Un naufragio en las costas de Marruecos causa dos muertos y más de 40 desaparecidos

En la patera viajaban 53 personas, entre ellas tres bebés, según la ONG Caminando Fronteras

Desembarco el pasado mes de agosto de los los cuerpos de las tres mujeres ahogadas en el naufragio de una patera ocurrido en aguas cercanas a Lanzarote.
Desembarco el pasado mes de agosto de los los cuerpos de las tres mujeres ahogadas en el naufragio de una patera ocurrido en aguas cercanas a Lanzarote.Carlos de Saá (EFE)

El naufragio de una lancha neumática en las costas de Tarfaya, al sur de Marruecos, ha causado la muerte a dos personas y la desaparición de otras 41 este domingo. La marina marroquí encontró los cadáveres de dos personas y logró rescatar con vida a diez supervivientes, pero nada se sabe aún del resto del pasaje, según ha informado Helena Maleno, responsable de la ONG Caminando Fronteras. “Según los relatos de los supervivientes, se fueron al fondo del mar”, lamenta. Entre las víctimas, según Maleno, había 26 hombres, 14 mujeres y tres bebés. La embarcación, que llevaba 53 personas a bordo, pretendía llegar a Canarias a través de una ruta que el año pasado se cobró la vida de al menos 1.000 migrantes, según la Organización Internacional para las Migraciones. La cifra supera las 4.000 víctimas en los cálculos de Caminando Fronteras. Este diario ha intentado sin éxito contrastar la información con el Ministerio del Interior de Marruecos.

La embarcación salió pasadas las 00.00 del domingo y cuatro horas después sus ocupantes ya habían dado la voz de alarma. Según Maleno, llamaron a sus familias para informar de que tenían problemas con la navegación y enviaron su posición, frente el parque nacional Khenifiss en Tarfaya. La marina marroquí, responsable del salvamento en sus costas, asumió la coordinación del rescate.

A las seis de la mañana, según la reconstrucción de Maleno, ya había gente en el agua. La ONG Alarm Phone ha afirmado en Twitter que también recibió una llamada de la embarcación aquella noche. “Estaban en pánico, la barca se está hundiendo y hay gente en el agua. Informamos a las autoridades hace ocho horas, nadie está interviniendo”, decía el tuit publicado a mediodía de este domingo en el que se acusa a Marruecos de incumplir sus responsabilidades en salvamento.

Alarm Phone ha enviado a EL PAÍS un cronograma de sus comunicaciones con familiares, con la embarcación y las autoridades españolas y marroquíes. Según la secuencia descrita, a las 6.20 de la mañana del domingo, la ONG informa al centro de coordinación marítima de Rabat de las dificultades en las que se encuentra la embarcación. Se les informa de que se iniciaría una operación de búsqueda y rescate, pero nadie les confirma cuándo. A las 12.55, la ONG sabe a través de las autoridades españolas que ya hay un barco de la Marina marroquí asignado a esa misión. A las 14.20 a ese barco todavía le quedaba una hora para llegar al punto de las últimas coordenadas conocidas. Al llegar, no encuentra restos de la barca. La ONG, advierte, no consigue enviar una posición actualizada porque desde las 9.00 ya no tiene comunicación con la neumática. A las 17.30, Alarm Phone recibe la información por parte de las autoridades españolas de que la búsqueda aérea se ha suspendido porque el barco ha encontrado los restos del naufragio y ya está prestando asistencia. Entre los supervivientes hay cuatro hombres y seis mujeres, que fueron trasladados a Tarfaya. “Las autoridades marroquíes tuvieron constancia de la posición de la embarcación en peligro desde las 6.30. ¿Qué hicieron desde las 6.30 a las 14.00? ¿Es que las autoridades marroquíes retrasaron deliberadamente la operación de búsqueda y rescate, o es que no disponen de los medios necesarios para cumplir con sus obligaciones internacionales en la materia?”, cuestiona la ONG.

La zona de la que salieron es complicada para barcas de goma endebles. “Es una zona rocosa y las neumáticas que salen de allí van muy tocadas”, describe la activista Maleno. El uso de neumáticas ha sido precisamente una constante en 2021 en esta ruta y uno de los factores que explican el alarmante aumento de muertes en la travesía hacia Canarias. A diferencia de los barcos de madera de pescadores (pateras y cayucos) que generalmente se usan para cruzar el Atlántico hacia las islas, las lanchas de goma no están preparadas para el mar abierto. A la precariedad de los materiales, se suma que salen y llegan a costas escarpadas y que están sobrecargadas. Este mismo lunes, según adelantó EFE, los cuerpos de dos adolescentes fueron encontrados en la costa de Fuerteventura. Se investiga si son víctimas de algún naufragio del que no se tiene constancia aún o si fueron arrojados al mar desde alguna embarcación antes de tocar tierra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

María Martín

Periodista especializada en la cobertura del fenómeno migratorio en España. Empezó su carrera en EL PAÍS como reportera de información local, pasó por El Mundo y se marchó a Brasil. Allí trabajó en la Folha de S. Paulo, fue parte del equipo fundador de la edición en portugués de EL PAÍS y fue corresponsal desde Río de Janeiro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS