier Arenas convocaba a los medios en La Macarena, hermandad de la que es hermano, cuando era ministro. Hasta políticos poco alineados a priori con este tipo de festividad, como el alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, ha tejido con los años fuertes vínculos con las hermandades gaditanas, pese al recelo inicial.

Al comienzo de su primer mandato, González tuvo que salir al paso de los bulos que llegaron a asegurar Ayuntamiento quería poner cortapisas a los cortejos. Al poco de llegar al cargo, demostró que la relación iba a ser mucho mejor de lo que ellos pensaban. Los primeros guiños cofrades del alcalde fueron salir en la penitencia del Nazareno de Santa María (mayor devoción de la ciudad) con su madre, en lugar de ir de la presidencia del cortejo. Luego, llegó la concesión de la medalla de la ciudad a la patrona, la Virgen del Rosario, que le originó un agrio debate con Juan Carlos Monedero, ideólogo de Podemos. En estos años, la relación con el Consejo de Cofradías de Cádiz se ha acrecentado con la mejora y ampliación del montaje necesario para la Carrera Oficial o el mantenimiento e incluso la ampliación de las subvenciones (hasta los 127.000 euros anuales a repartir entre la nómina de hermandades). Este mismo lunes, tanto González como Teresa Rodríguez, candidata a la Junta por Adelante Andalucía, acudieron a la salida de la cofradía de La Palma, populosa corporación del barrio de La Viña en el que viven, tal y como ellos mismos dieron a conocer en sus redes sociales, informa Jesús A. Cañas.

Sergio Pascual, antiguo secretario de Organización de Podemos, es un buen conocedor de la Semana Santa sevillana, en la que salió como costalero del palio de la Hermandad de los Estudiantes y cuestiona el uso político de las fiestas tradicionales. “La política es muy burda a la hora de hacer caja con los fenómenos populares. Ahora es la Semana Santa, pero luego será La Feria y después el Rocío”, indica. Pascual cree que estos baños de multitudes tienen un efecto efímero entre los votantes. “La gente está harta de actos que rezuman falsedad e hipocresía. Se busca la foto fácil, pero estamos en un momento en el que se premian los compromisos reales, que normalmente suelen ser más callados”, sostiene.

Mientras, junto a los pasos y rodeados de cofrades y nazarenos, los candidatos aprovechan para lanzar mensajes en clave electoral. Espadas advirtiendo de un acuerdo entre el PP y Vox en Andalucía, como el de Castilla y León, para movilizar al electorado de izquierdas, y Moreno sopesando el adelanto electoral, para lo que, de paso, invoca la ayuda de las imágenes. “Pido que acierte en las decisiones y que las que tome siempre pensando en el interés general de los andaluces y que nos ayude a acertar, que no es fácil”, respondió este martes el presidente a la pregunta de un periodista sobre lo que le pedía a la Virgen de los Dolores, titular de la Hermandad del Cerro del Águila.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS